El análisis detallado del presupuesto 2018 deja muchos aspectos para reflexionar. O advertir.

En este caso, vamos a hacer referencia al aumento del 50% en los montos que limitan la contratación directa por parte de los diferentes funcionarios. También se incrementan, en igual proporción, los valores correspondientes a los concursos privados y públicos de precios y licitaciones.

El proyecto de presupuesto que envió el intendente Esteban Avilés al Concejo de Representantes para 2018 suma 1.247.252.060 pesos, lo que representa un 32,5% más que el presupuesto aprobado en diciembre de 2016 para este año ($ 941.453.907).

La propuesta para la tarifaria, en tanto, es de un aumento en las tasas municipales que roza el 24%.

Sin ninguna correlación (ni explicación), el incremento en el límite para las contrataciones directas es del 50%.

Así, los directores pasan de $ 50 mil a $ 75 mil, los secretarios de $ 100 mil a $ 150 mil, el intendente de $ 300 mil a $ 450 mil, el presidente del tribunal de Cuentas y el defensor del Pueblo de $ 100 mil a $ 150 mil, y la titular del Concejo de Representantes de $ 150 mil a $ 225 mil.

Los concursos privados de precios aumentan de $ 1.500.000 a $ 2.250.000, los concursos públicos de precios pasan de $ 5.000.000 a $ 7.500.000, la compra directa en remate público pasa de $ 2.500.000 a $ 3.750.000 y la licitación pública que se debía hacer si el monto superaba los $ 5.000.000 ahora sube a $ 7.500.000.

La contratación directa elimina la competencia y deja en manos de la discrecionalidad de los funcionarios decisiones sobre montos importantes.

Así, cada vez más compras o contrataciones de obras se realizan en el municipio sin tener en cuenta la posibilidad de comparar con otras propuestas. Los proveedores que están en sintonía con los respectivos funcionarios, de parabienes.

Si el Concejo decide apoyar a Avilés también en este punto no hará más que seguir transitando un camino que aleja a la gestión, cada vez más, de una transparencia que si bien es declamada en los discursos, en la práctica quedó reducida a un slogan vacío de contenido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here