El pasado viernes 6 de noviembre, en la continuidad de la asamblea iniciada la semana anterior, Leonardo ‘Tati’ González fue electo por mayoría presidente de la Asociación Hotelera y Gastronómica de Villa Carlos Paz (ASHOGA).

La decisión se tomó tras días tensos y agitados a nivel interno, que se profundizaron cuando para la primera convocatoria no se había presentado ninguna lista para la renovación de autoridades.

‘A todos nos llamó la atención ese tema. Sobre todo por la gran participación en las redes y las marchas uno podía llegar a pensar que la gente se volvía loca por participar, pero también hay que ser comprensivos y tener en cuenta que hoy nuestros negocios se han venido abajo y muchos decidieron priorizar lo que les da de comer. Estar en la institución requiere de tiempo y esfuerzo’, señaló González a La Jornada.

En cuanto a las tensiones hacia dentro reconoció que, ‘no podemos estar todos de acuerdo, pero la mayoría lo que quiere es lo que hay, lo que existe, y es la comisión que se conformó conmigo como presidente’.

Insistió con que, ‘todos tienen derecho a opinar y yo hace más de 40 días planteé la posibilidad de que estuvieran otras personas en la conducción’.

‘Por cuestiones técnicas legales, como la antigüedad, algunas no pudieron hacerlo, y otras decidieron darle prioridad a sus emprendimientos.

La cuestión es que me volvieron a proponer y acepté.

Pero esta vez, más que nunca, estuvo abierta la posibilidad de que otras personas condujeran la institución’, expresó.

Actualmente la entidad tiene unos 110 socios, de los cuales 35 se hicieron presentes en la asamblea para votar.

La nueva comisión se integró con algunos empresarios que ya estaban, y otros que se han sumado.

Su ‘acercamiento’ con el gobierno municipal es un aspecto sobre los que giraron muchos de los cuestionamientos hacia su figura, sobre todo en el contexto de la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del coronavirus.

‘Veo mal que se plantee así pero hay gente que trata de buscar cualquier costado para agredirme o desprestigiarme.

Me llevo bien pero no soy un súbdito del gobierno. Ni yo ni la comisión, porque hay que recordar que soy la cara visible de un grupo de personas. No es que ando solo por ahí haciendo y deshaciendo por ASHOGA.

Lo que pasa es que muchos se olvidan de que desde la etapa con Rodrigo (Serna), e incluso antes, la gente reclamaba permanentemente que tuviéramos diálogo con el gobierno, porque se venía de una relación tensa de muchos años. Y ahora que dialogamos hay algunos a los que no les gusta.

Es difícil conformar a todos pero estoy convencido que la mayoría opina que está bien tener un diálogo. Ahora, tenemos que seguir pidiéndole y exigiéndole al gobierno lo que necesita el sector. Y civilizadamente eso se puede hacer.

También nos llevamos bien con el presidente de la Agencia Córdoba Turismo (Esteban Avilés). No veo malo llevarse bien con los políticos. La confrontación cierra puertas y ejemplos sobran’, subrayó.

Nota correspondiente a la edición n° 559 del periódico La Jornada, del 25 de noviembre de 2020.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here