Por Evelina Ramírez


Pasó menos de un mes de que se conociera que la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) comenzaría a representar al personal de salud municipal en su reclamo por mejores condiciones laborales. Una demanda que viene de años, pero que en 2020 tomó mucha más fuerza luego de que las y los trabajadores sanitarios se reconozcan en riesgo al ser el primer frente de atención de la pandemia.

Menos de un mes y la ciudad se ha visto revolucionada por las acciones emprendidas en la vía pública, para darle visibilidad al conflicto que –al cierre de esta edición- sigue sin resolverse. Asambleas, volanteadas, radio abierta en los jardines municipales, caravana, marcha de antorchas y el uso de la Banca del Ciudadano han sido alguna de las movidas desarrolladas en el plan de lucha.

El 31 de diciembre de 2020 fue la fecha en la que se conoció el desembarco de ATE en Villa Carlos Paz. “No llegamos en paracaídas, sino que venimos siguiendo desde hace meses lo que está pasando. Tienen alcance provincial los reclamos de trabajadores de la salud que son municipales. Desde Carlos Paz se contactaron con nosotros para ver qué se podía hacer y si ATE tenía representatividad, legalidad y legitimidad”, explicó Julia Giuliani, secretaria de Prensa del gremio, que además ratificó que tiene ámbito de injerencia porque nuclea a trabajadorxs estatales ya sean de la órbita nacional, provincial o municipal.

“ATE tiene la personería gremial numero 2. Es el sindicato más viejo de Argentina, creado el 25 de enero de 1925. No se pueden de conocer 95 años de historia donde hemos estado defendiendo a la clase trabajadora”, añadió.  

El personal de salud buscó otra representación gremial al sentir que el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) no canalizaba con contundencia sus demandas. “Nunca medió en los reclamos que teníamos ante el Ejecutivo. Lo que ha pasado en el último mes y medio da cuenta de eso. Por eso tuvimos que recurrir a otra opción”, expresó la pediatra Paula Carmignani.

La repuesta del gobierno municipal fue la represalia.

Ocho profesionales fueron despedidos y cinco fueron trasladados de manera inconsulta. Entre los afectados se encuentran tres pediatras de 3, 13 y 21 años de antigüedad, una técnica de laboratorio de 9 años de antigüedad, una médica de guardia de emergencia con 25 años de antigüedad, un radiólogo de guardia de urgencias de 5 años de antigüedad, un traumatólogo de guardia de 6 años de antigüedad, una nutricionista de 4 años de antigüedad y una psicóloga de cinco años de antigüedad.  

El pediatra Roberto Álvarez fue uno de los afectados. “De mí dicen que le falté el respeto al intendente. Y yo me remito a lo que fueron mis declaraciones. Dije que el intendente despreciaba a los trabajadores de la salud y por tanto a la salud pública. Y para eso me baso en que nunca nos recibió. Nos ninguneó siempre. Ahora la respuesta a un reclamo más enérgico, es el despido o el traslado. Es un acto totalmente arbitrario”, remarcó.

A partir de esta acción sancionatoria, desde ATE activaron un plan de lucha que tuvo como pedido número uno la reincorporación y el cese de traslados compulsivos, solicitud que hasta el momento el gobierno de Carlos Paz Unido no ha accedido.

Al contrario, la respuesta del gobierno ha sido al desgaste y la descalificación. “Hay quienes politizaron y obstruyen la posibilidad de continuar con ese diálogo. Son aquellos que se enojan porque se los llama oposición, pero nunca acompañaron las políticas sanitarias y sociales que demandaban este contexto histórico. Y como si fuera poco con las maniobras que hacen para aprovecharse de los trabajadores de la salud, favorecieron la intromisión de una pata sindical que responde al caserismo”, dijo GG en una de sus apariciones.

La respuesta del gremio no se hizo esperar. “ATE es autónomo de los gobiernos, los partidos y los patrones y solo responde a los mandatos de las y los trabajadores reunidos en Asamblea. Su forma de razonamiento, señor intendente, no hace más que develar cómo concibe usted la política y cómo está acostumbrado a gestionar el Municipio”, expresó el secretario general de ATE Córdoba, Federico Giuliani.

Y remarcó: “Abandone las provocaciones y limítese al diálogo maduro con los delegados/as normalizadores que sus trabajadores han decidido designar para resolver unívocamente y en conjunto los problemas”.

El propio senador Carlos Caserio le contestó con una dura carta abierta. “No tengo nada que ver con el conflicto que usted mismo generó reduciendo el sistema de salud municipal en plena pandemia. Pero voy a aprovechar esta oportunidad para expresar mi total solidaridad con los médicos despedidos. Es sabido que el recurso más escaso, en estos momentos, es el personal de salud, y Ud. se da el lujo de despedirlos, perseguirlos y castigarlos”, señaló.

El gobierno CPU también ha intentado romper la unidad del cuerpo de trabajadores a través de acuerdos salariales parcializados y por sector. El secretario de Formación de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), César Theaux, calificó de “fantochada” el anunciado “acuerdo” difundido por el municipio. “Hacen que firmen este supuesto acuerdo enfermeros en representación de todo el sector de salud. Es una fantochada. Plantean lo que ellos quieren ofrecer pero no tienen en cuenta nada de lo que piden los trabajadores”, dijo a VillaNos Radio.

El dirigente sostuvo que se trataba otra de las tantas “maniobras” del intendente Gómez Gesteira y del secretario general del STM, José Altamirano (secretario General del STM) para desactivar el conflicto, pero que esto generaba todo lo contrario.

“Hemos tratado de llevar una lucha tranquila y pacífica y quien corrió el eje de la discusión fue el intendente Daniel Gómez Gesteira. La respuesta a la nota presentándonos ante el municipio fue echar a ocho profesionales y trasladar compulsivamente a otros cinco trabajadores de planta permanente”, recordó.

En este punto insistió en que ATE es el gremio que tiene representación mayoritaria dentro del personal de salud. “Ya tenemos cerca de cien afiliados, mientras que el STM solo cuenta con cinco”, precisó y remarcó: “Ni los aprietes ni estas maniobras van a quebrar la unidad”.

“El que se está poniendo a todos en contra es el mismo Gesteira con su mala gestión política y pura necedad. Está llevando todo a una situación sin límite, y le preguntamos qué va a hacer cuando se decida un paro o cuando haya renuncias masivas, advirtió.

Marcha de las Antorchas

Dentro del plan de lucha, el pasado viernes 22 de enero se concretó la denominada “Marcha de Antorchas”. La nutrida movilización partió desde el Puente del Centenario y recorrió las calles del centro de Villa Carlos Paz, recogiendo a su paso aplausos y muestras de adhesión por parte de vecinos y turistas.

El reclamo que vienen sosteniendo los trabajadores de la salud incluye los siguientes puntos: reincorporación de las y los trabajadores despedidos y  marcha atrás a los traslados arbitrarios; el pase a planta permanente (ya que el 83% del personal de salud tiene contratos precarios de renovación cada 3, 6 y 2 meses); aumentos salariales (los contratados solo recibieron un 10 por ciento de aumento en carácter de “bono trimestral”, no al básico); reconocimiento de derechos laborales (Licencia Sanitaria, declaración de Trabajo de Riesgo, Pago Adicional por Día Feriado Trabajado, entre otros); reconocimiento de ATE en el ámbito municipal; Instauración de Estatuto y Carrera para el personal de Salud Municipal, además de la adhesión a las Leyes Provinciales 7625 y 7233.

La marcha estuvo encabezada por una durísima intervención que mostraba un paciente sobre una camilla con asistencia respiratoria y la leyenda: “Te imaginás terminar así”.

Luego de transitar por la calle céntrica de la ciudad, la marcha se detuvo a la altura del Banco Nación donde se realizó un breve acto. Allí hizo uso de la palabra Olga Sayago, sobrina nieta de Gumersindo Sayago y secretaria General Adjunta de la CTA de los Trabajadores. “Me siento interpelada por la historia. Que este hospital que lleva el nombre de mi tío abuelo haya sido víctima de despidos de trabajadores de la salud, no se puede aceptar. Mi tío fue un luchador social, participante, presidente del centro de estudiantes en la Reforma Universitaria, investigador, luchador contra la tuberculosis”, dijo movilizada.

Y añadió: “Escuche señor intendente, lea quien fue Gumersindo Sayago, ni siquiera debe saber la historia. Esta gente solo viene por los negocios, cree que la salud es un negocio, el agua es un negocio y son derechos humanos esenciales”.

También habló la exdirectora del hospital Judith Barrera; la médica Silvia Maggi (una de las profesionales trasladadas compulsivamente en represalia por pedir mejores condiciones laborales); el médico Raúl Audenino en representación de la Multisectorial de Salud de la provincia (que congrega a más de 49 organizaciones); y Julia Giuliani, secretaria de Prensa y Comunicación de ATE Córdoba.

Los discursos coincidieron en repudiar la persecución y el maltrato que soportan los trabajadores de la salud por parte del intendente Gómez Gesteira y sus funcionarios, y reiteraron la voluntad de abrir una instancia de diálogo ‘honesta’ para resolver el conflicto.

Radio abierta en los jardines municipales

Personal de salud municipal, con el respaldo de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), concretó el miércoles 6 de enero una importante jornada de protesta en el marco del reclamo por mejores condiciones laborales que sostienen desde hace varios meses.

Tras una asamblea que se desarrolló en el hospital Gumersindo Sayago los trabajadores se dirigieron hacia la municipalidad, donde se desarrolló una radio abierta en los jardines del Palacio 16 de Julio.

Vecinos, representantes de instituciones y de distintas organizaciones sociales y sindicales y trabajadores de la Coopi se dieron cita para respaldar el reclamo del personal de salud.

También estuvieron presentes dirigentes políticos de todo el arco opositor. Entre ellos los excandidatos a intendente Mariana Caserio, Carlos Felpeto y Rodrigo Serna; lo concejales Gustavo Molina, Carlos Quaranta, Daniel Ribetti y Jorge Lassaga, el extitular del cuerpo legisativo, Walter Gispert, y el vocal del tribunal de Cuentas Daniel Viale que, además, representó al Consejo Médico de la Provincia.

Gran caravana con fuertes críticas al intendente Gómez Gesteira: “Está claro que es la intendencia contra el resto”

Más de 300 vehículos se sumaron el jueves 14 de enero a la caravana por la salud en reclamo por mejores condiciones laborales. La medida fue resulta en asamblea e impulsada por el gremio ATE que desde fines de diciembre vienen teniendo una decidida intervención en el tema y sumando adherentes y afiliados.

Con carteles y banderas, las y los trabajadores municipales de la salud manifestaron su malestar con el gobierno municipal que ha intentado deslegitimar el reclamo.

“Defendemos la salud pública”, “Que el barbijo no apague nuestras voces”, “Salud no firmó ningún acuerdo, intendente basta de mentiras”, “ayer esenciales, hoy descartables”, “el equipo de salud dice BASTA”, “todos somos UNO”, “Sr. Intendente con la salud NO, reincorporación de los profesionales ya”, “Sr. Intendente somos esenciales, no desechables”, “quien cuida a los que nos cuidan?”, eran algunos de los carteles que se pudieron ver a lo largo de la caravana.

El punto de partida fue el hospital Gumersindo Sayago. Allí también se vio la adhesión de trabajadorxs que por estar cumpliendo horario, no pudieron participar pero sí salieron a aplaudir y alentar a sus compañerxs.

Tras recorrer las principales calles, la intención fue pasar por pleno centro de la ciudad. Pero la decisión del gobierno municipal fue cerrar la avenida 9 de Julio antes del horario habitual y convertirla en peatonal. Allí se dio un breve altercado entre los dirigentes de ATE con la policía y el personal de Seguridad Urbana.

El destino final de la caravana fue el playón municipal. Hubo fuertes discursos que cuestionaron con dureza al gobierno de Carlos Paz Unido. 

El primero en hablar fue Federico Giuliani, secretario general de ATE Córdoba quien calificó al intendente Gómez Gesteira de “inútil” y “títere de Avilés”.

“Abandonen la virtualidad, dejen de lados los zoom. Caminen el hospital y cada sala de salud en cada barrio. Pero fundamentalmente salgan a caminar la ciudad, porque Gómez Gesteira  se te prende fuego la villa, porque tiene problemas en todos lados. El problema no son los trabajadores y las trabajadoras. El problema no son los vecinos y vecinas. El problema es Gómez Gesteira  que es títere de Avilés y todos sus secuaces inútiles que no saben cómo llevar adelante la pandemia”, expresó.

Al hacer referencia a otros conflictos abiertos en la ciudad, el dirigente se refirió a la situación de la COOPI y dijo: “Es increíble que en plena democracia, la máxima institución de esta ciudad no sea capaz de recibir a los actores, representante e instituciones de la vida social y civil de Carlos Paz. Nos enteramos que los centros vecinales no son recibidos. Nos enteramos que ante el problema de la COOPI, tampoco son recibidos. Vaya mí respaldo y mí saludo para los trabajadores y trabajadoras de la COOPI por estar acá, ejerciendo plenamente la solidaridad. No con un parte de prensa o un comunicado, sino poniendo el cuerpo. Manos a mano, codo a codo. Embarrándonos en la cancha como tiene que ser”, dijo.

Y cerró su discurso diciendo: “Está claro que es la intendencia contra el resto. Somos todos contra Gómez Gesteira. Parece que se quiere llevar puesta la villa y me parece que está subestimando a la población”.

En el acto también hablaron dos médicos integrantes de la Multisectorial de la Salud. Uno de ellos, Raul Audenino, aludió a “los aprietes” del secretario de salud del municipio de Villa Carlos Paz, Julio Niz. “Niz los fue llamando de a uno y ofreciéndoles plata. Todos dijeron lo mismo: que vuelvan los compañeros despedidos”, relató.

La docente Silvina Bessone fue la encargada de acercar la solidaridad de la Multisectorial de Villa Carlos Paz. En su discurso recordó también el doctor Jorge Herrou, fallecido también al contraer Covid -19 en octubre de 2020 y dejó un mensaje directo para el intendente: “Revise lo recorrido y lo actuado porque sentimos que nos está soltando de la mano, gobernando solo para algunos. Cuide a nuestros médicos, enfermeros y a los auxiliares de la salud, se lo pedimos los vecinos. Necesitamos de su responsabilidad, solidaridad y acompañamiento. Procure aunar voluntades para hacer a la Villa Carlos paz la ciudad que todos merecemos”.

El último en hacer uso de la palabra fue el pediatra Roberto Álvarez, uno de los médicos despedidos el 31 de diciembre, quien focalizó en la fortaleza del reclamo, en la dignidad del personal de salud y llamó a mantenerse unidos.

“Este es un acto esencialmente democrático, estamos todos con un fin común que es la salud pública. Los que estamos acá tenemos dignidad. Ustedes que nos acompañan nos dignifican a nosotros y nosotros absorbemos la dignidad que hemos perdido. Democracia y dignidad son dos palabras maravillosas que nos tienen que conducir”, enfatizó.

Luego de ello, las y los trabajadores decidieron hacer una intervención en el edificio municipal. En las rejas que rodean el edificio municipal, dejaron colgados sus ambos de trabajo a modo de protesta, junto con los carteles que recorrieron toda la ciudad.

Desde la Banca del Ciudadano se solicitó ponerle fin a la precarización laboral

Otra de las acciones emprendidas por ATE para ponerle fin a la precarización laboral del personal de salud fue impulsar un proyecto de ordenanza para que la municipalidad de Villa Carlos Paz adhiera a las Leyes Provinciales 7625 y 7233 y cree una comisión para la creación de Estatuto y Carrera para trabajadoras/es de la Salud Municipal.

“Creemos que por la particular situación que estamos viviendo en cuanto a la pandemia y a los altísimos niveles de precariedad que viven quienes garantizan la primera línea de atención tanto en el Hospital Sayago, como en los CAPS y otras dependencias de Salud Pública Municipal, debemos comenzar por ahí. Sin embargo, la regulación del trabajo y la carrera para poder progresar en la estructura administrativa local son derechos que el conjunto de las trabajadoras y trabajadores del Estado local adolecen y que deben ser garantizados por el Municipio”, argumentó el gremio en el pedido.

La médica Silvia Maggi fue la portavoz del sindicato ante los ediles.

“Estas leyes provinciales son las que regulan el régimen del personal que integran los equipos de salud humana en la provincia de Córdoba para ir adecuando prácticas y cuestiones administrativas al desempeño de la política sanitaria provincial. Pedimos también una mesa de diálogo con los trabajadores y sus sindicatos, donde explícitamente se convoque a ATE como representación legítima de quienes trabajamos en el sector para tratar tanto la adhesión a las leyes provinciales como al régimen administrativo y de carrera para nuestra actividad”, expresó.

Nota correspondiente a la edición n° 561 del periódico La Jornada, del 27 de enero de 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here