Entre alguno de los sectores más golpeados por la crisis generada por la pandemia, están los trabajadores gastronómicos que pertenecen a un rubro que no trabaja desde hace casi dos meses, y que se prevé, será uno de los últimos en retornar a la actividad de manera paulatina.

“Nuestro sector es de los más castigados por la pandemia y por la situación que ya se vivía en el país desde antes. Tenemos muchos trabajadores que están en la calle, mucha gente en negro que no tiene posibilidades de acceder a los beneficios que otroga la Anses durante la crisis, así que la verdad, la preocupación es constante”, aseguró Juan Carlos Rousellot, titular de la filial Córdoba de Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), en diálogo con Radio Universidad.

Rousselot, explicó que de acuerdo a un relevamiento propio del sindicato, en Córdoba tienen el 50% de sus trabajadores sin registrar, lo que agrava el problema para alcanzarlos con ayudas oficiales.

“Tenemos la mitad de los trabajadores en negro y si a eso le sumamos los trabajadores de media jornada y los trabajadores eventuales, el tema es muy preocupante. Son miles de personas que no tienen eventos desde marzo y que están completamente desamparados”, explicó Rousselot.

Además, el gremialista indicó que incluso muchos de los trabajadores registrados tampoco están cobrando sus salarios de manera normal.

En ese sentido, el titular de la filial sindical Córdoba dijo estar dispuesto a colaborar con el Estado y los empresarios para volver a la actividad cuanto antes con todas las medidas de seguridad sanitarias que hagan falta.

“Necesitamos que las autoridades tomen nota de nuestra situación y creen los protocolos necesarios, nosotros estamos a disposición de las autoridades para generar todo lo que sea necesario para poder volver a trabajar”, dijo Rousselot.

“La gente tiene hambre, la situación es muy complicada, desde el gremio ya entregamos 1.000 bolsones de comida, pero eso no alcanza, necesitamos soluciones urgentes”, agregó.

El dirigente estimó además que hay unos 5.000 trabajadores que cumplen funciones en concesionarios de comedores de escuelas, sanatorios, hospitales, clínicas, y que hoy no tienen ni salarios ni ayudas sociales porque no figuran en las nóminas de las empresas.

“No tenemos grandes recursos en el Gremio, pero intentamos hacer lo posible para ayudar, pero son todos paliativos. No alcanzan. Necesitamos que se busque la manera para poder volver a trabajar lo antes posible”, cerró Rousselot.-

Cba24n

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here