Convengamos que no es ninguna novedad. De hecho, ha sido una característica de la autodenominada Gestión Comunitaria que se fue profundizando en estos más de 10 años de gobierno en Villa Carlos Paz, al punto de que mayoritariamente se acepta sin chistar.

Lo que sí es novedoso es que funcionarios del oficialismo y dirigentes ‘afines’, como les gusta llamarlos, expongan tan crudamente la política ‘cuasi extorsiva’ del gobierno para garantizarse el apoyo de los centros vecinales. O directamente someterlos.

Cómo sino podrían interpretarse las veladas amenazas de no entregar un subsidio a un centro vecinal porque la nueva conducción no aprobó el balance de la gestión anterior, o a la afirmación del presidente de un centro vecinal sobre la necesidad de ser oficialista ‘porque si me pongo en la vereda del frente no me van a tapar un pozo en el barrio’.

En ambos casos, las revelaciones surgieron a partir de la discusión por el polémico proyecto de ordenanza que estableció un nuevo esquema para la realización de obras de alumbrado público, 100% pagadas por los frentistas.

Cuando la propuesta se trataba en primera lectura en el Concejo de Representantes, el edil Leonardo Villalobo (CPU) se lanzó a una argumentación plagada de chicanas a la oposición. Y planteó que el centro vecinal La Quinta 3° sección primero se había mostrado de acuerdo con el proyecto, y luego ‘nos encontramos con una nota poco clara’.

‘Es un centro vecinal mal asesorado. No sé si lo asesora alguien de la oposición… claramente a tenido algunos traspiés en los pocos días desde que ganó las elecciones’, dijo. Y fue por más: ‘Está tan mal asesorado este centro vecinal que se va a quedar sin el subsidio por no haber aprobado en asamblea el balance’.

Una intervención vergonzosa que lo obligó, un rato más tarde, a intentar darle un sentido diferente a sus dichos.

Evidentemente advertido sobre la gravedad de lo que había expresado, pidió nuevamente la palabra para ‘aclarar una cuestión que me expresé mal o se entendió mal, respecto al subsidio’.

Señaló que la ordenanza que lo regula establece como requisito para obtenerlo ‘presentar el último balance anual aprobado por asamblea vecinal’.

La cuestión es que, en el caso de La Quinta 3° sección, las nuevas autoridades decidieron no aprobar el balance de la anterior gestión (muy vinculada al gobierno municipal) por diferentes irregularidades.

En ese contexto, Villalobo, amparado en la impunidad con que se suele manejar el oficialismo, no tuvo empachos en vincular en una misma frase el rechazo al proyecto de luminarias con la posibilidad de quedarse sin el subsidio.

Por otro lado, el presidente del centro vecinal Santa Rita se despachó con explosivas declaraciones en una entrevista con VillaNos Radio cuando respondió a quienes lo tildan de ser oficialista.

‘Te voy a explicar una cosa porque hay algo que vos no entendés’, le dijo al periodista. Y siguió: ‘Yo tengo que ser oficialista sabés por qué, no soy oficialista porque voy a votar a Gesteira, sino porque si me pongo en la vereda del frente no me van a tapar un pozo en el barrio.

Y yo necesito que me tapen los pozos, que me hagan los arreglos, las cosas que necesito para el barrio, las podas, todo lo que conlleva para que el barrio esté bien.

Tengo que tener una buena relación con el municipio, pero no quiere decir que yo sea oficialista y esté con ellos.

Tengo que tener una buena relación con el oficialismo porque son los que me van a dar las soluciones. Y sino, en vez de hacérmelo en 10 o 20 días lo hacen en cuatro años.

Cómo voy a estar enfrentado al municipio que tengo que ir todos los días a pedir, a pedir y a pedir.

Tengo experiencia en la vida y sé que tengo que llevarme bien para que vengan las soluciones para la gente’, sostuvo.

Total normalidad.

Nota correspondiente a la edición n° 576 del periódico La Jornada, del 27 de abril de 2022.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here