Para Alejandro Eguiguren, exgerente General de la COOPI, desde que el municipio se hizo cargo del servicio de agua, hace casi dos semanas, Villa Carlos Paz volvió ‘a la prehistoria de la prestación’.

En un posteo en Facebook, Eguiguren mostró un hacha improvisada que tuvo que fabricar uno de los trabajadores que absorbió el municipio ya que no les proveen herramientas para desarrollar sus labores.

‘Esta es el hacha que tuvo que fabricar (con un hierro aleteado de construcción y una planchuela) el compañero de la COOPI, hoy traspasado al municipio, porque no tienen herramientas. No tienen hachas para cortar las raíces de los árboles, ni picos de punta y hacha, no tienen ropa de trabajo, ni botas ni botines, no tienen obra social, no tienen ART, no tienen el alta temprana. Están trabajando en forma ilegal’, denunció.

Tampoco tienen ‘captores para tomar lecturas de medidores, salen con lapicera y papel a hacerlo, no tienen electricidad en las oficinas, no tienen sistemas por lo que trabajan con planillas Excel’.

‘Volvieron a la prehistoria de la prestación del servicio. No tienen protocolos sanitarios, no les dan alcohol, ni mascarillas. ¡¡¡¡Una vergüenza total!!!! Y pensar que desde el 2017, cuando salió el ilegal y nefasto fallo del Tribunal Superior de Justicia dijeron que estaban en condiciones de tomar el servicio de agua’, reflexionó.

Esta extrema precarización de las condiciones laborales de los trabajadores vinculados al servicio de agua, hoy en manos del municipio, quedó evidenciada en las dos últimas reuniones mantenidas en el ministerio de Trabajo de la provincia.

Por este motivo este miércoles se desarrolló una audiencia convocada por el Sipos donde se advirtió que los 83 trabajadores traspasados están ‘en negro’ y advirtieron sobre una escalada del conflicto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here