La Jornada Web

Iluminados: pagar para tener luz

Por Evelina Ramírez


Finalmente, y pese a todas las críticas, el Concejo de Representantes aprobó en segunda lectura y transformó en ordenanza el polémico proyecto que instaura un nuevo régimen para la gestión y realización de las nuevas obras de alumbrado público en Villa Carlos Paz, 100% financiadas por los frentistas.

Lo hizo en el marco de una extensa y tensa sesión que se llevó a cabo el pasado jueves 21 de abril. La mayoría agravada que establece la Carta Orgánica para este tipo de propuestas se alcanzó con los siete votos del bloque de Carlos Paz Unido (Soledad Zacarías, Sebastián Guruceta, Carla Livelli, Leonardo Villalobo, Carina Fernández, Mariano Melana y Patricia Morla) más el de la concejala radical Natalia Lenci.

El debate se extendió por casi cuatro horas en la sala ubicada en la planta alta de la Terminal de Ómnibus, a la que se le impidió el ingreso a los vecinos que concurrieron con la intención de presenciar la sesión.

Como paliativo se instaló, en el ingreso al cuerpo legislativo, un televisor.

Allí, los vecinos hicieron sentir su voz en abierto rechazo al proyecto; y especialmente expresaron su repudio a la postura asumida por Lenci a quien tildaron, lisa y llanamente, de “traidora”, ya que, si bien fue electa por un partido de la oposición, votó junto al oficialismo.

El texto sancionado tiene algunas modificaciones en relación al aprobado en primera lectura, pero no refleja el sentir mayoritario de los vecinos que se expresaron en la audiencia pública y que se resumió en la frase: “sí a las luminarias y no al pago obligatorio”.

Antes de iniciarse la discusión del proyecto oficialista, el concejal Caros Quaranta (Carlos Quaranta) pidió el tratamiento sobre tablas del proyecto alternativo que presentó junto a Gustavo Molina (Capaz), Jorge Lassaga (Carlos Paz Somos Todos) y Daniel Ribetti (Carlos Paz Despierta) para la realización de obras de alumbrado público.

En este caso se proponía la creación de un programa “Mejoramiento de Calidad Lumínica” cuya gestión y financiamiento será responsabilidad “exclusiva” del municipio, “no siendo exigible pago total y/o parcial a los vecinos”.

Los siete votos del bloque de Carlos Paz Unido enviaron el proyecto a comisión lo que significa un tácito rechazo. El oficialismo tampoco aceptó tratar un pedido de informes sobre diversos puntos relativos a las luminarias de la ciudad.

Críticas en toda la ciudad

Desde el comienzo, la propuesta generó un fuerte rechazo ya que en su artículo tres establece que la obra se declara “de utilidad pública y pago obligatorio a cargo de los vecinos frentistas beneficiarios”.

Antes del tratamiento en primera lectura, un grupo de Centros Vecinales ingresó una nota al Cuerpo Legislativo solicitando que el proyecto no sea aprobado a los fines de darle mayor difusión.

Sin embargo, la decisión del bloque de Carlos Paz Unido al que se sumó también el voto de la concejala radical Natalia Lenci, fue seguir adelante. De modo que en la sesión del jueves 30 de marzo y sobre tablas, el proyecto fue aprobado en primera lectura por mayoría.

“No estamos de acuerdo con la urgencia en sacar esto y el corrimiento del Estado en no hacerse cargo de la cosa pública”, expresó Fernando Revello, presidente del centro vecinal de Las Rosas Centro, uno de los firmantes de la nota.

Sostuvo que no podía avalar una ordenanza sin antes consultarles a los vecinos. “Como mínimo deberíamos tener una asamblea con los vecinos para ver qué quieren”, aseguró.

Además, advirtió que la ordenanza habla de frentistas. “¿Va a pagar lo mismo el dueño de Miralejos que el vecino al lado de mi casa? En los barrios si los vecinos queremos alumbrado, cordón cuneta y adoquinado lo tenemos que pagar”.

En barrio Costa Azul Norte, los vecinos organizaron una reunión informativa el sábado 02 de abril a los fines de evaluar los pasos a seguir. Los participantes manifestaron su rechazo a que las autoridades del Centro Vecinal hayan avalado la propuesta sin ponerla a consideración de los habitantes del sector.

“No se tiene que pagar nada de lo que es alumbrado porque para eso nosotros pagamos las tasas. Acá no hace falta ser letrado ni especialista en economía, cualquier persona sabe que si pagamos una tasa que se llama alumbrado, barrido y limpieza es para que la municipalidad se haga cargo”, criticó Roxana Corradi, vecina del barrio.

Por su parte, Néstor Anglada, vecino del barrio Santa Rita, aseguró que “no es que el municipio esté sin fondos” como para que tenga que salir a cobrar de esa manera. “El año pasado quedaron 700 millones de pesos sin gastar de la obra pública. El municipio tiene dinero y tranquilamente podría hacer lo que le corresponde”, agregó.

Las críticas se cristalizaron con mucha fortaleza en la histórica audiencia pública en la que se inscribieron 241 vecinos y que se desarrolló los días 19 y 20 de abril en la sede del centro vecinal de barrio Miguel Muñoz B. Allí, el 85% de las personas que se expresaron fueron claras: sí a las luminarias, pero que las pague el municipio.

El debate en el recinto

Casi cuatro horas se extendió el debate del tratamiento en segunda lectura del proyecto. Y, como decíamos, fue una sesión a puertas cerradas en la que los vecinos se quedaron afuera del recinto legislativo. La puerta cerrada con llave y el personal de Seguridad Urbana pegado a la puerta fue la imagen que mostró la autoproclamada “gestión comunitaria”.

Incluso hubo inconvenientes con la prensa. Los medios Bambacoop y Radio Cyber tuvieron inconvenientes para ingresar al recinto, previo al comienzo de la sesión. Personal de prensa del Cuerpo Legislativo y del Ejecutivo negaban la entrada a los trabajadores de prensa, que, pese a la negativa, lograron entrar. Todo quedó registrado en videos que fueron difundidos por ambos medios.  

Las exposiciones de cada concejal fueron seguidas con atención por los vecinos que portaban carteles donde expresaban su rechazo a la ordenanza. “Luminarias sí, pero pagadas por la municipalidad”, “no a la ordenanza, sí a las luminarias”, “no pagamos más”, se leía en varios carteles al tiempo que también mencionaban al barrio al que pertenecían.

Las puertas cerradas del Concejo fueron progresivamente intervenidas con los carteles. De modo que los mensajes quedaron pegados en los vidrios. “Los impuestos tienen que volver al pueblo en obras”, “Lenci no olvidamos” o “Lenci traidora”, “LED spi, pago no”, “gracias concejales de la oposición por escucharnos”, “defensor del Pueblo vendido”, “el principio del fin de Carlos Paz Unido”, “Concejo cobarde, vecinos con hambre”, fueron algunos de los carteles que los vecinos dejaron como mensaje.

Adentro, el debate transcurría.

La primera en hablar fue la concejala de Carlos Paz Unido (CPU), Carla Livelli, quien afirmó que el proyecto nació a partir del plenario de los centros vecinales donde la demanda del recambio de luminarias aparece con mucha frecuencia.

“La luminaria LED tiene bajo costo e implica además un cuidado al medioambiente”, dijo y aseguró que el proyecto de ordenanza fue girado a cada entidad barrial para que lo pudieran evaluar. “Este proyecto tiene una gran virtud y es que surge a partir de una necesidad planteada por los vecinos”, destacó la edila.

Seguidamente tomó la palabra la concejala Lenci, sobre la cual estaban todas las miradas pues su voto era decisivo para la aprobación, y expuso una serie de modificaciones al proyecto, que fueron avaladas por el jefe de la bancada de CPU, Sebastián Guruceta, y aprobadas por todo el bloque oficialista (ver: ¿Qué dice la ordenanza?).

“Quiero agradecer que estén acompañando estas modificaciones. Creo que estos cambios engrandecen más el proyecto y que está mucho más cerca de lo que los vecinos nos han pedido”, afirmó.

Desde la oposición giraron los argumentos de rechazo tomando muchas de las razones expuestas por los vecinos en la histórica audiencia pública (ver aparte).

“El 90% de las personas que hablaron le dijeron que no a esta ordenanza. Una audiencia pública que no es vinculante y que se expresó por el no. Y lo dijeron claramente”, expresó Daniel Ribetti (Carlos Paz Despierta).

“Rechazo que se aprueben a mano alzada modificaciones a la ordenanza que claramente están de modo anticipado consensuadas entre el oficialismo y la concejal Lenci”, comenzó expresando el concejal de Carlos Paz Inteligente, Carlos Quaranta, y agregó: “Creo que todos estamos de acuerdo en que el recambio de luminarias es necesario y que los vecinos lo vienen pidiendo hace tiempo. Ahora bien, estamos convencidos que esa es una tarea que le corresponde al municipio. Debe ser relevada, proyectada, planificada, gestionada y pagada por el Estado municipal. Y que lo haga con los impuestos que ya pagaron los vecinos”.

El edil de Carlos Paz Somos Todos, Jorge Lassaga, comenzó felicitando la participación ciudadana que se vio en la audiencia pública y enfatizó: “Carlos Paz necesita inversión en luminarias y que sean de la mejor tecnología posible. Pero para nosotros esta inversión debe ser afrontada con los recursos del Estado que ya dispone y que aportan los vecinos a través del pago de las tasas, contribuciones específicas y los impuestos a través de EPEC”.

Desde el Frente Capaz, el concejal Gustavo Molina argumentó que “en nombre del progreso se han cometido los más grandes atropellos para el pueblo argentino y este es otro más”. “Este proyecto está llevando a la posibilidad lisa y llana de imponer obras y que los vecinos lo tengan que afrontar con aportes extraordinarios”, manifestó.

¿Qué dice la ordenanza?

La ordenanza establece un nuevo régimen de gestión y pago de obras de alumbrado público. Esto puede implicar recambios de artefactos, de columnas o de cableados de alimentación; o bien obras civiles y eléctricas complementarias.

“Los vecinos podrán solicitar a través del Centro Vecinal de su barrio las obras de mejoramiento del alumbrado público, mediante nota ingresada por Mesa de Entradas del Municipio, en donde deberá consignar el sector a intervenir, la nota deberá estar firmada por al menos cuatro (4) miembros de la comisión con mandato vigente.

“En caso de no contar los vecinos con el acompañamiento y gestión de estas obras por parte del centro vecinal, podrán presentar la solicitud de obra mediante nota ingresada por Mesa de Entradas del Municipio, consignando el sector a intervenir, con la firma de al menos seis (6) frentistas por cada 100 metros lineales de obra a solicitar, designando en dicha nota un representantes por cuadra, los que deberán cumplir el rol de representantes de los vecinos a los fines de la presente Ordenanza”, expresa el artículo uno.

Una vez recibida la solicitud, la Dirección de Obras Públicas solicitará al área de alumbrado público “dictamen sobre las condiciones técnicas y los límites del sector a intervenir, siempre teniendo en cuenta razones técnicas y operativas del sistema”.

“La Dirección de Servicios Públicos a través del área de alumbrado público tendrá a su cargo la elaboración del proyecto técnico en donde se determinará la cantidad, ubicación y características de las luminarias a instalar, como así también todas las demás instalaciones necesarias para el correcto funcionamiento del sistema”, detalla la normativa.

El artículo tres es el más taxativo y no fue modificado durante el tratamiento en segunda lectura. Allí queda establecida que la obra es declarada “de utilidad pública y pago obligatorio a cargo de los vecinos frentistas beneficiarios”.

Los cambios incluidos en la sesión no modificaron lo sustancial de lo demandado por los vecinos. Es decir: el pago de la obra recaerá en la gente.

De hecho, todos los cambios en la ordenanza se dieron desde el artículo cuatro en adelante. Por ejemplo, al artículo cuatro referido a las formas de gestión se agregó la leyenda de que “cuando el dictamen de factibilidad técnica así lo determine, los centros vecinales o vecinos solicitantes podrán optar la forma de gestión de la obra según las siguientes modalidades” que son: por administración de los vecinos frentistas o por administración municipal.

Sea como sea, el pago recaerá todo en cada vecino y sin aporte municipal.  

Lenci también propuso, entre otras modificaciones, incorporar un párrafo al artículo seis referido a la Comisión de Adjudicación y estableció que en caso de empate (porque son cuatro miembros) la decisión final recaerá en el representante del Centro Vecinal o del representante de los vecinos que demandan la obra.   

Esto fue abucheado por los vecinos que estaban afuera puesto lo sucedido con esta ordenanza ha tensionado y cuestionado la representatividad de varios dirigentes de entidades barriales que se pronunciaron a favor de la ordenanza sin haber consultado a sus vecinos.

Lenci, tras votar el proyecto de luminarias: “No tengo ningún acuerdo con Carlos Paz Unido”

La concejala radical Natalia Lenci desmintió tener un acuerdo político con Carlos Paz Unido, tras acompañar con su voto el polémico proyecto sobre luminarias. “Voté por convicción”, resumió.

Entrevistada por VillaNos Radio, y consultada por los cuestionamientos y acusaciones formuladas en su contra respecto a un alineamiento con el gobierno municipal, remarcó que, “no tengo ningún acuerdo ni ninguna cuestión particular con este tema”.

Indicó, en este sentido, que, “hay un montón de proyectos del oficialismo que no acompaño”, entre los que nombró los del Presupuesto de los diferentes años.

“Soy crítica y no acompaño muchos proyectos. Pero en los casos que son importantes para la ciudad por la demanda de los vecinos lo voy a acompañar”, insistió.

Sostuvo, además, aunque otros concejales piensan diferente, que su voto “no definía nada porque la ordenanza salía con 7”.

“Voté por convicción. Es una herramienta más. No es desoír a los vecinos”, dijo.

Y aclaró: “Muchos pensaron que era compulsiva y no lo es. El vecino va a poder solicitar la obra para pagarla, pero el que no quiera o no comparta este mecanismo no va a verse obligado a tener la obra”, señaló.

Esta afirmación no es correcta ya que el texto de la ordenanza establece que si se consiguen los avales suficientes y los frentistas que se oponen no alcanzan el 30% cada cien metros lineales, la obra será declarada “de utilidad pública y pago obligatorio”.

En cuanto a que el 100% de los costos estará a cargo de los frentistas, Lenci afirmó que, “de todas formas, siempre las obras las pagan los vecinos ya sea de manera directa o indirecta”.

La edila planteó, durante la sesión, una serie de modificaciones que fueron avaladas por el bloque oficialista.

“Con mi equipo de trabajo hemos hecho un relevamiento en los barrios de la ciudad. Los vecinos que lo necesiten van a poder utilizar esta herramienta que va a agilizar la realización de las obras de alumbrado. Desde nuestra banca planteamos que se tenga en cuenta la situación jubilados y pensionados y de vecinos con dificultad económica, buscando que la obra no genere endeudamiento de las familias.

“Además, se podrá optar por la modalidad de que las obras las realice el municipio o una empresa privada. No están obligados a contratar empresa privada. Por otro lado, si hay costos adicionales se debe hacer cargo el municipio”, precisó.

También se refirió al desarrollo de la audiencia pública.

“He escuchado a todos los vecinos que se han manifestado en contra, y a los dirigentes que han aprovechado esta oportunidad para arengar y generar mayor conflicto. A los vecinos que realmente han ido a manifestar su opinión por su criterio, les digo que parte de las modificaciones tienen que ver con sus aportes. Lo otro es repudiar y lamentar. No es el camino para construir liderazgo opositor”, interpretó.

Por último, reiteró que desde su banca en el cuerpo legislativo “estoy intentando hacer una oposición constructiva y acompañar a los vecinos en sus demandas”.

La Defensoría del Pueblo y los “ciudadanos de buena fe”

Horas antes de que se discuta el proyecto en el Concejo de Representante, la Defensoría del Pueblo emitió un comunicado en el que presentaba una serie de argumentos bajo los cuales puede interpretarse una adhesión del organismo a la propuesta del gobierno municipal.

Por ejemplo, destaca que el proyecto contaba con la adhesión de 28 centros vecinales de los 32 que hay en la ciudad y que la finalidad del proyecto era tener “más luz, más seguridad, menos consumo y más cuidado el medioambiente”.

Tras la aprobación en sesión, hubo otro comunicado de la entidad que señala que “luego de leer el proyecto de ordenanza de las luminarias y escuchando los reclamos de los vecinos en cuanto a seguridad, cuidado del ambiente y calidad de vida, hemos decidido informar sobre el proyecto para que los ciudadanos de buena fe puedan tener pleno conocimiento del mismo, y de acuerdo a ello decidir si quieren la obra o no”. 

Por supuesto el comunicado no aclara qué entiende la Defensoría del Pueblo por “ciudadanos de buena fe” y porqué realizan esa distinción.

Estas expresiones generaron un fuerte rechazo, entre ellos el del referente de Carlos Paz Despierta, Emilio Iosa, quien sostuvo que Víctor Curvino “es de ahora en más el defensor del Puesto y no del Pueblo”.

“Lo de Curvino va a quedar en los anales de la historia de la obsecuencia y de la hipocresía. Más que un defensor del Pueblo es un defensor del Puesto. La defensoría tiene un presupuesto de 30 millones de pesos anuales, sacados del bolsillo de los vecinos, para financiarse y termina defendiendo los intereses del municipio. Me parece una falta de respeto a la situación de dificultad económica que viven las familias de nuestra ciudad. Además, es una degradación del espíritu de la Carta Orgánica. Nadie puede llevarse de arriba este despilfarro de falta de compromiso en un momento clave para su función. Esto no va a quedar así, se lo puedo asegurar. El señor Curvino y la defensoría del Pueblo van a tener que responder ante los carlospacenses por su noviazgo con el poder político de Avilés/Gesteira”, advirtió.

El médico sanitarista también criticó a la concejala radical Natalia Lenci, de quien dijo que su voto junto al bloque de Carlos Paz Unido “oscureció toda la ciudad”.

“Estuve presente afuera del Concejo mientras éramos custodiados por la policía como si fuéramos delincuentes. Toda la gente se sintió totalmente traicionada con el voto de la concejala Natalia Lenci. Su actitud y la del defensor del Pueblo marcan una bisagra política en Carlos Paz”, aseveró.

Y remarcó que, “será la gente la que decida si este show debe continuar en 2023 o se le dará una oportunidad a una democracia que nos de orgullo, no que nos avergüence”.

“No pagamos más”, el mensaje de los vecinos en la histórica audiencia pública

Dos días de exposiciones en la sede del centro vecinal Miguel Muñoz B (Brasil y Ecuador). De las 241 personas que se anotaron para participar de la histórica audiencia pública, 166 estuvieron ausentes y 75 fijaron postura.

El 85% (62) rechazó la propuesta que delega la gestión y el 100% del financiamiento de las obras de alumbrado en los vecinos y 10 vecinos se mostraron a favor. Otros tres enviaron escritos, pero no fueron leídos.

Conforme se sucedían las exposiciones quedaba cada vez más en evidencia que el argumento del ‘trabajo conjunto’ y el consenso con los vecinos con el que fue presentado el proyecto no era más que un relato imposible de sostener.

La audiencia pasó por momentos de tensión (fueron abucheados en varios momentos los integrantes del bloque de Carlos Paz Unido), sobre todo cuando desde el área de Prensa de la municipalidad se llamó a integrantes de Seguridad Urbana para ‘custodiar’ a los ediles.

Esta provocación fue repudiada y la audiencia se paralizó hasta que se retiraron.

Las intervenciones desnudaron también las falencias de la gestión en áreas como ambiente, salud, obras y servicios públicos. Reiteradamente se escuchó que el municipio cobra tasas elevadísimas y que no corresponde a los vecinos tener que hacerse cargo del 100% del financiamiento de trabajos para renovar o colocar nuevas luminarias.

‘La plata ya la cobraron, úsenla para pagar las luces’, reclamaron.

Las poquitas voces ‘a favor’ se escudaron en que el proyecto apunta a fortalecer el ‘progreso’ de la ciudad y a brindar mejores servicios a los barrios. Sin aclarar que estas mejoras deben ser pagadas por los mismos vecinos.

Hubo varias referencias a la concejala Natalia Lenci, a quien le reprocharon que, aunque fue electa para representar a la oposición, con su voto a favor del proyecto en primera lectura, está siendo funcional a los intereses del gobierno. De hecho, Lenci abandonó la audiencia unos minutos antes de su finalización.

Al cierre de la segunda jornada de la audiencia pública, el categórico mensaje final de los asistentes fue “no pagamos más”.

Nota correspondiente a la edición n° 576 del periódico La Jornada, del 27 de abril de 2022.

Exit mobile version