Siempre resulta interesante analizar algunos aspectos de la denominada Cuenta General del Ejercicio. Es decir, el balance del municipio de Villa Carlos Paz.

Y el correspondiente a 2020, el año de la pandemia, llama mucho la atención.

Es que, si bien han sido características de la autodenominada ‘Gestión Comunitaria’ tanto la subejecución de los sucesivos presupuestos como la creciente presión tributaria, la irrupción del Covid-19 y la evidente necesidad de reforzar el área de Salud, y la crisis económica derivada con la lógica consecuencia de tener que ampliar mecanismos de ayuda y acompañamiento a los vecinos afectados, hacían pensar que la tendencia se revertiría.

Pero no fue así.

El dictamen firmado por la Auditora de Gestión, María Paula Nasif, es elocuente en este sentido.

En 2020, el promedio de ejecución presupuestaria de las diferentes áreas municipales fue del 66,88%.

En el caso de Salud Pública, el indicador llegó al 71,16%, aunque cuando a la hora de responder a diferentes reclamos y pedidos, tanto del personal como de los vecinos, el argumento era ‘no hay plata’.

Para la secretaría de Desarrollo Social, Educación, Género y Diversidad, en tanto, la ejecución del presupuesto apenas alcanzó al 59,84%.

‘La ejecución presupuestaria al 31 de diciembre de 2020 fue del 66,88% del total autorizado lo que es equivalente a 2.110.962.966,84. Las ejecuciones por jurisdicción rondan al porcentaje mencionado, liderando la ejecución del presupuesto el Tribunal de Faltas con el 77,20% seguido por la secretaria de Economía y Finanzas con 72,15%’, precisó la Auditora.

Recaudación

En relación a los niveles de recaudación, los números del balance dan cuenta de que aun en medio de la crisis, el municipio logró sostener un alto índice de ingresos.

‘Se puede inferir que la recaudación se logró en 74,40% de los ingresos presupuestados. Teniendo en cuenta los fondos de terceros en dicho cálculo, si los excluimos, el porcentaje de ingresos recaudados se corresponde con el 73,20% de los ingresos presupuestados.

Este porcentaje nos resalta una adecuada conducta tributaria por parte de la población, y una buena política de recaudación por parte de la municipalidad a pesar de la situación que se está viviendo por la pandemia’, valoró Nasif.

Se destaca en el informe que, por ejemplo, la tasa por Servicios a la Propiedad registró una recaudación del 80,7% de lo estimado; Actividad Comercial, Industrial y de Servicios un 81,2%; y Vehículos, Automotores y Acoplados un 82,7%.

Para dimensionar la ‘conducta tributaria’ de los vecinos solo vale recordar que estos valores se sostuvieron aun en medio de las fuertes restricciones dispuestas para contener al coronavirus y que afectaron principalmente al sector turístico, sin que el municipio resuelva hasta el momento otorgar ningún tipo de descuentos o exenciones.

Cantidad de empleados

Otro dato interesante es el que refleja la cantidad de empleados municipales por habitantes.

La población en 2020 según estimación del Registro Civil fue de 90.260, mientras que el año cerró con 1561 personas trabajando en el municipio.

Es decir que existe 1 empleado municipal cada 57,8 habitantes de Villa Carlos Paz.

En 2012, primer año de gobierno de Carlos Paz Unido, el índice era de 1 cada 72, lo que habla a las claras de la política clientelista y precarizadora que desarrolló la gestión, engrosando la planta de personal municipal.

Superávit

El dictamen de la Auditora de Gestión da cuenta, además, que en 2020 ‘el superávit alcanzado fue de $237.404.743,37 y representa el 7,52% del presupuesto autorizado.

También podemos concluir que teniendo en cuenta solo los ingresos recaudados en el ejercicio (sin fondos de terceros ni el saldo de disponibilidad de caja del ejercicio anterior) menos los gastos ejecutados a nivel compromiso se obtuvo un superávit de $ 9.709.124,64 que representa un 0,32% del presupuesto autorizado’.

Para Nasif, ‘la Cuenta General del Ejercicio 2020 se presenta razonable teniendo en cuenta los aspectos significativos, en atención a la información sobre la Situación Patrimonial, Movimiento de fondos y el Estado de Ejecución Presupuestaria de la Municipalidad de Villa Carlos Paz’.

La discusión en el Concejo

La Cuenta General del Ejercicio 2020 sólo fue aprobada con los votos del oficialismo. Tras la primera lectura el proyecto se puso a consideración de los vecinos en audiencia pública, pero nadie se presentó para hablar sobre el tema.

En la sesión que desarrolló el pasado viernes 25, el bloque de Carlos Paz Unido, en soledad y a pesar de las críticas, le dio el aval definitivo.

‘Lamentablemente no hubo oradores en la audiencia pública y no hemos podido conocer la opinión de los vecinos’, arrancó diciendo la concejala Carina Fernández, quien tuvo a su cargo la tarea de respaldar el proyecto.

Precisó que el resultado financiero ‘da superávit, lo que implica que el municipio no necesita financiamiento para hacer frente a todas sus obligaciones’. Y que desde 2011 ‘la situación financiera pudo ir revirtiéndose, lo que garantiza seguir funcionando sin depender mayormente de la situación económica externa’.

‘Para el tribunal de Cuentas y la Auditora de Gestión la cuenta refleja razonablemente lo sucedido a nivel de gestión’, subrayó.

Desde la oposición, Jorge Lassaga esbozó una serie de fuertes críticas ‘en dos aspectos, uno técnico legal y otro político’.

Usó como base el dictamen en disidencia firmado por el vocal de tribunal de Cuentas por la minoría, Daniel Viale, quien cuestionó, entre otros puntos, la utilización del sistema de becas, el pago de los sueldos de los directores de Carlos Paz Gas, el convenio con Cotreco, y expedientes de publicidad institucional.

‘Cómo se pretende que este proyecto sea aprobado por nuestro bloque, cuando la clave está en que los argumentos se refuerzan en cada oportunidad en que los concejales de la minoría han solicitado información y el oficialismo la ha negado.

Falta mucha transparencia. La decisión política es negar información sistemáticamente’, acusó.

A partir de los datos esgrimidos (la partida correspondiente a recolección de residuos se ejecutó al 100%) interpretó que ‘Cotreco ha sido la gran beneficiaria a costa de sostener la presión tributaria y el único responsable es CPU’.

Luego se refirió al manejo de las cuentas de afectación específica de origen municipal, de donde salieron 136 millones de pesos imputados como gastos por el Covid.

‘Hay una decisión política de CPU de utilizar esas cuentas para financiar el gasto y no para lo que fueron creadas. Si las partidas de Salud y Desarrollo Social fueron subejecutadas en un 70 y 60& respectivamente, y se usó dinero por el Covid de las cuentas de afectación específica, está más que claro que financian otros gastos’, señaló.

‘Reclamamos un manejo transparente. Se trata de plata de los vecinos para hacer obras que no se hacen’, insistió.

Fernández volvió a hacer uso de la palabra para responder a algunos cuestionamientos. Por caso, sostuvo que el sistema de becas respeta lo regulado por ordenanza y que los directores de Carlos Paz Gas ‘cobran sus honorarios de la sociedad y a su vez tienen contratos por asesoramiento al ejecutivo en todo lo que excede a sus funciones’.

Sobre la pauta oficial cuestionada argumentó que el intendente ‘invita a los turistas a visitar la ciudad, pero no hace publicidad de manera personal’.

‘Llama la atención que se cuestione la promoción turística’, afirmó.

Mariano Melana (CPU), por su parte, le respondió directamente a Lassaga al afirmar que lo que se estaba tratando era el análisis ‘técnico legal de cómo se gastó la plata, si el procedimiento fue hecho en forma correcta, y no si le gusta o no al concejal’.

‘Esa discusión política debe darse cuando se trata el Presupuesto’, arremetió.

Defendió la ‘transparencia’ de la gestión y recordó que este año se conoció la sentencia a los extribunos de Cuentas condenados por peculado por hechos ocurridos en 2006.

‘Ya sabemos qué pasa cuando no se gasta en forma correcta y se malversan los fondos’, disparó.

El proyecto fue puesto a votación y aprobado únicamente con los siete votos del oficialismo.

Nota correspondiente a la edición n° 566 del periódico La Jornada, del 30 de junio de 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here