Australia impuso este jueves un confinamiento de emergencia para los más de cinco millones de habitantes de Melbourne, su segunda ciudad más poblada, y el resto del estado de Victoria, para contener un brote de la variante india del coronavirus.

La orden de permanecer en las casas regirá al menos siete días, dijo premier en funciones de Victoria, James Merlino, luego de que el foco infeccioso local se duplicó a 26 casos de un día para otro, una cifra insignificante comparada con la de otros países.

“En el último día hemos visto más evidencia de que enfrentamos una variante altamente infecciosa del virus, una variante preocupante que avanza más rápido de lo que hemos detectado”, dijo Merlino sobre la variante india del coronavirus.

El confinamiento busca trazar el origen de los casos nuevos, y la medida únicamente permite que los pobladores salgan de sus casos por motivos esenciales, incluso para recibir la vacuna contra el virus, agregó Merlino, informó la agencia de noticias AFP.

Esta es la cuarta vez que Melbourne entra en confinamiento desde el inicio de la pandemia, y llegó a pasar cuatro meses bajo duras medidas de restricción el año pasado.

En los últimos meses, Australia tuvo pocas medidas de contención debido a que logró contener la propagación del coronavirus, pero críticos señalan que la lentitud en la aplicación de vacunas dejó a la población expuesta a nuevos brotes.

Australia, con 25 millones de habitantes, acumula unos 30.000 casos de covid-19 y al menos 1.000 muertes, en su mayoría en el estado de Victoria.

Télam

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here