La discusión sobre los sueldos de la planta política municipal de Villa Carlos Paz volvió a reinstalarse en el recinto legislativo al incluirse en el orden del día de la sesión del pasado jueves 13 de febrero cuatro puntos referidos a ese tema.

Sin embargo, y valiéndose de su mayoría, el único proyecto que logró debatirse en profundidad fue el impulsado por el oficialismo y que planteaba un congelamiento de los sueldos (en los valores actuales) hasta fin de año. “Estamos solidarizándonos con la situación del país”, argumentó la edila oficialista Carina Fernández.

El concejal de Carlos Paz Despierta, Daniel Ribetti, justificó su voto positivo al proyecto diciendo “esto es mejor que nada”. Recordó que apenas se instaló el tema en la agenda pública local, él salió a hablar de que existe una “asimetría insostenible” entre los sueldos de la planta política municipal y que lo perciben como ingresos las y los vecinos de la ciudad y que esto le implicó insultos, agravios y descalificaciones por parte de la bancada oficialista.

“Algunos fanáticos del oficialismo me trataban de demagogo, charlatán, vendehumo”, recordó y ratificó sus dichos de entonces. “Estamos en una situación de privilegio. Creo que esta propuesta del oficialismo se queda corta en relación a lo que propusimos como espacio político, incluso en la campaña. Pero esto es mejor que nada”, señaló.

Ribetti había acompañado con su firma el despacho por minoría del concejal Jorge Lassaga (Carlos Paz Somos Todos) que planteaba disminuir la dieta de los concejales (del 80 al 60% de lo que cobra el intendente), y también congela haberes durante todo 2020.

En este sentido, durante el debate del punto Lassaga volvió a insistir con la idea de reducir en un 20% los sueldos de la planta y luego plantear el congelamiento, propuesta que no fue aceptada.

Por esa razón, dijo, resolvió no acompañar el proyecto del oficialismo. “Para mí esto parte de un oportunismo político. Desde agosto a enero nos hemos aumentado el sueldo en un 26% y después que nos aumentamos, pretendemos congelarnos los sueldos. Este es un mensaje contradictorio que le damos a la sociedad y un mensaje contrario a lo que la sociedad está esperando de nosotros”, expresó.

La edila radical, Natalia Lenci, sostuvo que si bien consideraba a su proyecto como “superador” porque implicaba beneficios sobre el contribuyente (además de no aplicar aumentos por 180 días, implicaba retrotraer el costo de la Tasa de la Propiedad a los valores de 2019, e invitar a las empresas de servicios públicos a hacer lo mismo con sus tarifas), acompañó la aprobación del congelamiento de los sueldos por percibirlo como “un gesto importante”.

Sin posibilidad de que su proyecto sea tratado (pretendía rebajar en un 10% todas las remuneraciones de la planta política durante 2020, y al mismo tiempo suspender eventuales aumentos hasta fin de año, destinándose el ahorro a reforzar partidas de áreas como Atención a la Infancia, Subdirección de Discapacidad y Adultos Mayores, Políticas de Género y Casa de la Mujer y Dirección de Atención Médica), Carlos Quaranta (CPI) también votó a favor del congelamiento.

De parte del oficialismo, Sebastián Guruceta fustigó a Lassaga por insistir en la idea de la reducción de los sueldos. “Si propusiéramos bajarnos los sueldos, automáticamente el concejal Lassaga presentaría otro proyecto para bajarlo más y así sucesivamente. Él quiere sacar rédito político con esto”, acusó.

Además, consideró que bajar los sueldos de la planta política implicaría “denigrar la actividad”.

“Colarse en este discurso de la sociedad que dice que los funcionarios no trabajan, que son vagos, no es así. Hemos visto como se trabaja y la dedicación es full time”, afirmó y remarcó: “pedir una reducción del 20 o del 30% de los haberes es denigrar la actividad y es una cuestión equivocada”.

El proyecto finalmente se aprobó con 11 votos, con el rechazo del concejal Lassaga. 

Desde que asumieron, hace apenas 6 meses, los salarios de los funcionarios carlospacenses crecieron el 26%

Entre agosto, mes en que asumió el nuevo gobierno de Carlos Paz Unido, y enero, los sueldos de los funcionarios del municipio crecieron el 26%.

En este marco se reinstaló la polémica por los abultados sueldos que cobra la planta política carlospacense, una de las mejores pagas a nivel país.

Evolución

El salario básico del intendente Daniel Gómez Gesteira de agosto, mes en que asumió, fue de 213.422 pesos. Lo mismo corre para el defensor del Pueblo, Daniel Mowszet. Para un concejal o tribuno de Cuentas, en tanto, el ‘bruto’ fue de 170.737 pesos.

Vale aclarar que el intendente y los concejales y tribunos cobraron en agosto un proporcional sobre el básico, teniendo en cuenta que no asumieron a principios de mes, si no el 12 de agosto. Es decir, se les computaron 19 días de trabajo.

En octubre, los recibos de sueldos del intendente y el defensor del Pueblo ya mostraban un básico de 238.221 pesos; y el de concejales y tribunos 190.577.

En enero 2020, con la efectivización de los aumentos pactados, Gómez Gesteira cobró un sueldo ‘bruto’ (hay que descontar cargas sociales e impuesto a las Ganancias, por ejemplo) de 269.518 pesos. Los recibos de concejales y tribunos de Cuentas, en tanto, se calcularon sobre un sueldo básico de 215.614 pesos.

Entre agosto y enero, entonces, el aumento de los funcionarios de la planta política fue del 26% (por encima de la inflación registrada en el mismo período). ¿Quién pudiera, no?

Estos datos merecen ser tenidos en cuenta cuando se escuchan argumentos del tipo ‘acompañamos el esfuerzo de los vecinos’ tras congelar sus salarios en los muy generosos valores actuales.

Nota correspondiente a la edición n° 550 del periódico La Jornada, del 26 de febrero de 2020.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here