La bandera del Ejército de los Andes

Compartir esto
Etiquetas

Por Prof. Dr. Marcos Solmesky

Ciudadano Ilustre de Villa Carlos Paz

Especial para La Jornada

Preparados los 4392 efectivos para el cruce  de los Andes, el general José de San Martín y el consejo general de sus jefes resolvieron que la patrona del ejército argentino de los Andes sería Nuestra Señora del Carmen, una advocación de la Virgen.

Pero también pensó San Martín que debería hacerse la bandera nacional que guiara a los soldados a la victoria.

Encomendó su confección a la dama chilena emigrada Dolores Prats de Huici, y a las distinguidas señoritas mendocinas Mercedes Alvarez, Margarita Corvalán y Laureana Ferrari.

 

Composición de la bandera

La bandera del Ejército de los Andes (1)El Congreso de Tucumán ya había sancionado como distintivo de las Provincias Unidas la bandera celeste y blanca creada por Manuel Belgrano. De dos bandas celeste y una blanca al medio, horizontales..

La de San Martín se confeccionó con dos fajas perpendiculares. Una blanca y otra azul turquí.

La blanca iba en la parte que se liga al asta y la azul en la parte inferior.

En el centro llevaba el escudo de armas creado por la Asamblea del Año XIII, General Constituyente, con el emblema de las dos manos unidas que sostienen la pica y el gorro frigio. Además el sol naciente y los laureles.

El escudo está formado por un campo elíptico, dividido transversalmente en dos cuarteles iguales. Celeste el superior, blanco el inferior.

Los dos brazos diestros, unidos en un apretón de manos, simbolizan la unión fraternal de todas las provincias y de los extranjeros recibidos como hermanos.

El gorro frigio representa la libertad. Lo usaban los libertos de Roma y de la Edad Media y el pueblo de la Revolución Francesa.

La corona elíptica de dos ramas de laurel, atadas en la parte inferior con un lazo de cinta celeste y blanca es el símbolo de las victorias y la gloria.

El sol naciente representa a la nueva nación, con 21 rayos, alternando los rectos con los que ondean.

 

Dificultades en la confección

Las tiendas de Mendoza en 1816 y 1817 no estaban bien surtidas.

No se consiguió tela de seda y se usó sarga.

No se logró de color celeste, por eso se usó el color azul turquí o añil, que es el sexto lugar en el espectro solar. Incluso la cantidad alcanzaba sólo para confeccionar una banda. Esa es la razón por la que la bandera del Ejercito de los Andes tiene dos bandas en sentido vertical, en lugar de las tres horizontales de Belgrano.

Para obtener el color carne de las manos que sostienen la pica y el gorro frigio, se decoloraron madejas rojas sumergidas en lejía, logrando un símil.

 

Elaboración

El bordado fue hecho con hilos de seda de colores.

Se pusieron pequeños diamantes en los ojos del sol, para realce y lucimiento.

En el óvalo se colocaron como adorno lentejuelas doradas de un abanico. También algunas perlas pequeñas sacadas de un collar de Remedios Escalada de San Martín, que bordó además muchas de las hojas de laurel.

 

El juramento

La bandera del Ejército de los Andes - juramentoEl 5 de enero de 1817, a las 10 de la mañana, el Ejército de los Andes, vestido de parada, es decir, de gala, partió de su campamento del Plumerillo rumbo a la ciudad de Mendoza.

Le aguardaba el pueblo, entusiasta y afectuoso, en una ciudad engalanada, entre vivas y exclamaciones y el estruendo de las campanas de ocho iglesias.

San Martín les esperaba. Salió del convento de San Francisco acompañado de autoridades, clero, empleados y ciudadanos libres.

Portaban a la patrona, Nuestra Señora del Carmen, y se dirigieron hasta la iglesia matriz, donde en un sitial cubierto con un tapete de damasco, estaba doblada la bandera sobre una bandeja de plata.

Tras el ceremonial religioso, se bendijo la bandera y el bastón del General, mientras saludaba una salva de 21 cañonazos.

El General salió, subió a un tablado que miraba hacia la plaza, los cuerpos presentaron armas y batieron marcha.

San Martín puso su bastón en la mano derecha de la Virgen y tomando la bandera pronunció con voz solemne: “¡Soldados! Jurad sostenerla hasta morir como yo lo juro!”. “Lo juramos”, contestaron los soldados, mientras saludaban la enseña de la patria con descargas de fusilería y salvas de cañón.

 

La partida

El 17 de enero de 1817, el Ejército de los Andes, dividido en dos cuerpos, emprendía el paso de la majestuosa cordillera. Una de las mayores, más grandes, empresas guerreras de todos los tiempos.

El Capitán General José de San Martín, título otorgado por el gobierno del Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón, enarbolando la bandera del Ejército de los Andes, iniciaba, al frente de sus tropas, su camino hacia la victoria y la inmortalidad.

 

Nota correspondiente a la edición n° 380 del semanario La Jornada, del 16 de agosto de 2015.

Deja un comentario

Aclaración: La Jornada Web no se hace responsable de los comentarios y opiniones vertidos en los espacios cedidos para tal fin en este sitio. Apelamos al sentido común de nuestros lectores, y advertimos que los mensajes ofensivos, violentos, de mal gusto y aquellos que contengan acusaciones de delitos (el lugar para hacer este tipo de denuncias es la Justicia), serán eliminados directamente. Usemos el espacio para debatir, coincidir o disentir, con respeto. Muchas gracias. XHTML: Puede usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>