El pasado lunes al mediodía, la zona de la Aerosilla se vio convulsionada por un importante operativo en el marco de la investigación del crimen de Andrea Castana, ocurrido el 11 de marzo de 2015 en el Cerro de la Cruz.

El despliegue estuvo encabezado por el fiscal de Instrucción de segundo turno, Ricardo Mazzuchi, contando con la participación de personal de la Policía Científica y peritos del Poder Judicial, más el apoyo de efectivos de la departamental Punilla que cercaron completamente el lugar.

También estuvieron presentes la mamá de la joven, Alicia Villafañe, el papá Luis Castana y el abogado de la familia, Carlos Nayi.

Aunque rige el estricto secreto de sumario, tanto Nayi como Castana confiaron en que las pericias realizadas permitirían esclarecer el aberrante hecho, en la línea del ‘crimen por encargo’ que implica un autor intelectual y uno o más autores materiales que impulsó la querella desde el principio.

Se trata de imágenes y audios captados por las cámaras de seguridad ubicadas en el ingreso a la Aerosilla.

Cabe recordar que el miércoles 11 de marzo de 2015, Andrea Castana (35) dejó a sus hijos en el colegio y encaró una caminata por el sendero que lleva a la cima del Cerro de la Cruz en Villa Carlos Paz. Nunca bajó. Dos días después de una intensa e irregular búsqueda, su cuerpo fue hallado sin vida con signos de agresión sexual a pocos metros de la estación número nueve del Vía Crucis.

Había sido violada y estrangulada.

A más de seis años de este brutal hecho la causa no registraba avances significativos. Hasta ahora.

‘Estamos encaminados. Estoy 100% seguro de que se va a resolver’, señaló Luis Castana a los medios presentes.

Para el papá de Andrea, todo cambió en la investigación desde lo que definió como su ‘episodio’ en la puerta de la fiscalía el 25 de agosto de 2020. Aquel día amenazó con quitarse la vida colgándose de una soga si el fiscal no firmaba un petitorio con una serie de requerimientos.

‘A partir de allí cambió todo de un día para el otro. Hasta esa época se decía que el asesino de Andrea era un violador ocasional, una mentirita que mantuvieron 5 años y medio o más. Hoy, gracias al apoyo de Mazzuchi, Nayi y otra gente, estamos cerca. Puede haber novedades en breve. Va a saltar la perdiz en cualquier momento’, resumió.

En este punto remarcó que se mantiene firme en su teoría de que el autor intelectual del crimen está en el entorno cercano de Andrea. ‘Lo sigo sosteniendo desde el primer día’, reforzó. También hizo referencia al ADN que dio negativo sobre una persona que él había pedido que sea incluida en la causa.

‘No importa si dio negativo. Definitivamente esa persona está involucrada’, afirmó.

Nayi, por su parte, ofreció precisiones sobre las pericias. ‘Se trata de una inspección judicial ordenada por la fiscalía de la que participan todos los gabinetes especializados de Policía Judicial: video, audio y planimetría.

Luego de un trabajo arduo (25 cuerpos de expedientes y más de 5700 fojas) la investigación comienza a dar resultado. Estamos en la recta final y es muy importante lo que puedan hacer los peritos con las cámaras que están en la base de la Aerosilla.

Qué se escuchó, qué se captó en las imágenes y si eso se corresponde con datos que ya han sido incorporados al expediente’, precisó.

En este punto Nayi remarcó que, ‘desde un primer momento esta querella anunciaba que la hipótesis que sobrevivía sobre otras, sin descartar las que estaban a su alrededor, era la de un crimen por encargo.

Se está consolidando esa hipótesis y seguiremos trabajando’.

Consultado sobre por qué se demoró tanto tiempo en realizar estas pericias, el abogado explicó que recién ahora ‘se terminaron de procesar luego de miles de horas de observación algunos audios e imágenes que luego de culminada esa tarea, habilitaron que se ordenaran estas medidas’.

Descartó que se dispongan nuevos cotejos de ADN (se hicieron alrededor de 100, dijo, todos con resultado negativo) y enfatizó que solo ‘falta procesar esta última información y cotejarla con los datos que existen en el expediente’.

‘Estamos en el epítome de una investigación ardua, profunda y compleja, sobre una hipótesis que la querella sostiene: estamos hablando de un autor intelectual y personas que actuaron desde la actividad propia de un sicariato en la ejecución final con el objetivo de remover un obstáculo. El obstáculo era Andrea Belén Castana.

Y cuando hablamos de un obstáculo hablamos de una persona que molesta, que genera inconvenientes en la vida cotidiana de otra’, detalló.

Nayi coincidió con Luis Castana en cuanto a que estas últimas medidas permitirían identificar tanto al autor material como al intelectual del crimen.

Por último recordó que, ‘siguen imputados con la misma calificación que desde un principio’, cuatro personas: la expareja de Andrea, Juan Manuel Lazzaroni, está acusado de ‘homicidio agravado por femicidio’, Diego Luján y Fernando Villa por supuesto encubrimiento agravado, y Omar González por homicidio agravado, abuso sexual y robo.

Cabe recordar que Luján colaboró en la búsqueda de Andrea y Villa fue quien dio aviso a la Policía al escuchar un grito en el cerro. González, en tanto, fue detenido en junio de 2015 por otro hecho y al contar con ‘frondosos antecedentes’ fue vinculado con la causa.

Ninguno de los cotejos genéticos de los acusados coincide con los restos encontrados en la escena del crimen.

– ¿Alguno de los imputados está más comprometido a partir de las pericias?

– ‘No puedo contestar eso’, se excusó Nayi.

Nota correspondiente a la edición n° 564 del periódico La Jornada, del 28 de abril de 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here