“Del cerro vengo bajando” (Cerro de la Cruz – Villa Carlos Paz – Julio de 2020)

Postales inauditas, con encuadres sesgados, zoom de aproximación y recortes parciales.

La ciudad que acaba de celebrar, en silencio cuarentenoso, sus 107 años de vida comunitaria, tiene perfiles impensados, seguramente, para la lejana visión que debió tener el fundador.

Edificios en altura y construcciones que trepan en cerro mayor, el que luce coronado con la Cruz, se mezclan con palmeras exóticas, cableados con servicios y carteles con ofertas para hacernos la vida mejor.

Flavio sonríe desde el cartel, sin sospechar lo que pasaría con la industria teatral, tapando parcialmente a la construcción que detuvo su trepada al cerro.

A la par de mis cotidianos registros de los chalecitos serranos que van resistiendo como legado patrimonial de los lejanos 50s. o 60s., voy buscando también ‘la belleza’ (siempre opinable, siempre discutible) de la arquitectura moderna.

Tal vez Villa Carlos Paz gusta por eso, por lo ecléctico, por esa mezcla rara de pasado y futuro que conviven en sus calles.

No lo sé.

Solo intento capturarlo con mis clicks y compartirlo por acá.

Nota correspondiente a la edición n° 555 del periódico La Jornada, del 29 de junio de 2020.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here