El senador del Frente de Todos y titular de la Comisión de Presupuesto, Carlos Caserio, afirmó que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, busca “victimizarse” con la coparticipación cuando la Ciudad de Buenos Aires es la “única privilegiada” de ese sistema y destacó la “mirada federal” del presidente Alberto Fernández y su compromiso de garantizar una “redistribución justa” de los fondos.

En una entrevista con Télam, Caserio atribuyó la decisión de Rodríguez Larreta de recurrir a la Corte Suprema para que fije postura sobre la modificación del esquema de coparticipación a una “cuestión política”, y recordó que, en 2016, el entonces presidente Mauricio Macri tomó una “decisión arbitraria” al transferirle fondos por decreto a la Ciudad para cubrir el traspaso de la Policía Federal.

Por otro lado, el legislador cordobés dijo que lo tomó por “sorpresa” que el gobernador de esa provincia, Juan Schiaretti, haya sido el único de los mandatarios peronistas en no respaldar la decisión del Gobierno nacional, al considerar además que las “pocas posiciones” de esa administración a ese respecto no son “racionales”.

-Télam: ¿Cuál es su postura sobre la decisión del Presidente de modificar el esquema de coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires?
-Caserio: Es sumamente justo porque, en su momento, fue una decisión arbitraria cuando Macri le envió a la Ciudad por decreto una cantidad de dinero totalmente injustificada. Ante una situación de inseguridad en la provincia de Buenos Aires, el Presidente ha tomado una decisión muy digna: sacar una parte de ese monto que se había enviado para mandarlo a la provincia, principalmente para suplir los inconvenientes de la inseguridad. Se sigue cumpliendo con los compromiso contraídos y el excedente se usa para cumplir con la Ciudad de Buenos Aires.

-T: ¿Qué interpretación hace del anuncio de Rodríguez Larreta de recurrir a la Corte Suprema?
-C: Es una cuestión política, nada tiene que ver la Justicia.No puede obrar de este modo por algo muy simple: en la Constitución del ’94, cuando se creó la Ciudad Autónoma, no quedó muy claro cuál era el modo en que iban a recibir recursos. Todos estos años los recibió por decreto.¿Tendríamos que suspender los decretos de todos estos años? Se está utilizando esto para, de algún modo, victimizarse, cuando la Ciudad de Buenos Aires es la que mayor recursos posee y la única privilegiada del sistemade coparticipación argentino.

-T: ¿Cómo tomó, como legislador por Córdoba, que Schiaretti haya sido el único gobernador peronista en no firmar la solicitada de respaldo al Gobierno nacional?
-C: Me tomó por sorpresa, porque había 19 gobernadores, no sólo los de reconocida pertenencia a nuestro partido, sino también los de espacios provinciales. No tengo claro cuál es el motivo. Me imagino que no están de acuerdo. Schiaretti trata de evitar hablar de este tema, derivando la discusión a la coparticipación general. No se está haciendo algo para reformular la coparticipación de los gobiernos provinciales en referencia a la Nación, como toda la vida se viene hablando, sino que se busca hacer justicia ante el decreto del presidente anterior. Las pocas expresiones de Córdoba no son racionales y están sesgadas. En algún momento el Gobierno nacional y las provincias tendrán que sentarse a debatir esto. Como es un acuerdo de partes, se necesita la buena voluntad de todos. Fernández siempre ha tenido una mirada federal y tratará de que la redistribución sea justa. En este momento de crisis profunda del país, el Gobierno nacional está saliendo de esta situación, con el canje de deuda y el horizonte que nos va a dar el Presupuesto. Llegará el momento de mayor normalidad para discutir estos temas. Eso lo han comprendido la gran mayoría de los gobernadores.

– T: ¿Considera que, a partir del planteo judicial de la Ciudad de Buenos Aires, puede haber reclamos de otras provincias?
– C: No, para nada. No tiene nada que ver. No se le ha sacado a ninguna provincia. Se ha hecho justicia con una transferencia que en su momento se hizo, y que fue política. Macri quería beneficiar a la Ciudad, que de algún modo era la base de su sustento electoral. Los gobernadores no pueden hacer eso, no correspondería.

– T: ¿Por qué critica que los diputados del peronismo de Córdoba no den quórum para tratar la reforma judicial?
– C: No es una cuestión enmarcada en ninguna política partidaria, sino una mirada institucional. Macri no tenía quórum en ninguna de las dos cámaras durante su Gobierno y, sin acompañamiento del peronismo, el Congreso hubiera estado parado cuatro años. Surgió una decisión política de los gobernadores, encabezada especialmente por Schiaretti, de que los peronistas teníamos que ser republicanos y garantizar la gobernabilidad. Ahora me llama la atención que eso haya cambiado, porque estamos frente a la misma circunstancia: el Presidente no tiene quórum. Me parece incoherente. No estamos hablando de qué votar, sino de sentarnos a cumplir con nuestra obligación. No se puede jugar con la cuestión del quórum porque atenta contra la democracia.

– T: Pero ese sector podría argumentar que no quiere discutir un proyecto sensible como la reforma judicial y sí otros que estén acordados de antemano.
– C: Nadie sabe qué piensa Schiaretti porque nunca se expresa. Es una respuesta que no puedo dar. Me da la impresión de que, si ese es el pensamiento, no es válido en absoluto. Hay que sentarse en las bancas.

– T: ¿Qué postura tiene respecto a la discusión sobre si las sesiones deben ser presenciales o virtuales, después de la polémica que se generó con Juntos por el Cambio?
– C: Estoy convencido de que la posición de Juntos por el Cambio es simplemente para trabar el Congreso y, de ese modo, trabar la gestión del Presidente. No tiene sustancia, es irracional. Estamos viviendo en un mundo excepcional, con una pandemia que ha marcado reglas de juego totalmente diferentes. Es lo mismo que decirle a una empresa que, para no cerrar, los trabajadores no hagan teletrabajo porque eso no corresponde. Es ridículo. El Congreso no puede parar nunca en una democracia.

Ante la perspectiva de que los legisladores tengamos que cuidarnos, y que viajar es un inconveniente, las sesiones virtuales han dado absoluta garantía. Es una posición totalmente ilógica. En el momento que vivimos, la circunstancia del mundo y Argentina, eso atenta contra el ciudadano. Acompañar a un gobierno no quiere decir estar de acuerdo con todas su medidas, sino encontrar una solución entre todos.

Télam

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here