Emilio Iosa se metió de lleno con el espinoso y siempre complejo tema del reparto de la pauta oficial a los medios de comunicación.

En este marco, el dirigente de Carlos Paz Despierta se refirió a la situación de condicionamiento que tienen algunos medios del periodismo local, y adelantó que, si llega al gobierno, su espacio modificará completamente los criterios de distribución vigentes. ‘Si la ciudad nos apoya, vamos a transformar este modelo discrecional en un modelo de pauta racional, debatido por los mismos comunicadores’, afirmó.

Las declaraciones, publicadas en las redes sociales de Carlos Paz Despierta, se dan en momentos en que los medios ‘afines’ al gobierno ‘naranja’ replican constantemente el discurso oficial sobre diferentes problemáticas (Centro Ambiental, gas natural, revocatoria contra el defensor del Pueblo, etc) relegando por completo a las voces disidentes.

Es que, en estos 11 años de gobierno, Carlos Paz Unido (primero con Esteban Avilés y ahora con Daniel Gómez Gesteira en la intendencia) supo moldear un esquema de medios a la medida de su proyecto político, básicamente utilizando el método de premios y castigos a través del reparto completamente discrecional de la millonaria pauta municipal. Como resultado logró someter a la casi totalidad de los medios carlospacenses que, en algunos casos, se entregaron al proyecto ‘Gestión Comunitaria’ por temor y, en otros, por conveniencia, ya que son directamente beneficiados con enormes sumas de dinero público.

‘Cuando los medios están condicionados por el dinero del Estado, el diálogo democrático se empobrece y la ciudad se queda sin opiniones diferentes. Aunque sean ideas distintas a las del poder de turno, equilibran los vicios propios de un ciclo político de un gobierno que se autopercibe como dueño de la verdad y de la ciudad’, argumentó el médico sanitarista. Y planteó que, ‘un periodismo que no permite el derecho a réplica y que sólo le da voz a quien está autorizado por el poder, se convierte en un periodismo sometido por la pauta publicitaria y no queremos más una ciudad así. La pauta no debe condicionar la libertad de prensa, al contrario, debe estimularla. La discrecionalidad y falta de transparencia actual de este gobierno en el manejo de la pauta, por un lado, sostiene la estructura de algunos medios, pero por otro lado ejerce el poder coercitivo y eso empobrece profundamente la democracia en nuestra ciudad’.

‘Si la ciudad nos apoya, vamos a transformar este modelo discrecional en un modelo de pauta racional, debatido por los mismos comunicadores, que permita la diversidad de voces pero que no condicione la libertad de prensa. Pondrán hablar bien o mal de nuestro gobierno en el futuro, pero eso no lo va a decidir más un funcionario municipal, sino cada equipo de producción en la intimidad de su libre pensamiento’, finalizó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here