Distintas localidades del corredor Punilla vienen padeciendo serias deficiencias en la prestación del servicio de agua en las últimas semanas. La situación se agravó considerando las altas temperaturas y la presencia de turistas en la región, que acrecientan la demanda. Además, estamos atravesando la tercera ola de la pandemia por Covid-19 y la higiene frecuente de manos sigue siendo una de las recomendaciones necesarias para evitar la propagación del virus.

Lo sucedido ha puesto en evidencia las consecuencias del deterioro de la cuenca hídrica -ocasionado por los incendios forestales y el desmonte producido para dar lugar a emprendimientos inmobiliarios y obras viales-; sumado a la destrucción de esquemas prestacionales cooperativos para dar lugar a estatizaciones improvisadas que no logran dar respuesta a las demandas.

Desde la Comunidad Regional Punilla emitieron un comunicado en el que reconocieron que se trata de un problema regional y que está relacionado “con el bajo nivel de precipitaciones que se dieron en la época de lluvias del 2021 y lo que va de 2022, lo que conlleva a un bajo caudal de agua disponible en la cuenca”.

“A ello se le debe sumar el mayor consumo que implica el advenimiento de la temporada estival con el llenado de piletas, ocupación de plazas hoteleras y complejos de cabañas, etc. En definitiva, todo lo que redunda en mayor consumo y menos recursos hídricos. Ante ello, apelamos a un consumo responsable de agua por parte de la población, ya que si viene existen en algunos casos averías en la red, la mayor causa del faltante es la escasez de lluvias y el aumento del consumo”, señala el documento que lleva la firma de más de 20 intendentes, jefes comunales y legisladores.

Villa Carlos Paz, que no integra la Comunidad Regional Punilla, solo difundió un spot en el que advirtió que se estaban registrando “altísimos niveles de consumo” e insistió con la necesidad de hacer “un consumo responsable de agua potable”. Vale recordar que en nuestra ciudad está reglamentado un sistema de alertas en el servicio de agua que, entre otros aspectos, tiene en cuenta el nivel del río San Antonio en la planta de Cuesta Blanca y los índices de consumo, y que prevé diferentes restricciones y sanciones para evitar el derroche. Sin embargo, en los días más críticos donde hubo barrios que tuvieron problemas de abastecimiento, el municipio no declaró ninguna alerta.

Otras localidades como Tanti y Valle Hermoso, tomaron la decisión de declarar la emergencia hídrica. Cosquín, Bialet Massé y Villa Santa Cruz del Lago son otras de las localidades donde las y los vecinos se han movilizado exigiendo respuestas.  

Villa Carlos Paz

Las y los vecinos de Villa Parque San Miguel de Carlos Paz denunciaron a fines de diciembre las malas condiciones en el servicio de agua que brinda el municipio. El reclamo es que después de más de 48 horas sin agua, el gobierno local envió camiones cisterna para llenar los tanques particulares de las viviendas con agua sucia.

“Nos trajeron un agua de barro de zanja. Un agua marrón que no puedo lavar la ropa con eso, no puedo lavarme los dientes, obviamente no puedo usarla para cocinar. Está el esfuerzo de solucionar a los vecinos el tema del agua, pero así no, es imposible”, contó Patricia Martino, una de las afectadas, en VillaNos Radio.

Villa del Lago es otro de los barrios afectados no solo por la escasez de agua, sino por la calidad del suministro que llega a cada vivienda. El pasado lunes 3 de enero, un grupo de vecinos se reunió a la vera de la ruta 38 para darle visibilidad a su reclamo.

“Desde la municipalidad nos explicaron que en los últimos siete días hubo una demanda que no estaba totalmente programada y que superó la capacidad de bombeo. Eso hizo que nos empezáramos a quedar sin agua. Hubo zonas donde por 6 o 7 días se quedaron sin suministro”, expresó Nahuel Zorzenón, vecino del lugar.

Explicó, además, que las falencias en el servicio se han agudizado desde que el municipio tomó la decisión de que todo el barrio sea abastecido con agua que viene desde Cuesta Blanca. “Hasta hace un tiempo, los tanques -Vivaldi, Buonarutti- se abastecían desde la zona del Diquecito con agua del río Los Chorrillos. Si bien no era agua potable, era un suministro de agua interesante porque hablaba de otra fuente de abastecimiento que no sea la de Cuesta Blanca”, detalló.

Los vecinos lograron mantener una reunión con el director de Obras Públicas, Luis Piñero, y con el subsecretario de Agua y Saneamiento, Roberto Cotti. Allí le plantearon la alternativa de que el barrio vuelva a ser abastecido desde el río Los Chorrillos, pero los funcionarios negaron tal posibilidad. “Ellos ven como no factible esa vía. Nos dicen que sólo darán agua potable”, expresó el vecino e indicó que desde el municipio se comprometieron a que en el transcurso de los días se normalizaría el servicio ya que se darían más horas de bombeo para que el agua llegue al sector.

“Queremos ver qué prioridades tiene Villa del Lago para Villa Carlos Paz. Si somos el último orejón del tarro, vamos a seguir teniendo problemas. Si para el municipio tenemos prioridad, nos van a tener que otorgar más horas de bombeo para que esto no vuelva a pasar”, consideró el vecino.

Estancia Vieja

Durante el primer fin de semana del año, un grupo de familias tomó la decisión de cortar el tránsito en la Ruta 38 para expresar su malestar ante la falta de agua. “Estamos con 40° de calor y desde hace varios días que estamos sin agua. La situación es terrible. Esto afecta a toda Estancia Vieja. Con la COOPI nunca tuvimos faltante de agua ni la calidad de agua que tenemos al día de hoy”, dijo Luciana Luna, vecina de la localidad.

Vale recordar que desde el 1 de junio de 2021 la prestación del servicio de agua está en manos de la comuna que gobierna Adolfo Parizzia. La COOPI estuvo al frente de la prestación durante 15 años.

A la baja presión, el color, la suciedad y ahora se suma la faltante de agua. “No sabemos cuál es la causa de la faltante de agua. Algunos vecinos están sin agua desde hace tres días y a otros, desde hace 10 días”, expresó la mujer en diálogo con VillaNos Radio. Y añadió: “La comuna no tiene como proveernos de agua como sí lo hacía la COOPI. No tenemos muchas respuestas”.

Tras las protestas, los vecinos han podido reunirse con Raúl Barrera, secretario de Deporte de la Comuna. Él les informó sobre la rotura de una cañería, que el bombeo no alcanza y que el tanque no llega a llenarse. “En lo concreto, no tenemos respuestas sobre cuándo vamos a tener agua”, expresó.

Andrea hace 10 años que vive en Estancia Vieja. “Siempre tuve problemas de agua en el verano. Cuando sube el consumo, a nosotros no nos alcanza la presión para que suba el agua. En los veranos, una o dos veces tuve que pedir agua para llenar el tanque. Este verano me pasó lo mismo, pero la gestión comunal no ha previsto ningún tipo de contingencia para los casos en donde no se puede abastecer por el consumo”, consideró.

Y agregó: “La situación es preocupante y angustiante. Recién arranca la temporada y hay muchas familias en situaciones de vulnerabilidad. No se ve un panorama de organización a futuro”.

Cuesta Blanca

Desde hace semanas que los vecinos de esta localidad se vienen reuniendo y ya han conformado la Asamblea por el Agua con la intención de resolver de manera integral y comunitaria la problemática. A comienzos de enero la agrupación elevó un reclamo a la jefa comunal Ana Gaitán que responsabilizó por la situación a la falta de lluvias, la mayor demanda y el derroche de la gente. La respuesta fue considerada insuficiente y, en ese marco, se impulsó un nuevo encuentro para abordar el tema de manera comunitaria e integral.

Tras el despojo del servicio a la Cooperativa Integral en Carlos Paz, la planta potabilizadora ubicada en esta comuna está cargo de la municipalidad de Villa Carlos Paz. Es decir, que el gobierno de Daniel Gómez Gesteira administra el recurso, mientras la COOPI sólo se encarga de la distribución.

Rodolfo Pérez, dirigente socioambiental e integrante de la Multisectorial 21F consideró que el comunicado de la Comunidad Regional Punilla es una falacia. “Es verdad que hay falta de precipitaciones, pero no es eso lo que produce la falta de agua en los distintos circuitos del departamento. En el caso de Cuesta Blanca la cisterna de donde nos abastecemos tiene agua, pero por alguna razón que obedece a otros intereses, hay lugares donde nos vemos discriminados del recurso y otros no”, dijo en alusión al criterio con el que hoy el gobierno de Villa Carlos Paz está operando la planta potabilizadora. 

Tanti

El 6 de enero y vía decreto, el intendente Luis Azar declaró la emergencia hídrica en la ciudad por dos meses. De esta manera queda prohibido el riego y lavado de veredas, llenado de piletas, lavado de autos y demás utilidades que no sean propias del consumo personal.

Paulino Dellarrosa es vecino de barrio Los Chañares (Tanti). En diálogo con VillaNos Radio el hombre afirmó que los problemas comenzaron desde que la municipalidad se hizo cargo del servicio de agua, en diciembre de 2019.

“A partir de ahí, el servicio de agua comenzó a ser un desastre. No existe otra palabra. Desde el 5 de octubre que no tengo agua en los tanques. Desde esa fecha pedí el camión y todavía lo estoy esperando. No sé si no tienen nafta o si tienen que ir a buscar agua a Marte”, ironizó.

Detalló que por día le ingresa a su domicilio entre 40 y 60 litros por día. “Eso tiene un horario: es de 9 a 11 o de 17 a 18. Si estás trabajando y no estás en tu casa, lo siento. Nunca nos avisan a qué hora van a largar el agua”, señaló y describió que y tiene tres viviendas y cinco tanques domiciliarios. Ninguno de ellos está lleno.

“Te mandan las boletas, pero el servicio no te lo dan. Dice que mandan dos horas de agua, pero para mí es apenas media hora”, afirmó.

Paulino ha tenido que comprar otro tanque y enterrarlo, para ver si le ingresa algo de agua. “Casi todos los vecinos han tenido que hacer lo mismo. Algunos tuvieron que comprar una bomba. Otros, como no ingresa el agua la vivienda, cargan en tachos. Se permite que vengan los turistas, ¿y con qué los vamos a abastecer de agua? A los hoteleros sí se los abastece de agua y a los vecinos ¿qué? ¿Cuál es la política?”, se preguntó.

Faltan políticas públicas

Este repaso por lo que sucede en la región da cuenta de que el abastecimiento de agua potable es un problema político.

La falta de políticas públicas que preserven las cuencas hídricas, sumado a la explosión inmobiliaria especulativa estimulada por el desarrollo de megaobras viales que no nacen de demandas ciudadanas dan cuenta de las prioridades que tienen el gobierno provincial y los municipios y comunas que se someten a esa lógica de obra pública. La decisión de quitar a las cooperativas de la prestación de los servicios de agua y saneamiento va en la misma línea: entregar la región al capital lucrativo.

Es evidente que los municipios y comunas que están asumiendo la prestación del servicio de agua no han demostrado capacidad de gestión al estar al frente de la prestación del servicio. La consecuencia será el deterioro para luego pasarlo manos privadas, como ya ha sucedido tantas veces en la historia. En este punto habrá que ver la capacidad de organización y respuesta vecinal para defender los bienes colectivos: el agua, el monte y un ambiente sano.

Hoy podemos decir que esa pelea la venimos perdiendo.

Icho Cruz y San Antonio se someten al criterio de abastecimiento de agua que fije Villa Carlos Paz

A través de la aprobación de un modelo de convenio a suscribir entre las municipalidades de San Antonio e Icho Cruz con Villa Carlos Paz, quedó establecido un marco regulatorio para el abastecimiento de agua a estas localidades.

El polémico convenio establece, entre otras cosas, que será el municipio de Villa Carlos Paz el que defina el valor de la venta de agua en bloque. “La falta de pago del importe aludido hará incurrir en mora de pleno derecho, sin necesidad de interpelación judicial o extrajudicial alguna, generándose automáticamente para la municipalidad de Villa Carlos Paz la facultad de aplicar un interés del 3% mensual sobre las deudas (…)”, se lee en ambos convenios.

El acuerdo con Icho Cruz va más allá y establece también que la situación de morosidad puede derivar en “la rescisión del contrato y/o suspensión de la venta/provisión de agua potable”.

“Es un exceso que se disponga que una localidad se quede sin agua al contraer una deuda”, expresó durante la sesión el concejal de Carlos Paz Inteligente, Carlos Quaranta al tiempo que marcó la diferencia de criterio tenida con las dos localidades.

En su alocución objetando la aprobación de estos convenios, también reparó en la falta de precisiones sobre cuánta agua se le entregará a cada localidad. “¿Cuánta agua ha autorizado el APRHI (Administración Provincial de Recursos Hídricos) para sacar del río? Ese volumen autorizado, ¿se delimita por comuna?, ¿o se supone que toda esta captación de la planta es agua del municipio de Villa Carlos Paz que luego determina los volúmenes que le otorga a cada localidad?”, preguntó el edil.

Ninguna respuesta hubo de parte del bloque de Carlos Paz Unido que sólo defendió la aprobación diciendo que estos convenios fueron avalados por los cuerpos legislativos de ambas localidades. “Se les puede criticar el contenido, pero fueron convenios sancionados por los cuerpos legislativos internos y soberanos de cada una de estas ciudades”, dijo el jefe de bancada oficialista, Sebastián Guruceta.

La concejala Natalia Lenci, por su parte, criticó que la aprobación de este marco regulatorio no se haga a través del mecanismo de doble lectura y audiencia pública. “Sería importante que los vecinos pudieran conocer la situación del servicio y los convenios con otras comunas. Por estos días hay vecinos que están con escasa agua, con una situación muy compleja en Estancia Vieja. Para una mayor transparencia y conocimiento por parte de los vecinos, estos convenios deberían tratarse en doble lectura y audiencia pública”, consideró.

Lo cierto es que, pese a las críticas, los convenios fueron aprobados con los votos de los concejales del oficialismo Soledad Zacarías, Sebastián Guruceta, Carla Livelli, Mariano Melana, Carina Fernández, Leonardo Villalobos y Patricia Morla.

Nota correspondiente a la edición n° 573 del periódico La Jornada, del 26 de enero de 2022.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here