El querido “padre Mariani”, como era conocido por todos, Guillermo Mariani, falleció este jueves en Córdoba a sus 93 años de edad según confirmaron allegados.

“Queridos/as amigos/as queremos compartirles que en la madrugada de hoy nuestro querido Quito partió acompañado y en paz . Hoy estaremos realizando los trámites necesarios para acompañar su despedida”, anunciaron a través de redes sociales.

Por el momento no se conoce el horario exacto de su traslado para ser inhumado, pero ya se anticipa que habrá una caravana de autos para acompañarlo cumpliendo los protocolos sanitarios correspondientes por la pandemia.

Mariani, quien el próximo 1° de agosto hubiera cumplido 94 años, fue ordenado sacerdote en diciembre de 1951 tras lo cuál ejerció el ministerio en Villa María, Río Ceballos y luego, durante 39 años, en la Parroquia Nuestra Señora del Valle del barrio Villa Belgrano de Córdoba, conocida popularmente como “La Cripta”.

Mariani cursó estudios eclesiásticos en el Seminario de Córdoba y estudios parciales de Psicología y Sociología en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). También fue docente en distintos colegios secundarios.

Editó cinco libros de Poemas, cuatro de reflexiones sobre diversos temas y diversos textos. Como comunicador social estuvo durante años al frente del micro “Evangelio y Realidad” con el que se cerraba la emisión televisiva del Canal además de haber participado en innumerables ocasiones en la prensa oral y escrita.

En septiembre de 2020 se estrenó “Quito Mariani, el Documental“, una película dirigida por Andrés Dunayevich que formó parte del ciclo “Antes del fin”

El film rescata la vida del Quito Mariani como una trayectoria de lucha y de fe en donde conviven los encuentros y desencuentros, las risas y las lágrimas.

En Junio de 2004, presentó su autobiografía titulada “Sin tapujos, la vida de un cura” destacando los momentos más relevantes de su vida. Entre ellos, muy brevemente relató sus experiencias sexuales lo que generó a nivel mundial una profunda polémica sobre “el celibato sacerdotal”.

En Mayo de 2006, presentó un nuevo libro titulada “La Gran Máscara” que pinta con estilo de novela el contexto eclesiástico general en que aquel libro autobiográfico apareció. El autor se lanza nuevamente contra esa máscara que es la severidad extrema de la iglesia frente a todo lo sexual, negándose a admitir la sexualidad humana como la cumbre de la comunicación.

El 25 de Junio de 2006, se despidió de la comunidad de La Cripta por haber renunciado a su condición de Cura Párroco, lo que no implica abandono de su estado sacerdotal, que ejerció hasta su muerte en mayor libertad.

“Los acontecimientos vividos durante su estadía en La Cripta influyeron decisivamente en su personalidad, después de una grave crisis vivida en relación con su visita a Roma a los 35 años. Divergencias con la autoridad eclesiástica. Inserción en el movimiento de Sacerdotes para el tercer mundo. Cordobazo, Calerazo, Viborazo, Navarraz, Golpe cívico-militar de 1976, persecución, exilio. Instauración democrática. Ajuste económico, exclusión, desempleo, pauperización. Todos estos acontecimientos que exigían opciones impostergables, lo encontraron siempre del lado de los más débiles, en posición de denuncia y acompañamiento. Su presencia y su acción eclesial y ciudadana se fue definiendo como “contestataria”, originando fervorosas adhesiones y encendidos rechazos”, reseña la biografía sobre Mariani plasmada en el sitio sintapujos.org.

CBa24n

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here