Luego de que el gobierno de la provincia anunciara y pusiera en marcha nuevas restricciones por el aumento de casos de coronavirus, la Asociación Hotelera y Gastronómica de Villa Carlos Paz expresó a través de un comunicado su ‘total desacuerdo’ con dichas medidas.

En este sentido, la Comisión Directiva entiende que “no puede ser que el fusible de la pandemia sea siempre el mismo sector, algunos establecimientos con más de doscientos días sin trabajar, y sin ninguna perspectiva de mejoras”. Peor aún, “las estadísticas demuestran un fracaso total en el control del virus, el sistema de salud colapsa no sólo en infraestructura sino principalmente por insuficiencia de personal; no hubo previsión y se cree que los responsables somos nosotros”.

El vicepresidente a cargo de la presidencia de ASHOGA, Leonardo González, consideró que, “hay una total disparidad. Quienes toman las decisiones que nos impactan son los mismos que hasta ahora no han dejado de cobrar sus sueldos. Definen la suerte de miles de familias con la billetera ajena, sin ningún tipo de empatía y menos sacrificio que permita entender que el problema del Coronavirus es de todos”.

Y agregó: “No queremos ser los promotores de la muerte, como hasta ahora se nos ha señalado. La gente no muere sólo de coronavirus, hay también angustia, depresión, incertidumbre;  pedimos trabajar que es lo que sabemos hacer. Llegamos a donde estamos no por culpa de los restaurantes o los comercios a los que se les exige el cumplimiento de un protocolo, decir que los contagios provienen de ahí es una falacia”.

En conclusión, “creemos urgente y necesario plantear una mesa de trabajo donde finalmente se nos involucre. Las decisiones deben ser consensuadas y fundamentalmente, establecidas con miras a un horizonte que nos permita vislumbrar un punto de partida para ejercer nuestra actividad. Y el cierre no es la solución, es la sentencia de muerte para muchos de nosotros”.

‘Alguien no hizo las cosas bien y no pueden seguir culpando a la gente que quiere trabajar’

En diálogo con La Jornada, González anticipó que mantendrán una serie de charlas ‘entre nosotros’ para evaluar el impacto de las medidas y definir un plan de acción.

No se descarta, en este sentido, pedir una reunión con las autoridades municipales.

‘Lo iremos viendo. Primero vamos a tener charlas entre nosotros para ver cómo reaccionamos ante estas medidas’, dijo. E insistió: ‘No es que nosotros decimos salgan a trabajar y que pase lo que sea. Pero después de 7 meses seguir echándole la culpa a la gente que trabaja, es no reconocer que alguien ha hecho las cosas mal’.

‘Alguien no hizo las cosas bien, y no pueden seguir culpando de lo que sucede a la gente que quiere trabajar’, sentenció.

Por otra parte alertó que de mantenerse estas restricciones ‘se va a deteriorar una capa social que ya viene muy golpeada’.

‘Gente que estaba trabajando aunque sea a medias, como mozos o cocineros, dejarán de trabajar. Y los dueños de esos comercios van a dejar de percibir un ingreso aunque sea mínimo.

Acá hay una parte de la sociedad que está cobrando un sueldo o una pensión o una jubilación y puede quedarse en su casa esperando al delivery que le traiga lo que necesita. Otra parte vive el Estado nacional, provincial y municipal y cobra su sueldo todos los meses y puede pedir lo que necesitan.

Y nosotros hace 7 meses que no tenemos un solo ingreso y encima somos mal vistos porque reclamamos trabajar.

Desde ese punto de vista estamos obviamente ofuscados por estas medidas’, subrayó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here