La frase, palabras más, palabras menos, se escucha casi a diario en las distintas áreas del municipio y muestra cómo, favorecidos por un esquema de empleo altamente precarizador, becados, contratados y empleados son ‘invitados’ a formar parte de la militancia política del oficialismo.

Las caminatas de los sábados son moneda corriente desde hace tiempo, pero en las últimas semanas los grupos de WhatsApp desde donde se coordinan las salidas están al rojo vivo.

Cuentan algunos que quien se puso al frente de la tarea de ‘persuadir’ a los empleados sobre los ‘beneficios’ de participar de la actividad proselitista es el responsable de la dirección de Recursos Humanos, Roberto Buzurro. Todo un mensaje para quienes, en un contexto de crisis, necesitan conservar el trabajo a cualquier precio, y su nombramiento depende de la arbitrariedad de una sola persona.

Nota correspondiente a la edición n° 538 del periódico La Jornada, del 27 de febrero de 2019.