Caminera - Controles alcoholemia - Foto Gobernación (6)Fernando Romagnoli, integrante de la ONG Concientizar para Prevenir (CPP), se refirió a la polémica que se reavivó en Villa Carlos Paz por los controles de alcoholemia, a partir del test positivo que acusó el futbolista Mauro Rosales el domingo pasado.

“Me pone loco que se hable de ‘un poquito más’ del permitido. Cuando alguien pasa en rojo un semáforo, no se dice ‘pasó un poquito en rojo’. En la alcoholemia es lo mismo. Vamos a pedir al municipio para volver a participar de los controles para llevar transparencia a los procedimientos, y elaborar un protocolo real sobre cómo hay que actuar”, sostuvo al espacio ‘Off The Record’ (VillaNos Radio 100.7).

Por otro lado, consideró “incoherente” que en una misma ciudad convivan tres niveles de tolerancia al alcohol en sangre: 0 de acuerdo a la ley provincial, 0,4 g/l según la ordenanza municipal, y 0,5 g/l por la ley nacional.

“Te agarra un abogado y te da vuelta como una media”, graficó, respecto a eventuales acciones judiciales.

Sobre los controles que realiza Inspectoría General aclaró que, “hace cuatro años que no nos llaman para participar, y lo hacíamos en calidad de veedores para garantizar que no hubiera excesos de ninguna parte”.

Asimismo, y en cuanto el hecho de que en marzo se cumplirán dos años desde que el Concejo de Representantes de Villa Carlos Paz adhirió, por unanimidad, a la ley provincial de Alcoholemia Cero, pero el municipio nunca la aplicó dentro del ejido, expresó que, “si la decisión es no implementarla sería mejor que la deroguen. Llama a la confusión”.

“Políticamente siguen dando vueltas, diciendo que es muy difícil controlar a la gente. Y quiero aclarar que la gente de Concientizar no somos malos que no queremos que la gente tome. Que cada uno tome lo que tenga ganas, pero lo que pedimos es que si toma, no maneje”, remarcó.

En este sentido, advirtió que el Estado debe accionar decididamente. “Me parece una barbaridad esta indefinición cuando en el medio muere gente. No es para tomárselo a la ligera”, sostuvo.

Apuntó, también, a la labor de la policía Caminera. “El conductor alcoholizado que se escapa por la colectora es mucho más peligroso del que multan en la autopista por un foquito quemado. Y hace poco tuvimos un accidente fatal a causa de esto”, señaló.

Romagnoli adelantó que cuando la actividad de CPP retome su ritmo habitual, en febrero, solicitarán una audiencia con el intendente Esteban Avilés para abordar la cuestión de los controles, y retomar la discusión por la Alcoholemia Cero.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here