Artículo 131 de la Carta Orgánica Municipal: Los proyectos de ordenanza que ingresen al Concejo de Representantes deben ser aprobados o rechazados en el término de cuarenta y cinco días hábiles administrativos, cuando provengan del Departamento Ejecutivo, del propio Cuerpo o del Tribunal de Cuentas y de noventa días hábiles administrativos cuando tengan otro origen. Por mayoría absoluta y por razones fundadas, el Concejo de Representantes puede decidir prorrogar estos plazos.

El oficialismo de Villa Carlos Paz viene incumpliendo sistemáticamente esta disposición de la Carta Orgánica. Los gobiernos de Esteban Avilés se caracterizaron por desconocer esta obligación de tratamiento de los proyectos que se presentan ante al Concejo de Representantes, y el intendente Daniel Gómez Gesteira no se queda atrás.

Así se desprende de la actividad legislativa que, hasta el momento, se ha registrado desde la asunción de los actuales ediles, en agosto pasado. Mayoritariamente las propuestas impulsadas por la oposición son derivadas a las diferentes comisiones donde ‘duermen el sueño de los justos’ indefinidamente.

Es el caso del proyecto presentado por Carlos Paz Despierta, a través del concejal Daniel Ribetti, para que Villa Carlos Paz Adhiera a la agenda 2030 de Naciones Unidas.

Tomó estado legislativo el pasado 22 de agosto y fue enviado a la comisión de Interpretación y Reglamento por los concejales del bloque de Carlos Paz Unido.

Pero el tiempo pasó y a pesar del expreso pedido, nunca fue tratado. Ante esto, el espacio que referencia Emilio Iosa analiza ir a la justicia.

“La adhesión a la Agenda 2030 no es un capricho de campaña ni un esnobismo político. El mundo está luchando a contrarreloj para aminorar los efectos el cambio climático y la Agenda 2030 es una hoja de ruta con metas y objetivos mensurables. Pareciera que el gobierno no entendió que cuando se niega a tratar esta adhesión, se está negando a elegir lo que va a ser inevitable: que el desarrollo será sostenible o no será en absoluto”, expresó Iosa.

Ribetti, por su parte, precisó que, “fue el primer proyecto de ordenanza que presentamos ya que es la base estructural de nuestra propuesta partidaria: un municipio sostenible. Pero los concejales del gobierno de Villa Carlos Paz decidieron enviarlo a Comisión y se niegan a tratarlo. Ya se vencieron los plazos establecidos en el reglamento interno del Concejo y estamos analizando presentar una demanda ante la justicia”.

“No vamos a consentir esta flagrante vulneración a la democracia. Propusimos una ordenanza de adhesión que está siendo aprobada por miles de municipios en todo el mundo y sólo pretendemos que el gobierno de Villa Carlos Paz se pronuncie diciendo sí o no. El limbo político no será jamás el lugar para las propuestas de Carlos Paz Despierta”, finalizó.