El Tribunal de Cuentas elevó al Concejo de Representantes para su tratamiento y eventual aprobación la Cuenta General del Ejercicio 2019.

El dictamen salió por mayoría con los votos de los vocales oficialistas Raquel Merlino y Salvador Insinga.

El representante de la minoría, Daniel Viale, manifestó su disidencia y votó en contra.

Becas, sueldos de los directores municipales en la empresa Carlos Paz Gas, publicidad institucional y Cotreco, son los principales cuestionamientos.

“Dejo asentado formalmente que a entender de este Tribuno de Cuentas el análisis de la Cuenta General del Ejercicio 2019 no refleja razonablemente la ejecución del presupuesto anual 2019”, resumió Viale.

Respecto a las becas, el vocal del frente Capaz consideró que, “se contrapone a lo preceptuado en el Artículo 103 de la Carta Orgánica Municipal (Formas de Empleo Municipal Personal Permanente, Contratado, Transitorio o de Gabinete), y a los fundamentos establecidos por la Ordenanza N° 4.088 (Capacitación, Metas, Programa)”.

“Como están utilizadas las becas son trabajo en negro y mal remunerado, que no responde al principio de la capacitación y formación”, remarcó.

En cuanto al sueldo de los tres directores municipales en CPG, Viale insiste con que “no deben ser afrontados por este municipio y deben ser pagados por la misma Sociedad Anónima al regirse la misma por la Ley de Sociedades Comerciales N° 19.550”.

Otro de los temas que se destaca entre las disidencias tiene que ver con el manejo de la publicidad institucional. “La opinión de esta vocalía es que hay expedientes que no cumplirían con lo establecido por Ordenanza N° 5264 que fija los criterios sobre gastos de Publicidad Institucional del Departamento Ejecutivo Municipal”, señaló.

La referencia es a la ordenanza que fue sancionada cuando Carlos Felpeto era intendente, a instancias del entonces concejal Esteban Avilés, prohibiendo que se destaquen nombres propios o partidos políticos.

“Se les ha vuelto en contra”, dijo. Y puso como ejemplo la publicidad contratada en Cadena 3, donde “el slogan hace mención al intendente Gómez Gesteira, resaltando el nombre propio”.

Sobre Cotreco, Viale recordó que ya había manifestado su disidencia a la firma del convenio con la empresa “y así en consonancia con las sucesivas disidencias relacionadas a los cambios societarios en que se encuentra la empresa CO.TRE.CO. S.A. y en virtud de lo establecido en el pliego de bases y condiciones aprobados a través de la Ordenanza N 6273”.

“Carlos Paz es una de los pocos lugares, al margen de la eficiencia o ineficiencia, donde sigue prestando el servicio, en otras ciudades se ha ido cayendo por el mismo estado financiero de la empresa”, advirtió Viale a La Jornada.

Un ítem que se repite en las disidencias de los últimos años se relaciona con los sueldos a la planta de personal correspondientes a diciembre. “No se observan los sueldos de diciembre de 2019 (los cuales fueron abonados durante el mes de enero de  2020);  tampoco figuran como Deuda, ni como Residuo Pasivo, (Sueldo, Retenciones aportes jubilatorios,  APROSS. etc.)

Por lo cual al no ser tenidas en cuenta estas cifras en el análisis del ejercicio económico financiero, el superávit primario se ve notablemente alterado”, justificó.

“Aunque en el oficialismo sostienen que la no inclusión es parte de los ‘usos y costumbres’, influye en el resultado económico del ejercicio porque son más de 30 millones de pesos que no figuran”, reiteró.

Déficit

Llamó la atención en el balance 2019 la aparición de un déficit primario de más de 200 millones de pesos.

“Los análisis que hace el Tribunal de Cuentan tienen que ver con una metodología que no necesariamente es la misma del ejecutivo. El análisis propio resalta que entre lo efectivamente cobrado y lo efectivamente gastado en 2019 hay un déficit de 224 millones de pesos, que no lo destaca (Daniel) Gilli (secretario de Economía y Finanzas) en el resultado financiero que envía al Tribunal.

Ellos hablan de un superávit de 223 millones de pesos, porque toman el arrastre del ejercicio anterior.

Lo que nosotros exponemos es que el municipio en 2019 se gastó la mitad de ese acumulado de ejercicios anteriores”, precisó Viale.

Y apuntó, desde un enfoque político, que el municipio de Villa Carlos Paz “cobra muchísimo por una gran presión tributaria, pero es un gobierno absolutamente burocrático, con gran cantidad de empleados y está lejos de mostrar pujanza.

Las obras que se han visto se han manejado claramente para una situación electoral”.

En este contexto sostuvo que el déficit registrado en 2019 es una señal de alerta. “Este año la recaudación en los primeros meses fue bastante estable, pero en abril disminuyó y en mayo cayó estrepitosamente.

Con este nivel de recaudación y la proyección de gastos, el año próximo puede ser muy difícil”, anticipó.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here