Nada nuevo: en el discurso anual, Avilés desplegó su habitual táctica de confrontación

Compartir esto
Etiquetas

Por Evelina Ramírez

Sin novedades. Esa es la sensación que quedó tras el discurso de apertura de sesiones legislativas que el intendente Esteban Avilés dio el pasado 1 de agosto ante el Concejo de Representantes. 

Y ante la ausencia de novedades, la estrategia de Avilés fue –una vez más- apelar a la confrontación. Erigiéndose intérprete del “sentir de los vecinos”, cargó contra la oposición acusándolos de ser, entre otras cosas, “voceros de la ilegalidad, de la irregularidad, de los corruptos”.

Eligió como enemiga, una vez más, a la Cooperativa Integral, y anunció que el próximo 26 de noviembre, cuando venza la concesión del servicio de cloacas, no le renovará el contrato. No especificó de qué manera lo hará, cuál será el instrumento que aplicará. Nada.

De esta manera, y tal como lo anticipó La Jornada el domingo pasado, Avilés cumple con la triada de ataque hacia la Coopi: gas, agua y cloacas. Lo que sucede es que, al igual que el agua, un eventual llamado a licitación o municipalización requiere de la intervención del Concejo y de mayoría agravada.

Así lo dejó en claro la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Primera Nominación que en septiembre del año pasado dictaminó que para que se proceda a la denominada “municipalización” hay que cumplir con el procedimiento institucional fijado por la Carta Orgánica. Es decir, se requiere de la intervención del Concejo (no puede hacerse por decreto), que debe sancionar una ordenanza en “doble lectura”, audiencia pública y con mayoría agravada (8 votos, de acuerdo a la composición actual del Concejo).

“Esa resolución ha sido apelada ante el Tribunal Superior de Justicia. El tema está en discusión”, se limitó a decir el intendente. 

En su discurso, Avilés no tuvo ninguna mención a temas cruciales para la ciudad como el turismo, la generación de empleo, políticas públicas en materia de violencia de género o la problemática de la vivienda. Es decir, la cuestión social estuvo absolutamente omitida en el discurso de Avilés.

La táctica del “chivo expiatorio” tiende a construir una agenda pública que invisibiliza los grandes problemas de la población. Lo alarmante de este discurso confrontativo no es su repetición, sino las consecuencias que tiene a la hora de invisibilizar en la agenda pública las problemáticas sociales y económicas más acuciantes.

En este sentido, no hay que olvidar que la Coopi es un caso extremo, pero la aplicación de esta filosofía política de acordar sólo con los aliados la sufren diariamente dirigentes vecinales, instituciones intermedias y todos aquellos que tratan de hacer escuchar sus reclamos y hacer valer sus demandas y sólo reciben como respuesta la indiferencia, cuando no el ataque verbal más inesperado.

Además de mostrar enormes dificultades de lectura – “me hacen falta anteojos”, dijo y atribuyó el problema a la pequeñez de la letra con la  que fue impreso el discurso–, también quedó en evidencia que a pesar del caudal de votos que consiguió en los comicios del 2015, hoy Avilés está solo.

No cuenta hoy con ninguna estructura partidaria que lo contenga. Sólo le ha quedado el séquito de funcionarios y empleados municipales que le responden. De hecho fueron los propios funcionarios de segunda y tercera línea los que arrancaban los aplausos, como para que el discurso tuviera alguna reacción.  

Con la alianza Carlos Paz Unido dinamitada, Avilés se ha quedado sin partido. Eso limita la proyección de su carrera política. Esto explica los guiños al presidente Mauricio Macri y al gobernador Juan Schiaretti. “Pone huevos en todas las canastas”, resumen algunos dirigentes.

Hubo muy pocas autoridades vecinales presentes en el discurso. Los dirigentes de los principales partidos también pegaron el faltazo. No había autoridades del peronismo, del radicalismo, de Participación y Cambio, del PRO. Solo estuvo presente el legislador del Frente Cívico, Adolfo Somoza. Tampoco estuvo el defensor del pueblo, Alejandro Luchessi. Sí participó el líder de Crecer por Carlos Paz, Leonardo Mangoldt y las autoridades electas de la defensoría del Pueblo.

Avilés sigue definiendo a su gobierno como una “gestión comunitaria” donde el “personalismo pierde fuerza”.

“Las decisiones políticas tomadas, están legitimadas por la gente. El proyecto de esta gestión comunitaria es profundizar la participación del vecino ya que las acciones de nuestro gobierno se basan en la prioridades que atiendan al interés general, y trabajamos para que cada barrio de esta ciudad tenga la misma calidad de servicios, porque Carlos Paz somos todos”, dijo en uno de sus primeros párrafos.

La ausencia mayoritaria de autoridades de centros vecinales se choca con esa afirmación. Por el contrario, quienes sí se hicieron presentes fueron un puñado de residentes de barrio Villa del Lago, que le requirieron soluciones a sus demandas (ver recuadro aparte).

Estamos lejos de que esta tendencia a la concentración del poder municipal esté por detenerse. Más aún, la elección del defensor del Pueblo y las elecciones internas del Concejo de Representantes han dejado claro que el oficialismo pretende concretar una inédita expansión de la influencia del Ejecutivo encarnado en la figura de Avilés.

Los años que restan de avilesismo y la elección de 2019 no sólo son una cuestión de continuidad o un cambio de figuras o partidos. Se trata, en realidad, de la continuidad de un régimen que debilita el republicanismo y el espíritu democrático, o bien de un cambio hacia un sistema que privilegie la institucionalidad y los acuerdos de largo plazo. Ha llegado la hora de actuar, porque es mucho lo que está en juego.

 

Algunos párrafos

Terrenos del III Cuerpo: “En referencia a la expropiación del faldeo montañoso, cuenta también los fondos reservados y no utilizados en espera de que el Tribunal de Tasación de la provincia se expida y pida el fondo de expropiación de 32 hectáreas cuyo valor ascendería a unos 5 millones de pesos. Pero la mayor parte de estos fondos tenían como destino honrar la deuda que el municipio mantenía con el Ejército Argentino por la compra de un enorme terreno de casi 303 hectáreas, en la zona de la variante Costa Azul. Al asumir nuestra gestión, nos encontramos con un Municipio que no había cumplido con su obligación de pagar lo debido y levantar la hipoteca que pesaba sobre las tierras.

“Desde 2012 iniciamos conversaciones con el Ministerio de Defensa de la Nación, que se demoró por cuestiones administrativas internas del gobierno nacional durante la anterior gestión. A partir de la asunción del actual gobierno nacional, el tema pudo encaminarse y hoy puedo decirles con legítimo orgullo que en el día de la fecha el Tribunal de Cuentas del Municipio ha aprobado una orden de pago por más de siete millones doscientos mil pesos con lo cual cancelamos definitiva y totalmente nuestra deuda, con la obligación del Ejército de levantar la hipoteca en un término de treinta días. El esfuerzo de los carlospacenses y una administración sana y honrada han hecho posible que afrontemos este pago con el fondo del faldeo, lo que abre inmensas posibilidades para nuestra Ciudad en orden a un uso racional de esas tierras, que a partir de hoy son definitivamente patrimonio municipal”.

Cuentas de afectación específica: “En el año 2011 la deuda del municipio representaba el 65,2% del presupuesto ejecutado. Hoy, 2017, bajó un 47,8% por lo que quedó reducida en un 17,4% lo que demuestra que en esto años de gobierno y a pesar de las dificultades de la economía nacional e internacional, no endeudamos al municipio y provocamos fuertes inversiones en las obras públicas para la ciudad. Tanto las proyectadas como las que están en ejecución cuentan con el recurso económico correspondiente.

“Un paso fundamental para la gestión fue la profundización de las llamadas cuentas de afectación específica que constituyen un singular avance en varios aspectos. Por una parte, permite al vecino el seguimiento del manejo de los recursos afectados. Por la otra, hacer crecer esos fondos nos da la posibilidad de planificar, entre otras y desarrollar obras de envergadura. Además, constituyen una clara limitación a cualquier desorden presupuestario interno, porque nos compromete como gobernantes a ceñir la utilización de ellas exclusivamente a las obras para las que fueron creadas. Una administración sana y honrada se siente cómoda con la existencia de este tipo de fondos y la sociedad cuenta así con un excelente control del gasto afectado”.

Amigos y enemigos: “A los concejales de Carlos Paz Unido: Ale (por Roldán), Mitha (Alessio), Sole (Zacarías), Huguito (Bustos), Carla (Livelli), para mí es un orgullo la firmeza y la coherencia que han tenido. El hecho de entender que nuestro gobierno es un instrumento, que nosotros no estamos por arriba del Estado de derecho, no ponemos por arriba nuestras intenciones políticas de ser algo. No hacemos política permanentemente desde lo partidario, sino desde la gestión pública.

“Una sociedad con tremendas necesidades, que simplemente nosotros tratamos de interceder para  marcar prioridades ante el universo de sufrimiento que ha avasallado las políticas de servicio, las ausencias sociales, culturales, deportivas, de planificación urbanística y desarrollo social. La sociedad nunca mereció vivir de la forma que vivió en esta ciudad que es la más linda del país. Quiero agradecerles la fortaleza al bloque, no sólo como amigos porque saben que los quiero mucho, sino porque están al lado del modelo y por debajo de la gente (…).

“Es importante para un gobierno tener oposición, pero la oposición debe respetar el mandato de los vecinos y no creo que los vecinos les digan que se pongan en contra del puente del sur, de la costanera del sur, que sean voceros de la ilegalidad, de la irregularidad, de los corruptos… A todo ese universo de gente por la cual este espacio de vecinos que ni siquiera es Carlos Paz Unido, porque estamos trabajando con toda la gente, veo gente del radicalismo, justicialismo, socialismo, del ARI; del Frente Cívico, embanderados con mucha responsabilidad. Lamentablemente los que hacen política partidaria y tienen responsabilidades públicas en estos sectores, parece que están mirando para adentro y no para afuera”. 

 

Nota correspondiente a la edición n° 477 del semanario La Jornada, del 30 de julio de 2017.

Deja un comentario

Aclaración: La Jornada Web no se hace responsable de los comentarios y opiniones vertidos en los espacios cedidos para tal fin en este sitio. Apelamos al sentido común de nuestros lectores, y advertimos que los mensajes ofensivos, violentos, de mal gusto y aquellos que contengan acusaciones de delitos (el lugar para hacer este tipo de denuncias es la Justicia), serán eliminados directamente. Usemos el espacio para debatir, coincidir o disentir, con respeto. Muchas gracias. XHTML: Puede usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>