Después de un impasse de cuatro meses, el oficialismo llevó a votación en el Concejo de Representantes el proyecto para crear una sociedad anónima con la Cooperativa San Roque para la prestación del servicio de gas natural en Villa Carlos Paz.

El debate se dio en la sesión del jueves 18 de marzo. Allí, por mayoría, el Cuerpo Legislativo aprobó la creación de VCP Gas. A los siete votos del bloque de Carlos Paz Unido (Soledad Zacarías, Sebastián Guruceta, Carla Livelli, Leonardo Villalobos, Carina Fernández, Mariano Melana y Patricia Morla) se sumó el de Natalia Lenci (UCR) para llegar a los 8 y conformar la mayoría agravada que exige la Carta Orgánica.

“Lo que se está promoviendo es un concepto de gas social, con protagonismo del Estado por 15 años. Esto significa que el vecino no abona la obra antes sino después de que haya sido finalizada. Esto permite mejorar la calidad de vida de los vecinos y potenciar el turismo de nuestra ciudad”, argumentó la edila oficialista Carina Fernández.

Vale decir que esas premisas de trabajo también estaban vigentes en la empresa Carlos Paz Gas (integrada por el municipio y la Cooperativa Integral). En su intervención la concejala recordó que el contrato de concesión con esta subdistribuidora venció en marzo de 2019, y el contrato societario en noviembre de 2020. Y reiteró que el gobierno de CPU ha dado por concluido todo vínculo contractual con la COOPI, por eso está impulsando la creación de otra empresa.

En contra de la iniciativa se expresaron Gustavo Molina (Capaz), Carlos Quaranta (CPI), Jorge Lassaga (CPST) y Daniel Ribetti (CPD). Con esta sociedad, el municipio pretende mantener la prestación del servicio de gas natural en Villa Carlos Paz, hoy en duda ante la caducidad de la empresa Carlos Paz Gas (CPG), ya que se encuentra en proceso de liquidación.

Desde la oposición hubo fuertes críticas a la propuesta y se enfatizó, entre otros aspectos, que encierra la idea de habilitar la incorporación de socios privados, lo que fue negado por el oficialismo.

Vale recordar que la sociedad tendrá 51% de acciones clase A (reservadas para personas de derecho público, en este caso únicamente la municipalidad de Villa Carlos Paz) y 49% de acciones clase B (que pueden estar en manos de personas de derecho privado o de derecho público). De estas, el 24% será para el municipio y el 25% restante para la Cooperativa San Roque, aunque eventualmente podría venderlas al sector privado.

A diferencia de lo establecido para CPG, en la sociedad VCP Gas solo será el Ejecutivo el que defina a los integrantes del directorio y a los síndicos. En este sentido, Lassaga criticó que se esté delegando funciones y que esto tiene como consecuencia el incremento del personalismo y la discrecionalidad. 

“Se está creando un empresa sin control por parte de las minorías y del Concejo de Representantes. Una empresa que va a funcionar por sí sola y de acuerdo a lo que resuelva solo el departamento Ejecutivo. Este es un tema trascendente para la ciudad, pero la voluntad del gobierno es no construir un diálogo serio, real y solo decidir de manera unilateral”, expresó y cuestionó la falta de planificación del gobierno al dejar vencer todas las fechas e impulsar en soledad la discusión de la creación de una empresa que estará a cargo de un servicio público esencial durante 15 años.

“Esto es una muestra cabal de la improvisación absoluta, implementada con una puesta en escena de las cuales ya nos tiene acostumbrados el departamento Ejecutivo”, remarcó.

También se cuestionó la capacidad legal, institucional y técnica de la Cooperativa San Roque para conseguir los avales correspondientes para la firma del contrato respectivo y para la efectiva prestación del servicio.

“Sería adecuado poder hablar con los representantes de la Cooperativa San Roque para saber cuáles son sus objetivos, su estructura y su capacidad para ser parte de la prestación del servicio”, demandó el concejal Quaranta y reiteró el pedido de diálogo para construir consensos y llevar adelante decisiones que trascienden a una gestión de gobierno.    

“Se intenta instalar la idea de la VCP Gas será lo mismo que Carlos Paz Gas, pero sin la Cooperativa Integral. Que su lugar será reemplazado por otra cooperativa, que tendría todas las virtudes que la COOPI no tiene: regularidad, legalidad, capacidad técnica, apertura hacia los vecinos y especialmente la obediencia a las órdenes del gobierno de turno. De esto último estoy convencido. Del resto, permítanme dudar y fundadamente”, añadió el edil.

El voto que resultó llamativo en la sesión fue el de Lenci. A la hora de fundamentarlo, la representante del radicalismo reconoció que el gobierno de Carlos Paz Unido tiene decidido eliminar toda participación de la COOPI en la prestación de servicios públicos de la ciudad.

“A pesar de no compartir este criterio, soy una mujer respetuosa de la democracia y de la institucionalidad. Por eso hoy nos encontramos en una situación dicotómica y debemos asumir una posición seria y responsable. De la decisión que tomemos dependerá el futuro del gas para nuestra ciudad”, comenzó alegando.

Luego centró su argumentación en que la alternativa latente es la privatización del servicio y que esto debe evitarse. “El municipio propone una sociedad con la Cooperativa San Roque y el ENARGAS especula con entregar la subdistribución a ECOGAS, una empresa privada. Entre las dos posiciones, la única favorable para los vecinos es que continúe el municipio y de esta manera poder garantizar la construcción de lo que falta terminar de la obra de los 19 barrios con el superávit de la empresa, que la obra continúe siendo de pago voluntario hasta el momento de la conexión, que podamos tener control de la empresa a través de los directores y de los síndicos clase A y que se garantice la fuente laboral de todos los trabajadores de CPG. Si el servicio llega a quedar en manos de ECOGAS, todos sabemos que se volverá a repetir la historia y que no se invertirá ni un sol centavo en la ciudad”, dijo.

Tras la aprobación en primera lectura, el Cuerpo Legislativo deberá convocar a audiencia pública para escuchar las opiniones de los vecinos. Y luego podrá avanzar con la aprobación en segunda lectura, también con mayoría agravada, para convertir el proyecto en ordenanza.

Nota correspondiente a la edición n° 563 del periódico La Jornada, del 31 de marzo de 2021.