Diecinueve detenidos en 50 allanamientos contra una secta acusada de trata y otros delitos

Fuente: Télam


Diecinueve personas fueron detenidas en las últimas horas en medio centenar de allanamientos en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano acusadas de integrar una secta dedicada a la captación de personas bajo la fachada de un centro de yoga con la finalidad de someterlos a explotación sexual y laboral, informaron fuentes policiales y judiciales.

Además, se investigan otros delitos como hurto agravado, lavado de activos y ejercicio ilegal de la medicina, junto a la extensión de las actividades de la secta en Estados Unidos, de acuerdo a las fuentes.

El operativo denominado “Secta Sociedad Anónima” fue realizado el viernes por la noche por detectives del Departamento Trata de Personas de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal Argentina, que descubrió la acción delictiva cuando investigaba a la empresa BA Group, junto a personal de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex).

En los procedimientos, los efectivos incautaron cerca de 500.000 dólares, una camioneta Ford Bronco, 30 monedas de plata, juguetes sexuales, videos pornográficos, computadoras y ordenadores portátiles, celulares, historias clínicas, títulos de propiedad y documentación de interés para la causa.

Los allanamientos fueron autorizados por el Juzgado Federal 4, a cargo de Ariel Lijo, y uno de ellos tuvo lugar en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Las fuentes indicaron que al parecer la firma BA Group es “la cara visible” utilizada por una organización criminal trasnacional que se mueve en el mundo de las empresas, la salud y la política.

Asimismo, precisaron que la Justicia emitió 24 órdenes de detención, de las cuales anoche se concretaron 19, por lo que continuaban las investigaciones para ubicar a los buscados.

También fueron entrevistadas unas 66 personas, en su mayoría mayores de edad, que serían víctimas y fueron encontradas en un inmueble en Estado de Israel 4.457, en el barrio porteño de Villa Crespo, donde funcionaba una de las sedes.

“Esta causa está en proceso de investigación, estamos realizando allanamientos y detenciones solicitadas por el juzgado, y buscamos reunir más pruebas para la investigación que ya lleva mas de un año“, explicó a la prensa el comisario inspector Ricardo Juri el viernes, en el allanamiento de Villa Crespo.

De acuerdo con la información que pudieron obtener los investigadores, la organización captaba a sus víctimas con la promesa terminar con “los males del SIDA y las drogas” y “buscar el desarrollo de la felicidad”.

Con esta metodología, tras incorporarlos lograban reducirlos a una situación de servidumbre, y utilizaban a sus adeptas para el ofrecimiento de relaciones sexuales a “personas de poder”.

También se dedicarían a realizar “curas de sueño” consistentes en “empastillar” a los “fieles” de la organización para dormirlos durante días como forma de castigo, y a otras personas captadas en el extranjero a quienes daban un supuesto tratamiento contra las drogas, de acuerdo a la investigación.

El trabajo de la Lusticia sostuvo que el dinero obtenido de la explotación de las personas –”alumnos” de la Escuela de Yoga Buenos Ares (EYBA) y “pacientes” de la clínica denominada “CMI Abasto”, ingresaría al circuito legal mediante inmobiliarias y una escribanía que posee la organización en Argentina, y a distintas fundaciones creadas en los Estados Unidos.

Ese movimiento generaría un flujo constante de divisas extranjeras para la organización, “siendo su cara pública y lega para dichas finalidades la empresa BA GROUP”, de acuerdo a la investigación.

Los investigadores indicaron que la Embajada de Estados Unidos colaboró con la Justicia, aportando información, y se puso en conocimiento a las autoridades sobre posibles actividades ilícitas en ese país.

Cómo funcionaba la “secta”

Con respecto a la “secta”, se indicó que posee una estructura interna según la cual se puede “evolucionar” y luego “reencarnar”, y que cuenta con un líder llamado “Maestro” o “El ángel” (en un nivel 7); sus secundantes (que están en nivel 6) y se denominan “Apóstoles”, los “Genios” en un nivel 5, los “Alumnos” (4) y los “Humanos comunes” (niveles 1, 2 y 3).

Las denominadas “curas del sueño” se realizaban en departamentos de la ciudad de Buenos Aires que identificaban como “clínicas o consultorios”, pero eran lugares que no se encuentran registrados ni habilitados para ese fin.

Según escuchas telefónicas, se pudo establecer que para afianzar sus actividades en Estados Unidos planeaban adquirir un edificio por 1,5 millones de dólares, suma que saldría de un banco que aseguraban tener en ese país, por lo que la Justicia sospecha que manejaban dinero en efectivo de origen dudoso que “blanqueaban” en compras inmobiliarias o vehículos.

La investigación también apuntó que utilizaban a sus “alumnas” para captar con favores sexuales a hombres con alto nivel de vida o actividades influyentes, con la finalidad de realizar negocios o actividades para blanquear dinero.

Se pudo establecer que uno de los lugares donde operaban eran bares y lobbys de hoteles porteños.

EL PRINCIPAL DENUNCIANTE DE LA SECTA DESBARATADA FUE VÍCTIMA DE LA ORGANIZACIÓN EN SU INFANCIA

Pablo Salum, el principal denunciante en la causa que terminó con el desbaratamiento de una secta que tenía su centro de operaciones en el barrio porteño de Villa Crespo, relató que fue el primer niño víctima de la organización y dijo que durante los años en que estuvo captado sufrió abusos.

La secta fue desbaratada en el marco de más de 50 allanamientos en CABA y la provincia de Buenos Aires.

Salum relató que fue el primer niño captado por la secta cuando tenía 8 años y recordó que “la primera reunión que fuimos éramos 4 personas, yo fui el primero niño en ser captado. Luego fue creciendo rápidamente y éramos más de mil personas”, agregó.

En declaraciones desde Córdoba al canal TN, dijo que, en principio, era una escuela de filosofía, de cultura New Age, donde se practicaba yoga y adonde su madre acudió por un problema de salud.

Explicó que el lugar fue creciendo y “empezó a tener más adeptos, la captación y el sometimiento fue empeorando. Pasé de tener una familia hermosa a no tener nada. Nos dejaron totalmente destruidos”, apuntó.

“Los nenes era obligados a tener relaciones sexuales con adultos y con sus propios padres”, aseguró.

Salum fue el primer niño que logró escapar y denunciar lo que estaba sucediendo en esta secta llamada “Escuela de Yoga” y las primeras presentaciones las realizó entre 1991 y 1992, aunque por aquél entonces “quedaron en la nada”.

La secta desbaratada tenía base en la Argentina, pero contaba con sedes en el extranjero, y el principal delito que le imputa la justicia es la trata de personas con reducción a la servidumbre mediante la coerción.

“Estoy mal, estoy conmovido, son más de 30 años de lucha y tomé la decisión de hablar porque veo ciertos medios allegados a la organización que la defienden. Ellos tienen a mi familia y no me dejan otra opción que salir a hablar”, afirmó Salum.

Al hablar de su ingreso a la secta, dijo que su mamá “tenía un problema de salud y fue a diversos médicos y no le encontraban el problema, por lo cual comenzó a ser captada por distintos gurúes, entre ellos Juan Percowicz, un contador público que se había convertido en un gurú de filosofía yoga del cuarto camino”.

“En ese momento fuimos la tercera y cuarta persona en ingresar a la organización y fui el primer niño en ser captado a los 8 años”, añadió.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here