Carina Drigani tiene 43 años y se encuentra desaparecida desde ayer. En enero había denunciado a su ex por violencia de género.

Carina DriganiA través de la Policía de Córdoba, la Justicia lleva adelante una intensa búsqueda de una mujer que se encuentra desaparecida desde el martes por la tarde en la ciudad de Córdoba.

Se trata de Carina Drigani Bulla (43), de quien se desconoce el paradero desde que ayer concurrió a trabajar por la mañana a un consultorio de kinesiología en barrio Alto Alberdi.

En enero, Carina había denunciado a su ex pareja por violencia de género. En este contexto, se le había otorgado un botón antipánico. Drigani tiene dos hijos junto con la persona a quien había denunciado y se encontraban en proceso de juicio por la tenencia tras dos años de separación. De hecho, había audiencias previstas para esta semana.

La fiscal María de las Mercedes Balestrini ordenó la búsqueda de la mujer y la detención de su ex pareja. “Estamos preocupados porque la señora ha desaparecido del lugar de trabajo desde el martes a las 16. Pedimos la colaboración para difundir los datos de ella para que cualquier persona que tenga información se pueda comunicar al 101 o al 0810-888-3368”, precisó la fiscal a Radio Universidad.

Carina es una mujer de cuerpo delgado, de 1.65 m de estatura, cabello lacio castaño claro, ojos marrones.

 

Separación y violencia judicializada

Diana Dreller es abogada de Carina Drigani y la represente judicialmente en el proceso que decidirá la tenencia de sus dos hijos. Si bien fue contratada por derecho familiar, Dreller recordó que la mujer le había informado de hechos de violencia de su ex pareja.

“Me interioricé en el tema y habían sido hechos aislados que no se podían comprobar. Pero como ella estaba muy temerosa de que este hombre le hiciera algo, logró que la Justicia le otorgara el botón antipánico”, aclaró.

Dreller contó que el viernes recibió un mensaje de su actual pareja que dijo que “ameritaba hacer una reunión urgente”. Al encontrarse el lunes, la pareja le relató que en los últimos días habían recibido amenazas desde un número telefónico no identificado. “Al ser anónimos los mensajes era difícil la investigación”, indicó la letrada. Ante esta denuncia, la Justicia ordenó una consigna policial en su vivienda, el día lunes.

“El martes a las 17.05 me llamó la pareja, decidiendo que había concurrido al consultorio y que no la había encontrado. Estaba el botón antipánico, las llaves, su cartera y la computadora prendida. Carina no se desprendía jamás de su botón antipánico”, señaló.

 

Cba24n

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here