Tras casi 20 años al frente de la prestación del servicio de cloacas en la Cuenca Norte, la Asociación Regional de Cooperativas (ARCOOP) dejará de ser la prestadora -a través de la firma Cuencas Serranas- en Valle Hermoso, La Falda, Huerta Grande y Villa Giardino.

La decisión se tomó tras concretarse el despojo del servicio de agua a la Cooperativa Integral por parte del municipio de Villa Carlos Paz. Durante años, la COOPI lideró la gestión de ese servicio en el norte de Punilla con recursos económicos, logísticos y técnicos que permitieron emprender una importante tarea de saneamiento.

“Tenemos que valorar a ARCOOP como una herramienta de gestión social. Las cooperativas del Valle de Punilla, encabezadas por la COOPI, tomaron el compromiso de encarar una gran política de saneamiento del valle teniendo en cuenta que el paisaje es nuestro principal protagonista”, recordó Gustavo Llanes, presidente de ARCOOP en diálogo con VillaNos Radio.

A fines de 2002, el Gobierno de la Provincia anunció que sería esta agrupación de cooperativas la que se haría cargo de la operación de las plantas de tratamiento de líquidos cloacales de Valle Hermoso y La Falda luego de que la empresa francesa Suez y la española Aguas de Bilbao, se bajaran del proceso de licitación.

ARCOOP, que ya había presentado un proyecto para hacerse cargo del servicio, asumió la concesión en diciembre de 2002 y comenzó a operar las plantas en los primeros meses de 2003. La situación no era sencilla. La planta de La Falda, construida allá por los ´70 y refuncionalizada a mediados de los ´80, se encontraba en una situación de semi abandono con barros acumulados, cañerías obstruidas, y una región en pleno crecimiento demográfico que demandaba el servicio con urgencia. Se trató de un paso fundamental en el marco del Plan de Saneamiento de la Cuenca del San Roque que lanzó la Provincia en el año 1999.

La creación de una sociedad anónima para otorgar la concesión fue por sugerencia del gobierno provincial, por eso Cuencas Serranas S.A. es la figura societaria comercial que representa la unión de estas instituciones integrantes de la asociación de cooperativas.

“ARCOOP representa una concreta y efectiva prestación del servicio que contribuyó de forma específica, determinada y constante al verdadero saneamiento de la cuenca. Lo demás ha sido discusión y desencuentro”, reconoció Llanes y habló de distintos grados de responsabilidad, pero endilgan un peso mayor a la decisión que ha tomado el gobierno de Villa Carlos Paz al despojar a la COOPI del servicio de agua, que brindó desde su origen como cooperativa y durante 57 años.

“No soy yo la persona que está en las mejores condiciones para dividir responsabilidades. Pero vemos que la gestión local de Villa Carlos Paz tiene una posición bastante concentrada en lo propio y ha hecho que este proyecto de integración regional de servicios a escala con eje en el bien común se vea amenazado, comprometido y hoy sin financiamiento”, expresó.

Ante esta situación desde ARCOOP dirigieron una nota al gobierno de la provincia de Córdoba advirtiendo que no se podía seguir adelante con la prestación. “En prevención de posibles inconvenientes, se ponía a disposición el servicio en manos de su titular que es el gobierno de la provincia de Córdoba. Lo hicimos fundamentalmente pensando en los puestos de trabajo de las personas que están afectadas a la prestación y para que el titular tenga la oportunidad de elaborar sus decisiones y programar acciones”.

Llanes dijo que oficialmente aun no tienen respuestas, sin embargo, hace unos días el intendente de La Falda, Javier Dieminger, afirmó que la provincia se comprometió a asumir el servicio durante un mes (ver aparte).

Al ser consultado sobre si detrás de todas estas decisiones políticas existen intentos de que el servicio de cloacas pueda ser privatizado, Llanes contestó: “El capitalismo tiene el instinto y la necesidad vital de buscar la renta donde la pueda encontrar. Es lo de siempre. A veces hay condiciones ideales y a veces no. En este caso, el sistema solidario le plantea al sistema capitalista una disputa, sobre cuando tiene elevados niveles de eficiencia. Acá se tuvo que construir esa eficiencia desde la nada”.

Llanes dijo también que son 22 trabajadores los involucrados en la prestación del servicio. “Está el compromiso de todos de poner en primera prioridad la mantención y el cuidado de las fuentes de trabajo”, afirmó y precisó que la responsabilidad principal de esa decisión está en manos del gobierno provincial.

“El equipo humano de Cuencas Serranas es para brindarle el mayor de los reconocimientos. Este es un trabajo difícil. Tanto en lo técnico-operativo como en lo administrativo, se requiere de un compromiso especial”, remarcó.

Sobre el futuro de ARCOOP, Llanes dijo que se tiene que resolver colectivamente entre las 13 cooperativas que la integran. “Como toda entidad democrática, nos reuniremos, haremos un balance y le daremos un nuevo contenido o no a esta herramienta institucional. Indudablemente la decisión será fruto de un análisis y un balance”, dijo.

Haciendo una evaluación de los casi 20 años de prestación, Llanes destacó la construcción colectiva lograda entre cooperativas de todo el Valle de Punilla y los resultados ambientales en materia de saneamiento. “Se han removido centenares de toneladas de materia contaminante y eso es un aporte concreto inestimable a la calidad de vida de la gente. Hemos demostrado que es posible aportar al saneamiento mediante una herramienta solidaria y sin fines de lucro”.

En este sentido, sobre el hecho de que no se pueda continuar con esta experiencia de gestión, Llanes lamentó los desencuentros políticos. “Nos queda una sensación agridulce, porque queda claro que con más esfuerzo se puede hacer mucho más. Duele el desencuentro, porque lo que está en juego es la calidad de vida de la gente. Además 20 familias que no sabemos cuál será su destino y tenemos un proyecto de saneamiento colectivo y solidario, trunco. Se había logrado una alianza estratégica entre Estado y entidades de la economía social, y todo esto tiene un sabor agridulce.

Javier Dieminger: “La provincia se hará cargo del servicio, por lo menos por un mes”

El intendente de La Falda, Javier Dieminger, habló con los medios de prensa de esa ciudad y expresó que según trascendidos el gobierno provincial se haría cargo de la prestación del servicio de cloacas en la Cuenca Norte (que involucra a las comunidades de Valle Hermoso, La Falda, Huerta Grande y Villa Giardino) “por lo menos, por un mes”.

“La provincia se hará cargo del servicio, por lo menos por un mes. En ese mes se tendrán conversaciones con los municipios para ver como llevamos adelante el servicio. Pero, momentáneamente, para salir delante de esta coyuntura, la provincia de Córdoba se hará cargo del servicio para poder mantenerlo. No sé si la opción será municipalizarlo, pero obviamente charlaremos sobre esto”, dijo.

Consultado sobre si es conveniente municipalizarlo, Dieminger contestó: “No sé si es conveniente. Es un tema importante. Nosotros hemos recorrido con el viceintendente la planta de La Falda, que funciona en óptimas condiciones. Pero obviamente los empleados nos dijeron que, si no llegaba la financiación de algún sector, esto en un mes podía llegar a dejar de funcionar, con lo que implica la posibilidad de contaminar el río. Nosotros no queremos eso. Por suerte la provincia fue la que primero actuó y dijo que el primer mes se haría cargo y luego veremos qué podemos encontrar con los municipios para llevar adelante este servicio”.

Nota correspondiente a la edición n° 565 del periódico La Jornada, del 26 de mayo de 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here