• Se ubica a 85 kilómetros al oeste de la ciudad de Córdoba.
  • Tiene el mirador privilegiado para realizar avistaje de cóndores.
  • Rico en flora y fauna, la quebrada es uno de los atractivos más representativos de la diversidad autóctona cordobesa.

Un escenario natural a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar invita a descubrir una increíble biodiversidad con un protagonista principal: el cóndor. Esta especie instala sus nidos y refugios en la quebrada a la que le da nombre, y también, aprovecha las corrientes térmicas de aire que se generan entre los paredones rocosos, para remontar vuelo y hasta enseñarle a planear a los ejemplares más jóvenes.

Sin dudas, las 37 mil hectáreas del Parque Nacional Quebrada del Condorito se convierten en un espacio natural privilegiado para realizar avistaje de aves, aunque ganan terreno otros animales exclusivos de la zona, como el lagarto de Achala, una raza característica de zorro colorado, y el guanaco.

La postal se completa con pastizales de altura mezclados con bosquecillos aislados de tabaquillo y, en las zonas más bajas, se abren camino los matorrales de romerillo y hasta árboles como el molle y el coco.

Sobran las razones para explicar por qué, hace más de 20 años, la Quebrada del Condorito se convirtió en parque nacional, un tesoro en plena Pampa de Achala.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here