Por Valeria Flesia

Costa Azul Norte se encontró un día con que no todo lo que parecía efectivamente era. Este choque abrupto con la realidad se manifestó en distintos episodios: el adoquinado de la calle Vespucio que se anunció con gran pompa y significa para los frentistas erogaciones impagables con la sospecha de que se favorece a comercios costeros involucrando en el pago a los habitantes de toda una calle.

Tres situaciones casi paralelas suman al pavimento: el agua y el tanque desconectado, el gas con el avance de obra aprobado sin avanzar y el presupuesto participativo con horas de reuniones y de promesas sin que las obras votadas aparezcan.

Como supo decir un vecino ante el aluvión de camiones y materiales del Rally Mundial que atravesaba el corazón del barrio: “En Costa Azul Norte pertenecemos a una especie de barrio privado. Estamos privados de gas, de cordón cuneta, de poder transitar libremente…”.

 

Preguntelé al Gran Bonetón

Los problemas relacionados con la posible pavimentación son de larga data pero podría ponerse una fecha, hace tres años aproximadamente, cuando, a través del Centro Vecinal, se presentó una nota al municipio reclamando esa mejora para algunas calles.

Largo tiempo durmió ese reclamo hasta que, luego de las elecciones del 2015 arrancó una especie de furia pavimentadora. En escasos meses se elaboró la ordenanza en el Concejo de Representantes, se dejó de lado lo que decía aquella presentación inicial que reclamaba la adhesión a la ordenanza nº4299 que exige la firma del 70% de los frentistas  como aval para el inicio de la obra. Se dejó de lado, asimismo, el tipo de obra que planteaban los vecinos, más sencilla con veredas más anchas, y se aprobó como de “interés público y pago obligatorio” una calle de ocho metros, “una avenida”, dicen los que la tienen que pagar.

Para el adoquinado de calle Vespucio se llamó a audiencia pública el 15 de septiembre de 2015. No asistió ningún vecino, hoy dicen que ninguno de ellos se enteró pero hubo una vecina representando al barrio, la presidenta de ese entonces del centro vecinal de nombre Susana.

En aquella audiencia, Susana dijo ante la prensa: “hablé sobre la pavimentación de la calle Vespucio, lo cual es sumamente necesario porque es el ingreso al Club Náutico Córdoba donde se realizan competencias provinciales, nacionales e internacionales. Es una vergüenza que esa calle siga siendo de tierra, hay gente que ha puesto la casa en venta porque no pueden vivir de la tierra que hay”. Abogando por la causa de los clubes, esta vecina seguramente desconocía que, por lo menos, uno de estos clubes tan beneficiado que sólo tiene un portón de ingreso va a pagar 15 mil pesos por el adoquinado, mientras que un vecino cercano deberá pagar 140 mil, otro 100 mil y el que menos 85 mil, 50% de contado y el resto en cuatro cuotas.

Factura adoquinado Costa Azul NorteAnte la llegada compulsiva de las boletas de pago, un grupo de vecinos solicitó una audiencia con Luis Piñeiro del área de Obras Públicas. Sólo tres de ellos fueron recibidos. Se ve que la oficina es exigua, y volvieron tal como fueron. El funcionario les explicó que la ordenanza había sido correctamente ejecutada con doble lectura y audiencia pública y que ya no había nada que hacer. Consultado sobre la declaración de interés público y, específicamente, cuál era el público interesado al que se estaba haciendo referencia, el funcionario no pudo explicarse ni tampoco supo por qué se decidió por este tipo de obra con una calle tan amplia y onerosa. “¿Pero entonces a quién le pedimos ayuda ante esta situación?” Silencio mortal, pague o marche preso.

Un vecino de Vespucio describe muy claramente la situación que ha motivado la presentación ante el Juzgado nº2 en Córdoba Capital de un recurso de amparo con la firma de, por lo menos ocho frentistas de la calle adoquinada que ven hoy vulnerados sus derechos: “Una noche me acosté tranquilo y feliz a dormir y, al levantarme a la otra mañana, le debía a una empresa privada una cifra impagable por una deuda que nunca contraje y que el Estado decidió que obligatoriamente debo pagar”.

Otra de las perjudicadas indica: “si no pagamos, la ordenanza dice que la empresa puede ejecutarnos nuestros bienes, es un abuso de autoridad. Hemos, además, informado a los vecinos de calles Guastavino y  Ginastera porque notábamos movimientos parecidos para hacer lo mismo. Hay una creencia en los municipales de que en este barrio podemos pagar, tenemos plata para pagar lo que a ellos se les dé la gana y pueden pasarnos por arriba como si no existiéramos”.

El recurso presentado por los vecinos ya está en la Justicia, también, según indicaron, han hecho una presentación ante el defensor del Pueblo: “Pedimos una audiencia con el intendente antes de presentar este recurso en la Justicia. Si hubiera tenido el interés de atendernos esto podría haberse frenado pero ni siquiera nos contestaron los llamados así que fuimos a buscar a alguien que nos tome en cuenta”.

 

Más desencuentro con el circo participativo

Este sábado 20 de agosto un grupo de vecinos autoconvocados de Costa Azul Norte se reunieron para poner en común lo escuchado durante la asamblea del presupuesto participativo realizada por la Municipalidad y convocada por el centro vecinal hace unos días. La iniciativa nació luego de que una vecina compartiera a través de redes sociales que lo escuchado durante la reunión los había dejado perplejos, a tal punto que sus sentimientos se resumían en el siguiente enunciado: “existe la posibilidad de que en esta absurda comedia nos estén tomando por idiotas”.

El presidente del centro vecinal, Eduardo Sastre, estuvo presente durante la reunión de autoconvocados y fue informado sobre la exaltación de los vecinos. Concretamente, durante la reunión se habló del tanque de Costa Azul construido y nunca habilitado y grande fue su sorpresa cuando les contaron, lo hizo el propio Luis Piñero, jefe de obras públicas, que hay un problema de cañerías que se deben cambiar entre calle Tucumán y Gabriela Mistral y que por eso no se habilita el tanque pero que la ‘muni’ no tiene plata para hacer esos arreglos.

Entonces, con gran habilidad y de manera “informal”, los funcionarios sugirieron que los vecinos junten la plata que les corresponde del presupuesto participativo 2013, 2014, 2015 que estaría rondando los cuatro millones, por obras que cada vez que hay asamblea del PP les hacen pensar, discutir y votar pero que nunca se realizaron, y que deriven todo para hacer esas cañerías. Entre las obras que se pidieron por el PP de los años anteriores está la sistematización del agua con lagunas de contención y desagües para la calle Padilla, un problema gravísimo que ameritaba una solución urgente, también se había pedido iluminación y arreglos de la sede y posta policial.

Todo importante, todo necesario, no se hizo nada.

“Resumiendo -dice una vecina- la municipalidad decide cómo, cuándo, cuánto y dónde destinar los fondos que según presupuesto participativo nos corresponderían pero antes nos hacen hacer el ridículo reuniéndonos, proponiendo y tomándonos el pelo con esta pantomima”.

En vista de la indignación y del desconcierto reinante en torno a este tema particular del tanque y sus cañerías, los autoconvocados este sábado decidieron presentar una nota confeccionada por una abogada vecina del barrio para que, vía centro vecinal, sea presentada ante el municipio y ante la Coopi. Lo que piden es que se les explique cuál es el estado de situación del barrio con respecto al agua y cuáles serían las soluciones de aquí a la temporada (que ya está encima).

Por otra parte, también se propuso dejar de votar y proponer cosas para el presupuesto participativo “para que nos dejen de tomar el pelo”.

 

Nota correspondiente a la edición n° 430 del semanario La Jornada, del 21 de agosto de 2016.

3 COMMENTS

  1. Gracias x publicar esta nota …. Muchas gracias. Los vecinos de Costa Azul Norte nos sentimos muy desamparados!!!! parece que el Municipio solo tiene en cuenta los seseos y necesidades de algunos pocos, que coincidencia !! que esos pocos son los poderosos del barrio como el Club Nautico y el Parador Amarras que nos tortura todo el verano con su musica, sus fiestas, su gente que circula a latas velocidades x nuestras calles de tierra, y seguirian muchos etc de reclamos y reclamos que tenemos los vecinos . Parece que nuestro Intendente se sento arriba de la gran cantidad de votos que tuvo y se olvido de quienes lo votamos !!!! Gracias

  2. Adhiero totalmente a lo dicho por Adriana y quiero resaltar dos cosas. Primero, que en la reunión del Presupuesto Participativo no podía creer que esos funcionarios (muy amables todos) nos podrían estar tomando el pelo con un discurso tan vergonsoso e indigno que solo una máquina estatal perversa podría crear. Parece que algunos siguen con las viejas mañas que con pan y circo los podemos tener a todos contentos. Lo peor es que en este circo ni siquiera pan hay.Sr Intendente y todos sus colaboradores, por favor déjennos de tomarnos de idiotas actuen con seriedad y vamos a lo concreto.
    El otro punto es referido a la pavimentación de nuestras calles. Lo que ustedes están haciendo es anticonstitucional, fuera de la ley, extorsivo y por ende de total falta de transparencia. Está demás decir que en lo sucesivo estaremos muy atentos a vuestro procedimiento.

  3. En cada rincon de nuestra ciudad algo hace agua,veo spot publicitarios de obras,inaugaraciones,vecinos contentos pero que al leer estas notas ,vecinos maltratados por nuestros funcionarios me pregunto,estamos mal pero vamos bien,o estamos bien y vamos mal,quien es el mentiroso en esta ciudad el vecino o el Estado municipal?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here