En medio de la pandemia y cuando comenzó a regir la posibilidad de traslado hacia las sierras sólo para los propietarios de casas de veraneo, el fin de semana hubo gran cantidad de gente en las rutas y en los principales centros turísticos de la provincia.

El cuadro causó preocupación, no sólo por la cantidad de gente sino por la falta de cumplimiento de medidas sanitarias básicas como el distanciamiento social y el uso de barbijos o tapabocas.

“Estuve recorriendo algunos lugares con voluntarios que colaboran con los planes sanitarios y todos quedamos perplejos con la cantidad de gente que hubo este fin de semana en Córdoba. Lo más preocupante fue ver mucha gente sin barbijos”, indicó el infectólogo Hugo Pizzi en diálogo con Radio Universidad.

El especialista advirtió que ahora habrá que “esperar 14 días para ver si esto traerá o no consecuencias porque fue un verdadero desborde”.

En ese sentido, Pizzi adelantó que las autoridades deberán revisar las medidas de control y “probablemente realizar ajustes. Hoy va a haber una reunión con todos los equipos sanitarios para evaluar cómo seguir, pero de este modo no se puede”, aseguró.

Por otro lado, el médico pidió responsabilidad a la gente y paciencia para esperar la llegada de las vacunas que cambiarán la situación.

“Fue algo muy extraño, yo no sé si la noticia por el avance de las vacunas causó algún efecto psicológico de relajación, pero fue mucha gente la que se movilizó. Hemos aguantado tanto y ahora que falta tan poco para que lleguen las vacunas hay que seguir cuidándose”, dijo Pizzi.

El infectólogo consideró que hay un cúmulo de cosas como la angustia de la gente por el encierro y la inminencia de la llegada de las vacunas que pueden haber causado “este desborde de gente en medio de un momento que necesitamos cordura y tranquilidad”.

“Faltan pocos días para tener noticias sobre las vacunas, pero hay que adherir a todas las medidas sanitarias, hay que seguir alertas y colaborando”, pidió Pizzi.

En Villa Carlos Paz

Aunque fue bastante obvio que la cantidad de turistas que llegaron a Villa Carlos Paz durante el fin de semana dejó expuestas falencias en los controles, desde el municipio se realizó un balance positivo.

Se precisó, en este sentido, que se controlaron más de 20 mil vehículos de los cuáles a 2.500 se les negó el ingreso al no cumplir con la reglamentación vigente.

“Estuvimos acompañando a la Policía de la Provincia de Córdoba durante todo el fin de semana con controles en los ingresos a la ciudad, en esta oportunidad con nuevas disposiciones dispuesta por el COE para personas que residen en la Provincia de Córdoba y cuentan con casas de veraneo o departamento en nuestra ciudad, durante sábado y domingo se controlaron más de 20.000 vehículos, prohibiendo el ingreso a más de 2.500 conductores que no pudieron justificar la causa por la cual deseaban ingresar a Villa Carlos Paz. Le pedimos a la gente que sigua cuidándose y que tenga responsabilidad social cumpliendo con las medidas de seguridad sanitaria cuando circulan por la ciudad”, explicó Roberto Giménez, director de Seguridad VCP.

Por otra parte confirmó que se labraron actas “por la realización de fiestas o reuniones en domicilios particulares donde se incumplían las disposiciones que se indican desde el Comité de Operaciones de Emergencia”.

Más allá del posicionamiento oficial, se pudo comprobar que los ‘propietarios’ coparon balnearios, costanera y el sector céntrico como desde marzo no se veía.

En este contexto llamaron la atención los escasos controles a la hora de garantizar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad que son obligatorias por la pandemia, como por ejemplo el distanciamiento y el uso del barbijo. Tampoco se respetó en muchos casos la capacidad máxima definida para bares y restaurantes, y comercios en general. Y de hecho, se conoció que cabañas y departamentos, e incluso hoteles, recibieron turistas aun cuando esa actividad aún no está habilitada.

Cba24n / La Jornada

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here