La medida fue dispuesta por la fiscal Fabiana Pocchettino, quien los imputó como supuestos autores del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por su condición de uniformados.

Si bien no se descartan nuevas imputaciones, la funcionaria confirmó a La Voz las detenciones e imputaciones e indicó que el disparo, a priori, fue efectuado con un arma reglamentaria policial y que fue realizado por la espalda.

La bala que dio muerte al joven Juan Paredes le quedó en el tórax y dio en su corazón.

Además, como hay dos jóvenes heridos, la fiscal podría imputar a policías por el delito de lesiones agravadas.

Por lo pronto, el Tribunal de Conducta Policial puso en situación pasiva a cinco efectivos y a un subcomisario, jefe de zona, que no está imputado, se precisó desde la Justicia.

La fiscal y su equipo de trabajo toman declaración a testigos y trabajan en la zona a fin de determinar cómo fue que se originó todo.

Al parecer, según las primeras averiguaciones y el relato de los vecinos, los chicos estaban bebiendo en la plaza y uno de ellos se habría descompensado, por lo que fue llevado hasta el dispensario que estaba cerrado.

Eso dio inicio a una serie de incidentes frente al centro de salud, cuando aparecieron policías armados, hubo disparos y heridos. Joaquín recibió un balazo por la espalda y cayó muerto a los pocos instantes.

Tras el crimen, decenas de personas atacaron la subcomisaría y hasta un patrullero. Hubo serios daños.

Desde la Policía, en tanto, se señala que la Policía fue “salvajementre agredida”, según explicó el comisario Leonardo Páez Stelmach.

Cba24n

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here