“Carlitos y K Brito” | (Costanera Illia – Villa Carlos Paz – Diciembre de 2020)

Los sensores macondeanos de la #RenoletaEternautica me indicaban la cercanía de una postal inédita, la presencia de personajes insólitos, la posibilidad de una PhoTortul al paso.

Y sí. Allí van.

El flaco de remera cannábica y su fiel mascota cordoobesa merecían que frene, que les ceda la prioridad en el cruce por el paso zebra, como corresponde.

Ventanilla baja, aire acondicionado de los pobres, y la Canon siempre a mi lado:

Click…click…

– ¿Nombres?!? – Pido a los gritos.

Carlitos y Copito de Nieve. – Me responde uno de ellos.

Bah… Baaaaaahhhh – Me dice el otro.

Mi sexto sentido, en sinopsis con mi ‘intuición femenina’ (todos la tenemos, a no asustarse) me indicarían que Carlitos es el que camina erguido, correita en mano… y que ‘Copito’ es el que lleva orgulloso los cuernos incipientes y el lazo en el cogote.

El cabrito, tal como aquel ‘Perro Dinamita’ del Indio Solari, ‘no da la patita’ ni ‘hace el muertito’… pero aúlla este rocanrol, que merece ser registrado.

Hago memoria de mascotas insólitas en mi Villa:

– El Turco Simes y su travieso monito en el Club de Pesca.

– El loco Eduardo Vallier y su gritón León Sandokán.

-El Viti Callejón y su Pumita, coleccionando chicas en Tobok… galanes ambos.

Y debe haber más.

Pero acá van, juntos a la par, Copito de Nieve y Carlitos.

Con la escupidera gigante que es la fuente de la Pacha Mama de fondo, sin agua hace rato. Faltaba más.

Ambos parecen contentos… ambos lucen felices.

Aunque algunos dirán que Copito luciría mejor en Cuchilla Nevada…

Otros lo imaginarán humeando en una parrilla…

Yo lo vi así… como a Los Beatles en Abbey Road.

Ya imagino el jaleo que se arma.

Ya percibo la grieta.

Pero La Foto la tenía que hacer.

Soy un escorpión y tengo que picar.

Nota correspondiente a la edición n° 560 del periódico La Jornada, del 30 de diciembre de 2020.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here