Lic. en Nutrición Paticia I. NardiM.P. 4052
Consultas Particulares y Obra SocialTel y WhatsApp 3541 569391

El pasado 17 de mayo se celebró el día mundial de la Hipertensión Arterial. Se estima que el consumo de sal diario en Argentina es de 11 gramos por persona, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un máximo de 5 gramos. El 70% de la ingesta de sodio proviene de alimentos procesados y ultraprocesados.

Hay claramente una predisposición genética en el desarrollo de la hipertensión y hay factores que interactúan con esa predisposición, como el sobrepeso, el consumo excesivo de sodio, consumo de alcohol e inactividad física. Por ello, los pilares del tratamiento de la hipertensión arterial, incluyen dietoterapia, modificaciones en el estilo de vida y farmacoterapia.

Con respecto a la dietoterapia, se conseja conocer las fuentes de sodio, es decir, en qué alimentos podemos encontrarlo, ya que es uno de los nutrientes que hay que controlar.

¿Entonces, qué alimentos debemos evitar? Primeramente, disminuir el consumo de sal de mesa y la sal gruesa.

También evitar todo alimento salado como fiambres, embutidos, pickles, alimentos en salmuera, productos de copetín, como papitas, palitos, chizitos, conitos, maní salado, caldos o sopas concentradas y alimentos en conservas como las arvejas (que se aconseja enjuagar para retirar la mayor cantidad de sal). Los alimentos freezados también se incluyen, ya que los conservantes que se usan son a base de sodio.

Los quesos duros como los de rayar, entran en la definición de alimento salado. No podemos dejar pasar por alto al pan y los criollitos que son de alto consumo en la población. Ellos también tienen alto contenido de sal.

Podemos agregar a la lista la manteca, margarina, galletitas de agua, pizzas, masas para tartas, aderezos como mostaza, mayonesa, salsa golf, kétchup y el polvo para hornear.

Los edulcorantes artificiales a base de sodio (como el ciclamato o sacarina) también hay que tenerlos en cuenta, ya que forman parte de muchos productos alimenticios denominados ligth o dietéticos, como por ejemplo las gaseosas o jugos light, entre otros muchos. Nombro las gaseosas, porque son de alto consumo en la población.

Por ello, se torna de suma importancia leer las etiquetas de los productos alimenticios. Porque alimentos impensados, pueden contener sal.

Como medidas higiénico-dietéticas, podemos destacar el cocinar sin sal, evitar salar las comidas una vez servidas y no llevar el salero a la mesa. Utilice hierbas aromáticas para realzar el sabor, moderar el consumo de café y bebidas alcohólicas, beber abundante agua al día, realizar algún tipo de actividad física y como dije antes, leer bien las etiquetas de los alimentos y también de medicamentos ya que algunos tienen importantes cantidades de sal.

Hasta la próxima!

Nota correspondiente a la edición n° 553 del periódico La Jornada, del 27 de mayo de 2020.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here