#VillaDelLago – Una vergüenza: apenas se puso en funcionamiento, el nuevo acueducto desnudó groseras deficiencias

Por Alejandro Gómez

El intento realizado por la Cooperativa Integral, el jueves pasado, de poner en funcionamiento el acueducto para llevar agua potable a Villa del Lago, desnudó groseras deficiencias constructivas y técnicas en el sistema que lo hacen, en el estado actual, inutilizable. Y después de un par de horas de purgado de la cañería verificación de válvulas de aire y otras pruebas de rigor, hubo que cerrar el paso del agua.

Las cañerías se rompieron en al menos dos lugares (calle Japón al 400 y 9 de Julio al 1600) y se detectaron, además, pérdidas de válvulas de aire, válvulas de descargas construidas técnicamente mal, faltante del macromedidor y el pilar respectivo sin conexión a Epec, entre otras irregularidades.

Los trabajos fueron realizados por la empresa Marinelli (una habitué en la obra pública de la gestión Avilés, la misma que construyó la estación de bombeo N° 5 en Costanera casi Sión y las redes domiciliarias de cloacas de la zona y que fueron motivos de controversia con la Coopi que al igual que en el caso que hoy nos ocupa presentó faltantes y serias irregularidades) y, teóricamente, recibidos por el municipio tras las inspecciones de rigor.

Pero la realidad mostró que el sistema no estaba operativo.

Se cae, así, el discurso de Avilés que, ante los medios, no se cansa de repetir que el agua potable para Villa del Lago es una prioridad. Nada más lejos. Y es que, aun en el caso de que la Coopi logre hacer funcionar el acueducto, sólo una parte del barrio podrá tener agua potable, ya que las obras de infraestructura previstas en el Plan Director para abastecer el sector norte, y que deberían haber estado finalizadas en 2014, ni siquiera se han comenzado a ejecutar. Y no es por falta de fondos. De hecho, el Rubro Obras de la Cooperativa San Roque, a cargo de la prestación en Villa del Lago, tenía a fines de 2016 un saldo de 1,5 millón de pesos, sin hablar de la subejecución presupuestaria de las partidas correspondientes a la secretaría de Desarrollo Urbano Ambiental. La concejala Laura Orce presentó un proyecto para que el municipio ejecute estas obras de inmediato, pero en la sesión del jueves fue enviado a comisión y todavía no fue tratado (ver aparte).

La decisión de la Coopi de comenzar a enviar agua el mismo día en que el oficialismo se aprestaba a sancionar en el Concejo de Representantes una ordenanza para ordenárselo (ver aparte), generó una airada reacción de parte de los funcionarios municipales. Incluso, en distintas declaraciones, dejaron entrever la irresponsable sospecha de que la Coopi había saboteado el acueducto. Victimización en estado puro para enmascarar la ineficacia.

La respuesta fue contundente. Por un lado, la Coopi anticipó que llevará a la justicia la ordenanza y, por otro, se presentará ante el fiscal para que investigue y deslinde responsabilidades respecto a las condiciones en que está el acueducto.

Además, pedirán una auditoría técnica externa.

“Parece que hubiéramos enviado un ‘nanoterrorista’ (se introdujo en la cañería para romperla. He Man es un poroto al lado nuestro en esta fantasiosa elucubración para esconder responsabilidades y posiblemente corrupción”, ironizó el gerente General de la Coopi, Alejandro Eguiguren.

“Hay una posición del municipio respecto a la Coopi perversa, malintencionada, ignorante, irracional… Le prohibieron a la Cooperativa San Roque que firmara el convenio cuando (Horacio) Pedrone nos había pedido llegar a un acuerdo a un precio razonable y después se desdijo.

Y ahora nos quieren ordenar darle agua a otra cooperativa sin ningún recaudo ni acuerdo prestacional”, reflexionó. Y recordó que el proyecto de interconexión, “es de la Coopi. El primero del ‘72 y luego del ’80 y los 90 y los 2000”.

Explicó a VillaNos Radio que se tomó la decisión el día miércoles para darle agua el jueves  “estábamos atrapados por darle racionalidad a un acuerdo con gente que está dispuesta a reunirse con nadie más que su círculo rojo. Además, los cinco concejales que aportaron al acuerdo (Gispert, Molina, Sequeira, Orce y Lenci) nos pidieron que fuera de las cuestiones legales le diéramos agua a Villa del Lago”.

“Fuimos con una escribana para que comprobara cómo se hacían las maniobras”, confirmó.

Contó que cuando detectaron la primera rotura, en calle Japón, “no deberíamos haber intervenido y deberíamos haberla denunciado y buscar responsabilidades tanto de la constructora Marinelli como del municipio”.

El caño tenía un tajo longitudinal producto de estar apoyado sobre piedras y enterrado a una distancia inferior a cualquier especificación técnica, “seguramente para abaratar costos”.

“Tratando de que llegue el agua al tanque lo reparamos y se siguió adelante, pero nos avisaron que sobre calle 9 de Julio al 1600 salía agua del pavimento donde se había colocado la cañería. Después encontramos que el macromedidor no estaba, que el pilar de luz no está conectado y que había válvulas de descarga y cámaras de desagüe mal construidas.

La obra es un mamarracho. Decidimos cerrar el paso e informar. Pudimos comprobar que el agua llega al tanque con buena presión pero la cañería tiene problemas gravísimos que son responsabilidad de la empresa y de la municipalidad que debió controlar la obra. Esto amerita una investigación profunda y auditoría técnica”, subrayó.

“Si la hubiera hecho la Coopi estaría funcionando”, reflexionó.

Sobre las insinuaciones de ‘sabotaje’ que realizaron distintos funcionarios y concejales del ofciialismo, aclaró: “pensando que iban a proyectar en nosotros lo que ellos son capaces de hacer como forma de salvar su irresponsabilidad fuimos con una escribana y verificamos todas las acciones, y pudo comprobar las roturas”.

Por otro lado, confirmó que la Coopi judicializará la ordenanza que les ordena dar agua a Villa del Lago.

“Hoy no existe absolutamente ningún diálogo con el municipio. Ni siquiera a nivel técnico”, advirtió.

Por último, Eguiguren reconoció que es alarmante y preocupante el nivel de “irresponsabilidad e ignorancia” de los funcionarios municipales a la hora de hablar del servicio de agua: “Cometen un grosero error pues en todos los documentos dicen que el agua se proveerá de Cuesta Blanca y de La Quinta, cuando La Quinta no está conectada a la cañería que lleva agua a Becciú”.

 

Cómo sigue

En una nota enviada el viernes pasado al municipio, la Cooperativa Integral informó que “ante la grave situación planteada”, de la que responsabilizan exclusivamente al intendente Esteban Avilés, “y teniendo en cuenta la emergencia ambiental que rige en nuestra ciudad, procederemos a efectuar las reparaciones que sean necesarias para posibilitar la más inmediata habilitación del tramo de cañería y por consiguiente restablecer el servicio”.

El costo de estos trabajos, aclararon, quedarán a cargo del municipio “independientemente de las acciones que creamos oportunas realizar para determinar las responsabilidades resultantes del estado actual del conducto de vinculación”.

 

Nota correspondiente a la edición n° 470 del semanario La Jornada, del 18 de junio de 2017.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here