Tal como lo hizo Martín Llaryora en Córdoba, el intendente de Villa Carlos Paz Daniel Gómez Gesteira tomó la decisión de recortar la jornada laboral (y por ende el salario) de trabajadores municipales que están bajo la modalidad de contrato.

Pese al hermetismo municipal, la medida se conoció a fines de junio y comenzó a regir desde el 1 de julio. De esta manera, los empleados pasaron a trabajar de 7 a 6 horas por día, con la consecuente disminución proporcional en sus salarios. La decisión afecta a unos 750 contratados (sobre una planta total de 1300 trabajadores, incluyendo becados), que vieron afectado su salario en un 15%.

Vale señalar también que los contratos que está haciendo firmar el municipio tienen una duración de tres meses, lo cual da cuenta de la precariedad con la que también tienen que lidiar. Es por ello que, tras el recorte de horas, existe el temor de que dentro de tres meses también se decida dar de baja algunos contratos, tal como sucedió en Córdoba capital.

Siempre por lo bajo por el miedo a represalias, los empleados cuestionan la medida. “Si se la pasan diciendo que hay plata en el banco, entonces por qué nos achican el sueldo”, bramó una agente que cobra actualmente unos 25 mil pesos mensuales.

Las críticas también apuntan hacia el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) a quien acusan, lisa y llanamente, de haber ‘entregado’ a los contratados para salvar del recorte a los empleados de planta permanente.

A diferencia de lo ocurrido en la capital provincial –donde el SUOEM inició un plan de lucha para revertir la decisión-, el Sindicato de Empleados Municipales (STM) de nuestra ciudad solo emitió un comunicado a través del cual intentó despegarse de la decisión.

“A los trabajadores de planta permanente no se les modificará ni horas laborales ni habrá diferencia en sus haberes. Los trabajadores contratados que vienen realizando 35 horas semanales en áreas operativas como salud, seguridad urbana, transito, etc., tampoco se les practicará modificación en sus contratos.

“Sí se suspende la realización de horas extras. Los contratos administrativos que están haciendo 6 horas diarias y 30 horas semanales tendrán modificación en sus contratos en forma proporcional a las horas trabajadas. Dicha situación se extenderá por tres meses en primera instancia”, precisa el comunicado del sindicato difundido el 27 de junio.

“Estas disposiciones en los contratos son potestad y las decide el Ejecutivo municipal, donde el gremio se encuentra en una difícil situación desfavorable en cuanto a las leyes establecidas para los alcances de los contratos, teniendo en cuenta que éstos son acuerdos entre partes ya firmados entre el Ejecutivo municipal y los agentes”, se lee más adelante el escrito.

Y agrega: “No está en el ánimo de esta comisión del STM llevarlos a un conflicto donde el daño se podría agravar y perder sus fuentes laborales, porque en los conflictos las dos partes pierden. Sabemos que no son tiempos para perder un trabajo, cuando lo que debemos hacer es tratar de buscar métodos de diálogo y consenso en busca de mejores alternativas”.

El comunicado cierra pidiendo “paciencia” a los trabajadores municipales.

“Esta comisión los llama a reconsiderar sus opiniones y a esperar que esta situación de emergencia sanitaria que estamos viviendo y nos está afectando a todos pase lo más pronto posible, para si luego poder sentarnos con el Ejecutivo municipal y repensar como podemos avanzar en, por ejemplo, buscar una recomposición salarial para todos teniendo en cuenta los índices inflacionarios producidos en todo este tiempo. Compañeros, tengamos fe que toda tormenta pasa y viene la calma. Sepan entender y les pedimos paciencia. Gracias por acompañarnos”.

Medio aguinaldo, en dos cuotas

Otra de las decisiones adoptadas por el municipio implicó el pago del medio aguinaldo en dos cuotas. Sobre este punto, el comunicado del STM detalla que la intensión del Ejecutivo municipal era de ajustarse a lo acordado en la mesa Provincia-municipios de pagar el aguinaldo fraccionado en tres cuotas.

“La comisión del STM se opuso a la medida y logró que se reconsidere la situación y llegamos (al acuerdo) de que se abone en dos pagos y que la segunda parte se abone dentro de mes de julio del corriente año y no en el mes de agosto”, precisaron.

Planta política

En lo que tiene que ver con la planta política, el Concejo de Representantes prorrogó hasta setiembre la ordenanza que dispone recortes en los sueldos de los funcionarios, con porcentajes escalonados que van desde el 50% para el intendente y el defensor del Pueblo, hasta el 15% para los coordinadores.

Nota correspondiente a la edición n° 555 del periódico La Jornada, del 29 de junio de 2020.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here