Uno, tres o siete tragos en ayunas. Eso, dicen, basta para ahuyentar los males del invierno, mejora la salud, la suerte, y tirar hasta el próximo año. Tomar caña con ruda en el primer día de agosto es una tradición que no pierde adeptos. En América Latina coincide con la celebración de la Pacha Mama.

La historia asegura que los creadores del brebaje fueron los guaraníes. El antropólogo José Humberto Miceli ubica el origen de la costumbre a finales del siglo XVII, fruto del encuentro entre los pueblos guaraníes y los colonizadores españoles.

Tanto la caña -un destilado de mieles de caña de azúcar- como la planta de la ruda son nativas de Europa y llegaron a América con la conquista. Pero fue el pueblo guaraní el que hizo el cóctel mezclando los ingredientes, y creó un significado que trascendió regiones, por más de un siglo.

“Se la relaciona con el primero de agosto, pero es la medicina más ancestral que existe sobre la faz de la tierra”, asegura Daniel Canessa, integrante de la familia que lleva adelante el emprendimiento “Marías del Cielo”, en Salsipuedes. Producen desde hace 22 años aromáticas secas nativas de Córdoba, como la Carqueja, el Poleo y la Peperina. Tienen también una plantación de ruda y preparan el brebaje místico que se consume en esta época. 

“El invierno es la mejor época de la ruda”, explica María Daniela Canessa, hija de Daniel, que aprendió a reconocer las plantas desde niña. “Hay que cortar la parte de arriba de la rama y ponerla en la botella, durante un año, para que macere y la bebida tome sus propiedades”, agrega. 

 Los usos medicinales de la ruda son múltiples: contra parásitos y malestares gastrointestinales, calma los ardores y la irritación de picaduras de bichos y alimañas. 

Por qué se toma caña con ruda el 1° de agosto

La fecha se relaciona con tiempos estacionales y tiempos míticos. Por un lado, en el hemisferio sur el comienzo de agosto coincide con los días más crudos del invierno, la época de las enfermedades, y en tiempos históricos (y no tanto, si pensamos en el actual contexto) epidemias y muertes. Pero para los guaraníes, este tiempo estacional coincide con el Karaí Agosto (señor de lo que va a venir).

Por supuesto cada región le da su propio significado. Para Daniela, coincide con el Inti Raymi, el año solar. “Cuando uno está tan sensible, por el frío, por cuestiones emocionales recurrimos a la tradición. Tomamos caña con ruda para purificarnos hasta el próximo Inti Raymi”, dice. 

Cómo se prepara y cómo se toma 

La receta es simple: consiste en introducir una ramita de ruda macho -se la reconoce por sus hojas más grandes y su olor más fuerte- en una botella con caña. Pero no se hace en el momento en el que se va a consumir sino con anticipación, para que la hierba le otorgue su sabor al líquido.

¿Cuánto tiempo antes hay que prepararla? Aquí hay distintas versiones: Los Canessa lo hacen un año antes. Otros un mes,  15 días o hasta tres es suficiente.

Se toma al levantarse, en ayunas. Daniel Canessa sostiene que un sorbo durante 21 días “para cambiar la sangre” alcanza. Algunas variantes son tres, siete o hasta un vaso y durante 15 días o una semana. 

En 2013, un incendio forestal arrasó con el bosque de Sierras Chicas y, entre tanto, se quemó también a producción de los Canessa. Fue gracias a trabajo comunitario de vecinos y amigos que lograron recuperar la cosecha, para mantener un trabajo de dos décadas.

Cba24n

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here