Las contradicciones entre el anuncio y los hechos exponen el trasfondo electoralista del programa ‘VCP Ilumina’

El gobierno de Villa Carlos Paz lanzó el martes 4 de octubre el programa ‘VCP Ilumina’, cuyo objetivo ‘es el recambio y colocación de luminarias LED en todos los barrios de la ciudad’.

El anuncio tiene un más que obvio objetivo electoral ya que, aunque aún no está confirmado si Gómez Gesteira irá por la reelección, si Esteban Avilés será el candidato o si impulsarán otro nombre, las obras impactarán en la campaña con miras a los comicios municipales de junio próximo.

Tras la sanción de una polémica y muy resistida ordenanza que planteaba el recambio de luminarias a cargo completamente de los vecinos, alguien tomó nota del costo político y ahora la decisión de gobierno es absorber el costo.

‘En un año el 100% de la ciudad contará con luces Led. Llevaremos adelante el recambio de las luminarias existentes en todos los barrios, sin costo para el vecino’, anticipó Gómez Gesteira al anunciar el plan.

La iniciativa, acotó, tiene por objeto ‘brindar más seguridad a los carlospacenses. Además, este sistema de luminarias LED produce un menor consumo de energía y mayor durabilidad en el tiempo, siendo más eficiente, minimizando el impacto ambiental y haciendo juntos una ciudad más sostenible, sustentable y amigable con el ambiente’.

Todo muy lindo, pero las evidentes contradicciones entre el anuncio y los hechos exponen el trasfondo electoralista del programa.

Es que, si bien en la nota de elevación del proyecto al Concejo de Representantes se aseguró que es ‘intención’ del departamento Ejecutivo ‘completar la adquisición de 20 mil luminarias para cubrir las necesidades’, la realidad es que la licitación aprobada es solo por 10 mil, con un costo de 390 millones de pesos aproximadamente.

Durante el debate legislativo previo a la aprobación del programa, la oposición coincidió en calificar al anuncio como ‘una medida desesperada de neto corte electoralista’, buscando remontar el costo político que pagó el oficialismo por imponer brutalmente la ordenanza que obligaba a los vecinos a hacerse cargo del recambio y la colocación de nuevas luminarias.

‘Celebramos que CPU haya dado marcha atrás y escuchado a los vecinos y las minorías’, dijo el edil Jorge Lassaga. Y pidió derogar la ordenanza de pago obligatorio. La moción fue rechazada por el oficialismo.

‘Lamento que CPU deje abierta la puerta para cobrar a los frentistas el recambio de luminarias’, remarcó.

Desde Carlos Paz Despierta, Daniel Ribetti consideró que el anuncio ‘llega tarde y deja muchas heridas abiertas en el camino’.

‘No se salda el daño que generaron en el entramado social’, advirtió, respecto al proceso que derivó en la sanción de la ordenanza de pago obligatorio, incluyendo las dos masivas audiencias públicas.

Natalia Lenci, quien había votado a favor de aquella polémica ordenanza, esta vez se mostró crítica del oficialismo.

‘Encuentro incoherencias y contradicciones. La nota que presenta el intendente dice que se van a realizar 20 mil recambios, pero el pliego solo manifiesta que serán 10 mil, mientras se comunica a los vecinos que en un año la ciudad estará totalmente iluminada con luces led.

Es una falta de respeto a los vecinos y a este cuerpo que la comunicación sea tan distorsionada. No engañen a la gente.

Y si se va a hacer en todos los barrios, se debería contemplar lo que dice Lassaga de derogar la otra ordenanza. ¿A qué jugamos?’, arremetió.

Gustavo Molina, por su parte, rescató lo que dijeron los vecinos en las históricas audiencias públicas.

‘El valor más potente que tiene la democracia es la participación ciudadana. Nosotros escuchamos lo que se dijo, impulsamos un proyecto para que el municipio se haga cargo de las luminarias, pero nunca fue tratado. Hubiésemos ganado cinco meses’, cuestionó. Y atribuyó el anuncio a una mera ‘acción proselitista’.

‘Qué casualidad, hay elecciones en junio. Es un manotazo propio de un gobierno desorientado’, remató.

La licitación finalmente fue aprobada por unanimidad y desde el municipio estiman que los trabajos podrían iniciarse entre noviembre y diciembre.

Por ahora, lo único que está claro es que, con ‘fondos propios’, como le gusta proclamar, Carlos Paz Unido largó su campaña en busca del cuarto período de gobierno.

Nota correspondiente a la edición n° 582 del periódico La Jornada, del 26 de octubre de 2022.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here