Aunque ocurrió en el verano, recién ayer trascendió el caso de un automóvil de la flota municipal ‘supuestamente’ robado que apareció completamente destruido por el fuego en la ciudad de Córdoba.

El hecho se conoció a partir de un pedido de informes que elaboró el concejal Carlos Quaranta (CPI) y que cuenta con el apoyo de Gustavo Molina (Capaz), Jorge Lassaga (CPST) y Daniel Ribetti (CPD).

El proyecto de resolución pretende pedirle explicaciones al intendente Daniel Gómez Gesteira sobre esta situación, sobre todo teniendo en cuenta que se inició un sumario administrativo y se formalizó una denuncia penal.

Según pudo averiguar La Jornada, en el Palacio 16 de Julio tendrían identificado a quien retiró el auto del lugar donde estaba estacionado, en la misma municipalidad.

Fuentes allegadas al Juzgado de Faltas contaron que se trataría de un empleado que había sido despedido y que demostró su enojo de esta forma.

El automóvil Chevrolet Corsa dominio HAI 237 se utilizaba exclusivamente para el traslado de la médica laboral del municipio, dependiente del área Recursos Humanos.

Si bien el vehículo tiene un sistema de geolocalización, aparentemente fue bloqueado de tal forma que la señal se desvaneció en Costa Azul y luego se reactivó en la ciudad de Córdoba.

Asimismo habría filmaciones que demostrarían quién retiró el vehículo, y ya habrían sido aportadas a la fiscalía.

El tema será uno de los más candentes en la sesión de este jueves del Concejo de Representantes y habrá que ver si el oficialismo ensaya algún tipo de defensa ante las críticas por la laxitud de los controles o acepta aprobar el pedido de informes dada la gravedad de la situación.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here