Patricia I. Nardi | Lic. en Nutrición – UNC M.P: 4052 | Turnos: 03541- 569391 (tel y whatsapp) | Obras sociales y particular.

El código alimentario argentino, define:  “con la denominación de miel o miel de abeja se entiende el producto dulce elaborado por las abejas obreras a partir del néctar de las flores o de exudaciones de otras partes vivas de las plantas, que dichas abejas recogen, transforman y combinan con sustancias propias, almacenándolas en panales, donde madura hasta completar su maduración”.

La estación, las condiciones ambientales, las técnicas de procesamiento y las variedades de néctar de flores influyen en la composición de la miel, pero, esencialmente, los principales componentes nutricionales serán: carbohidratos como la fructosa y glucosa, agua, pequeñas cantidades de proteínas, vitaminas, minerales y oligoelementos.

Cuando la miel es de flores puede tener distintos aromas y sabores según la variedad que predomine en la zona y generalmente  es de color claro. Cuando predomina el origen en exudaciones arbóreas el color es verde pardo.

Con respecto a su ingesta, no hay una recomendación diaria, pero debido a su alto contenido en azucares, debe ser consumida con moderación.

Según la OMS, no debería consumirse más del 10 % de azúcares libres del valor calórico total (es decir aquellas agregados de azúcar simples por parte de la industria, los cocineros o en el hogar que no deberían pasar los 60 gr por día para un adulto que requiere 2000 Kcal/día).

La miel da un sabor especial y se la considera muchas veces mejor que el azúcar blanco. Pero, ésta tiene más azúcares y más calorías por lo que como destaqué anteriormente, debería usarse en menor cantidad para endulzar infusiones o algunas recetas.

Reemplazar el azúcar por la miel no aporta ninguna ventaja. Tanto el azúcar como la miel afectarán el nivel de azúcar en sangre, situación que deben tener en cuanta personas con patologías como diabetes.

De todas maneras, la miel es una sustancia natural, que se consume hace miles de años lo que hace que su consumo sea muy valorado en ciertas regiones.

Para culminar les dejo una receta con miel, que sabe muy rica! Que la disfruten!

Pechugas de pollo con miel y mostaza

Ingredientes:

   4 pechugas de pollo (deshuesadas, sin piel)

   1/2 taza de miel y 1/2 taza de mostaza

   1 cucharadita de albahaca, de tomillo y de perejil

   Sal, pimienta y aceite c/n

Como preparar:

Salpimentar y rociar con aceite las pechugas y colocarlas en una asadera. Mezclar la miel, la mostaza, la albahaca, el tomillo y el perejil y pintar las pechugas. Reservar una mitad. Cocinar en horno precalentado durante unos 30 minutos. Retirar. Girar las pechugas y pintarlas con la mezcla que resta. Cocinar 15 minutos más o hasta que consideren que ya están cocidas. Acompañar con ensalada de repollo colorado cortado bien finito.

Hasta la próxima!

Nota correspondiente a la edición n° 559 del periódico La Jornada, del 25 de noviembre de 2020.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here