Libertad Leblanc falleció a los 83 años luego de sufrir complicaciones de salud durante varios meses. Desde el mes de marzo se encontraba en su domicilio luego de recibir el alta de internación. Su estado de salud era muy delicado. Su hija Leonor, vive en Suiza y está tratando de viajar a la Argentina para despedirse de ella, según difundieron medios porteños. 

Durante el mes de marzo, la actriz fue internada debido a neumonía. Luego regresó a su domicilio y murió debido a un cuadro de salud delicado que se había deteriorado con dificultades cardíacas y renales sumado a que tenía Alzheimer.

Una rubia inusual

Libertad Leblanc saltó a la fama en la década del ´60 como “la rival de Isabel Sarli”. En ese momento buscaban el podio la morocha y la rubia. De chica, Leblanc quiso ser periodista pero el mandato familiar la obligó a estudiar magisterio. Llegó a publicar algunas notas en un diario bonaerense llamado El Oeste. Enseguida, el primer premio del concurso de belleza Miss Citrus le abrió las puertas al modelaje y a las fotonovelas.

La actriz comentó una anécdota que sucedió en Venezuela y que marca el inicio de su carrera artística. En diálogo con Marta Dillon, supo detallar: “Conocí a un periodista de ese país en el Instituto de Cine, yo siempre andaba por ahí buscando trabajo. Me vio hermosa, tan blanca, y dijo que había que llevarme al festival porque se necesitaba gente nueva. Las estrellas eran Graciela Borges, Gilda Lousek y Elsa Daniel, todas mujeres lindas y con aspecto de ingenuas. Pensé bastante qué hacer en ese festival y se me ocurrió ponerme un bikini rojo chiquitito a lunares blancos, y mientras le hacían notas a Graciela al lado de la piscina me saqué el vestido como si fuera a tomar un baño. ¡Para qué! ¡Fue un escándalo! Se me vinieron todos los periodistas al humo, los productores pedían películas mías, no podían creer que nunca hubiera filmado”. La anécdota sucedió en el hotel Tamanaco de Caracas, según publica La Nación. 

En su trayectoria llegó a filmar 30 películas en la industria cinematográfica argentina entre 1960 y 1989. También trabajó para la industria mexicana.

La actriz fue un símbolo sexual de las décadas de 1960 y 1970, participando en cintas con escenas de desnudez y contenido sexual mayormente ingenuo. Su primer protagónico llegó con “La flor de Irupé” un éxito de taquilla, luego llegó el film “Acosada” (1964). 


Fuentes La Nación / Wikipedia / Cba24n

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here