Continúa la investigación por el asesinato del joven Valentino Blas Correas y este martes finalizó la pericia balística. El informe indica que la bala que mató al menor salió del arma del cabo primero Lucas Gómez y complica la situación del agente. 

El fiscal Jose Mana, a cargo de la causa, había imputado a Gómez por “homicidio calificado agravado” y “tentativa de homicidio”. Su compañero, Javier Alarcón, imputado por lo mismo, podría ver aliviada su situación y quedar solo en “tentativa”. 

En este marco, la fiscalía analiza nuevas imputaciones. Por un lado, podrían imputar a trabajadores de la Clínica Aconcagua por “omisión de auxilio”, una figura penal leve.

Y también a policías que participaron del operativo cuando el auto en el que iban los jóvenes ya estaba detenido en Colón y Corrientes. Los agentes habrían maltratado al conductor del vehículo y a su novia, con golpes y violencia psicológica. 

Cba24n

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here