El juez Ricardo Bustos Fierro tomó relevantes decisiones conocidas en la mañana de este martes, en relación a la causa que indaga en el perjuicio generado por la firma Cotreco contra la AFIP, de carácter multimillonario.

Socios y empresarios vinculados a la firma, que fue parte del proceso de recolección de residuos de la ciudad de Córdoba, se declaró en quiebra y dejó deudas a granel poco antes de concluir la última renovación del contrato provisorio suscripto con la municipalidad capitalina. Cabe acotar que, actualmente, la firma mantiene el servicio de recolección de residuos en Villa Carlos Paz.

Puntualmente, el magistrado resolvió apartar al fiscal federal Enrique Senestrari del caso, y procesó a los asociados de la exconcesionaria del servicio.

Lo hizo por “apropiación indebida de recursos de la Seguridad Social”, aunque los liberó de la “asociación ilícita fiscal e insolvencia fiscal fraudulenta”, que conllevan penas mayores.

Los imputados son Horacio Busso, Flavio Cavallieri y Marcelo Debernardo, socios sobre los que decretó un embargo de 4 millones de pesos para cada uno. También sobre los presidentes del directorio de la Sociedad Anónima Emanuel Druetta y Jorge Pereyra Córdoba, a quienes embargó por dos millones de pesos.

A través de diferentes maniobras, la firma fue llevada a la quiebra y terminó adeudando compromisos fiscales, incluidos aportes patronales, por más de $ 900 millones.

Además de los tres socios, pasaron 13 directivos de empresas y fideicomisos, que sirvieron como triangulaciones financieras.

Senestrari, fuera

Bustos Fierro decidió apartar al fiscal federal Enrique Senestrari, merced a un pedido de los abogados Germán Gianotti y Facundo Cortés Olmedo, defensores de Cavallieri y Debernardo.

Lo habían objetado por “enemistad manifiesta” y “pérdida de objetividad” por adelantar opinión respecto a su negativa al pedido de exención de prisión.

Cba24n

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here