El Concejo es una olla a presión y Guruceta sumó gritos por la Comisión Investigadora de los supuestos dichos de Bustos

El Concejo de Representantes es una olla a presión. La tensión que se vive en el recinto legislativo se agudizó este jueves al finalizar la sesión, tras el pedido que referentes de los organismos de derechos humanos y vecinos movilizados le hicieron al Concejo para que ponga en funcionamiento la Comisión Investigadora creada -y votada por unanimidad- para esclarecer la denuncia planteada por concejala Laura Orce contra Hugo Bustos por supuestos dichos ofensivos sobre los desaparecidos en la última dictadura.

Quien tomó la palabra al finalizar la sesión fue Sergio Bailone, de la Comisión en Defensa de los Derechos Humanos de Villa Carlos Paz, quien hablándole a los ediles, expresó el rechazaa la nota firmada por los ediles avilesistas Alejandra Roldán, Soledad Zacarías, Mirtha Alessio y Marcelo Cuevas, quienes consideraron que “queda agotada” la cuestión a investigar atento a los memorándum planteados por Bustos y Livelli, que negaron los hechos en los que se los involucra. Con esa nota, los ediles dejaron clara la intención de ‘cerrar’ la comisión sin investigar. Es decir, sin ni siquiera tomar declaraciones a los implicados.

“Esto es un aborto. Han matado esta comisión antes de que nazca”, expresó y remarcó: “No nos vamos a olvidar de estas cosas. Ustedes hablan de ser garantistas y no tienen idea de qué se trata. Ser garantistas es garantizar el debido proceso. Asegurar que todas las partes puedan hablar. Hacer los careos necesarios y buscar a todos y cada uno de los testigos”.

Tras esa primera intervención, los cruces con los concejales y funcionarios se trasladaron al pasillo. De hecho, en la sesión de hoy había varios funcionarios presentes que coparon la sala. Vale recordar también que la sesión se daba en el marco de un “escrache” al concejal Bustos.



Ya en el pasillo, se dio un fuerte altercado que incluyó al secretario General, Sebastián Guruceta. El funcionario le recriminó a Bailone su negativa a escuchar a la concejala Alessio, quien había pedido la palabra tras la intervención del militante.

Bailone contestó que él no la quería escuchar, pero que Alessio tenía todo su derecho de hablarle al resto de los vecinos que estaban en el recinto. La tensión fue creciendo y la conversación ya era a los gritos.

Allí, Guruceta sostuvo que a Bustos se le estaba negando su derecho de defensa, acusó a Orce de no tener pruebas y de utilizar el tema con fines partidarios. “Están condenando a un persona sin nada”, planteó el funcionario y llamó a hacer la denuncia en el Poder Judicial.

Los vecinos movilizados le respondieron diciendo que la vía judicial es un camino, pero que el problema es político y como tal, el Poder Legislativo local no puede desentenderse y no tomar alguna decisión sobre lo denunciado.

“Que investiguen para saber quién miente”, gritó un vecino. “En lugar de ocupar de ‘apretar’ a concejales, abran la Comisión. Dejen de encubrirlo”, añadió otro.

Cuando Bailone le preguntó a Guruceta por qué lo dejaron afuera al concejal Omar Ruiz de la Comisión Investigadora, el funcionario responde: “Será una cuestión formal de la Comisión. Él tiene todos los ámbitos para recurrir esa decisión”.

Al ser aludido, Ruiz tomó la palabra intentado calmar los ánimos. Primero, interpretó las expresiones de Guruceta como que eran “en representación del Ejecutivo” y el secretario lo interrumpió en seco diciendo: “No. Esas son sus palabras. Esto que he dicho es una apreciación personal”, y dijo que reaccionó al ver que le enrostraban los carteles que hablan de impunidad y encubrimiento.

Luego, Ruiz le habló directamente a Guruceta y le dijo: “Usted es abogado y ha sido concejal. Sabe bien que, por Carta Orgánica, el Concejo tiene facultad de conformar comisiones investigadoras. Yo no quiero polemizar. Estamos en el ámbito del Concejo y me ha tocado presidir la sesión. Hay una polémica en torno a la integración de la Comisión Investigadora. Varios concejales hemos presentado notas referidas a ese tema y lo vamos a resolver puertas adentro del Concejo”.

El tema parecía terminar ahí, pero minutos más tarde y afuera del recinto se dio un fuerte y violento cruce entre Guruceta y Orce. La edila le preguntó al funcionario porqué afirmaba que no tenía pruebas, sin siquiera acercarse a ella para preguntarle. Guruceta, sacado, la acusaba de usar el tema con fines partidarios. La discusión era, de nuevo, a los gritos de manera tal que llamó la atención de los comerciantes de la Terminal.

Está claro que el Concejo -que debería ser un espacio de palabra, de respeto, de democracia-, hoy está violentado. Y resulta imprescindible que se activen los mecanismos institucionales para que el conflicto sea abordado. De lo contrario, estos episodios de violencia que dan vergüenza, se seguirán repitiendo e incluso tomando otro cariz.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

1 COMMENT

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here