Se inicia este lunes el juicio por el femicidio de Ingrid Vidosa

Compartir esto
Etiquetas

Por Jorgelina Quinteros

Ingrid Vidosa.

Ingrid Vidosa fue asesinada el 24 de agosto de 2015 en el Cerro de la Cruz de Villa Carlos Paz. El juicio por el femicidio comenzará este lunes 7 de agosto a las 9.30 en la Cámara Séptima del Crimen de la ciudad de Córdoba.

Su novio, Marcos Haye, es el único acusado y está cumpliendo la prisión preventiva en la cárcel de Bouwer. Está imputado por “homicidio triplemente calificado por el vínculo, alevosía y mediando la violencia de género”, que conlleva la pena de cadena perpetua. Enfrentará a un jurado popular y un tribunal presidido por el Dr. Víctor María Vélez e integrado por el Dr. José Daniel Cesano y el Dr. Marcelo Nicolás Jaime.

El cuerpo sin vida de la joven fue encontrado en un barranco del Cerro de la Cruz el 25 de agosto de 2015. Ingrid murió de un disparo en la nuca. Habría sido asesinada el día anterior y empujada a un barranco a la altura de la segunda estación del Vía Crucis.

La investigación fue liderada por la Fiscal de Instrucción de 3ª Turno de Villa Carlos Paz, Jorgelina Gómez. Para ella, “se ha comprobado” que Haye “habría intervenido en la ejecución”.

Es la primera vez que se aplica la figura de femicidio a un caso que tuvo lugar en nuestra ciudad, con la particularidad de que participarán jurados populares. El juicio es oral y público.

En la primera audiencia se realizará la lectura de la acusación y declaración del imputado. Carlos Vidosa y Mirtha Ramallo, los padres de la joven, serán querellantes particulares de la causa.

El crimen de Ingrid sumergió una vez más a Carlos Paz en el horror, porque fue el tercer cuerpo encontrado en un año en el Cerro de la Cruz. El 13 de marzo de 2015 aparecieron muertos Hernán Sánchez y Andrea Castana, cuyos crímenes siguen impunes.

Ingrid Vidosa era una joven madre de 25 años. Le gustaba la música de La Renga. Su familia es una de las más antiguas de Mayu Sumaj, ya que su abuelo fue uno de los primeros habitantes de la zona.

Trabajaba desde el 2013 en la Cooperativa Integral. Ingresó a través del programa Primer Paso y, por su buen desempeño, fue contratada en otras oportunidades como cajera.

 

Los hechos

Una familia de turistas que caminaba por el sendero del Cerro de la Cruz el 25 de agosto de 2015 vio el cuerpo de Ingrid y llamó a la policía. Según la acusación, el 24 de agosto a las 19 Haye condujo a la joven hasta el Cerro de la Cruz engañada, porque ella quería terminar con la relación. Esa tarde Ingrid había ido a Carlos Paz porque su pareja le había conseguido una supuesta entrevista de trabajo.

A la altura de la segunda estación del Vía Crucis, Haye habría extraído un arma de fuego calibre 22 y efectuado un disparo en la nuca de la víctima. Luego, habría arrojado su cuerpo a un barranco poco profundo.

Seis días más tarde, los perros adiestrados de la División Canes de la Policía de Córdoba encontraron el arma del agresor. La pistola fue hallada en un área rocosa y con maleza, a metros de donde estaba el cuerpo. Es uno de varios elementos probatorios que se incorporaron al expediente y, desde un primer momento, apuntaron a Haye como el único autor del crimen.

Asimismo, el “dermotest” detectó la presencia de plomo, bario y antimonio en las manos y ropa del acusado, consistentes con la manipulación y el disparo de un arma de fuego.

En la casa de Haye también se encontró un revólver calibre 22 y una caja de 50 municiones calibre 22, con 48 proyectiles.

El registro de las cámaras de seguridad es una prueba fundamental. “Hay cámaras que lo ubican en el lugar del hecho en los instantes previos, aproximadamente a las 18,50 en dirección del Cerro de la Cruz, después 19,02 ingresando al cerro y con posterioridad al hecho se lo ve ya sólo en distintos sectores de la ciudad aproximadamente 19,15 y 19,45”, detalló la fiscal.

A su vez hay testigos que vieron a Haye con la víctima en la zona del Cerro de La Cruz.

 

El perfil psiquiátrico de Haye

Marcos Haye tiene 33 años y es vecino de la localidad de Tanti. Es descripto en el expediente de la causa como un hombre controlador que mediante “acoso, hostigamiento y manipulación” logró “aislar” a Ingrid Vidosa, su pareja, bajo una “vigilancia constante con celos excesivos”.

El vínculo entre ambos es definido como “una relación desigual de poder”.

Luego del hallazgo del cuerpo de Ingrid, su tía Mónica Bramajo afirmó al programa Nada del Otro Mundo que Haye era “posesivo” con su sobrina. “Le había hecho cerrar el Facebook y le revisaba permanentemente el celular”, indicó. A su vez, aseguró que él había sido quien le había conseguido la supuesta entrevista de trabajo para que abandonara el que tenía en la Cooperativa Integral.

El abogado de la familia subrayó durante la investigación que desde el punto de vista psicológico se reconstruyó un perfil de Haye como una persona “violenta, obsesiva, celosa y dominante”.

Estas características de la personalidad del acusado se suman a la declaración de un excompañero de celda en la cárcel de Bouwer que relató haber escuchado a Haye confesar el asesinato de Ingrid.

Después de este suceso el interno estableció una comunicación con la fiscalía de Carlos Paz y se ofreció a declarar. 
A pesar de que Ingrid no había presentado denuncias a la Justicia, en la causa se acreditan una serie de pruebas y testimonios determinantes para inferir que la muerte de Ingrid se produjo en un contexto de violencia de género.

 

“Es muy duro enfrentarse a quien mató un ser querido”

La familia Vidosa presenciará el juicio sobrellevando el dolor y la angustia que causan la pérdida de una hija de manera violenta. “Es muy duro enfrentarse a un tipo que mató a alguien querido. A mí me tiene muy intranquilo y nervioso todo esto, porque uno quiere que las cosas hubieran sido distintas”, expresó Carlos Vidosa, el papá de Ingrid, a VillaNos Radio. “Esperamos este juicio con mucho dolor. Tener al criminal frente tuyo es muy fuerte. Estamos preparándonos para ese momento”, manifestó.

A su vez, calificó las demoras en el comienzo del juicio que debería haber iniciado en mayo como “dilatación” por parte de la defensa de Haye.

También se refirió a la lucha por la tenencia de su nieta: “Hemos sido violentados por la justicia, porque al padre se le ocurrió quehabía quedado sin protección al haber perdido a su mamá y esto no es así, porque nosotros siempre nos hemos ocupado de ella, hemos estado siempre y tratamos de que ella sea feliz”.

Los abuelos obtuvieron la tenencia definitiva de su nieta el pasado 1 de agosto.

La falta de acompañamiento a la familia profundiza la herida que dejó la muerte de Ingrid. “No recibimos el apoyo de ninguna de las autoridades. Hemos estado muy solos, luchándola. Nos sentimos muy desamparados”, reconoció. “A uno le hace falta que la gente esté. Nadie se mete en el dolor de los demás, les importa más la fiesta de la primavera”, advirtió.

Por eso, en cada declaración pública se solidariza también con las familias de Hernán Sánchez y Andrea Castana y exige el pedido de esclarecimiento de sus muertes. “No se deben olvidar de Hernán y de Andrea”, remarcó.

“Justicia sería tener a Ingrid viva”, concluyó el padre.

 

Nota correspondiente a la edición n° 477 del semanario La Jornada, del 30 de julio de 2017.

Deja un comentario

Aclaración: La Jornada Web no se hace responsable de los comentarios y opiniones vertidos en los espacios cedidos para tal fin en este sitio. Apelamos al sentido común de nuestros lectores, y advertimos que los mensajes ofensivos, violentos, de mal gusto y aquellos que contengan acusaciones de delitos (el lugar para hacer este tipo de denuncias es la Justicia), serán eliminados directamente. Usemos el espacio para debatir, coincidir o disentir, con respeto. Muchas gracias. XHTML: Puede usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>