El jugador de Liniers de Bahía Blanca fue a Formosa a disputar un partido histórico. No fue suplente y se quedó sin trabajo.

Maximiliaño Peña - Liniers de Bahía BlancaQue a la Copa Argentina de Fútbol le sobran motivos que la hacen atractiva, no quedan dudas. Las hay de todos los colores, partiendo de las diferencias de jerarquía deportiva hasta los abismos que separan a las instituciones que se enfrentan. El caso del partido del miércoles en Formosa, entreRiver y Liniers de Bahía Blanca, englobó uno de esos tantos cuentos.

Maximiliano Peña tiene 20 años y busca ganarse un lugar en el equipo bahiense, que milita en el torneo “Federal B” que organiza el Consejo Federal. A su vez, era panadero hasta antes de que Fabián Tuya decidió incluirlo en la lista que viajaba a disputar el partido. “Fui a pedir permiso al dueño de la panadería pero no le gustó la idea que lo deje cinco días sin producción. Así que me puso en el aprieto de decirme que si viajaba, me echaba. Yo elegí viajar” le contó el protagonista al programa Mirá Quien Habla, de Radio Universidad.

Finalmente, Peña quedó al margen de los suplentes y vio el partido en cercanías al terreno de juegos. A la hora de justificar su decisión, expresó: “Yo no dudé de mi decisión. De hecho si me ponen en la misma situación, lo vuelvo a hacer. Tengo 20 años y se que voy a conseguir trabajo. Este viaje, en cambio, no lo voy a repetir nunca más”.

Mientras dice que a su retorno va a buscar otro empleo “en una rotisería, pizzería o pastelería”, el futbolista manifiesta haber sentido “emociones que no habíamos vivido nunca en el equipo”, a la vez que dijo sentirse “orgulloso” de sus compañeros.