Barbás defendió los aumentos por decreto y pidió normalizar la atención en hospitales provinciales

Fuente: Cba24n


Luego de la decisión oficializada por el Gobierno de Córdoba ante la Coordinadora de Trabajadores de la Salud, de otorgar aumentos al básico, definir a todo el equipo de salud como recurso humano crítico con sus adicionales y hacer remunerativas algunas subas, la titular de la cartera sanitaria, Gabirela Barbás, defendió las medidas tomadas y abogó por un cese de las medidas de fuerza en los hospitales provinciales.

“Con medidas integrales y de alto impacto, sería muy poco probable que se rechacen y no se tengan en cuenta y que sigan con paro por tiempo indeterminado”, resaltó. En esa dirección, agregó que trabajan “fuertemente para volver a la atención continua, con la prioridad de centrarnos en los pacientes”.

En diálogo con el programa “Pensavalle Informa” por radio Universidad, Barbás expresó que “la politica sanitaria es jerarquizar al equipo de salud y centrarnos en los pacientes”. La funcionaria reconoció que las medidas de fuerza en todos los hospitales provinciales empujaron al gobierno a tomar la decisión de acceder a muchos de los reclamos.

“Hay muchos (ciudadanos) que debieron postergar sus controles y turnos programados, lo que aceleró las acciones para que la población pueda volver a ser atendida en los hospitales con normalidad”, sostuvo.

En ese sentido, defendió las medidas tomadas por la Provincia. “No solamente se incrementó el sueldo básico, y se le incluyeron algunos adicionales, sino que el 100% del salario del equipo de salud perteneciente a la ley 7625 es remunerativo, e impacta en el aguinaldo y en la jubilación”, expresó.

Añadió que además “se definió que todo el equipo de salud es recurso humano crítico, por lo que se le da a todos los grupos se le da un porcentaje del 40% en concepto de ese adicional, y el mismo porcentaje impacta para todo el equipo de trabajo de la ley 7233 que está en los hospitales y en los centros de atención primaria, con el mismo adicional”. 

Barbás dijo que esto lleva a una “nueva estructura salarial de todo el escalafón de salud”. Citó como ejemplo el caso de un médico recién ingresado, sin título de especialista y sin hacer guardias, con jornadas de trabajo de 35 horas semanales.

“En octubre tenía un sueldo de bolsillo de $142.793, en diciembre (se cobra en enero) va a tener un sueldo de bolsillo de $210.044. Estos aumentos impactan no solo en los profesionales de la salud sino en todo el equipo de salud que trabaja en los hospitales de la ley 7233”, remarcó. 

Finalmente sostuvo que la mesa de diálogo seguirá adelante, aunque defendió la representatividad de los gremios, entre ellos el SEP,  para las discusiones paritarias. Cabe recordar que las asambleas desconocieron la representatividad gremial de ese sindicato conducido por José Pihen para acordar aumentos salariales.

“Una instancia son las paritarias que se hace con los gremios y otra distinta es esta, que es la revisión continua de la estructura de salud que debe realizar el poder ejecutivo, en donde no es una paritaria y donde la medida que se toman es por decreto del gobernador”, aseveró Barbás.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here