La discusión sobre los sueldos de la planta política municipal volvió a reinstalarse en el recinto legislativo al incluirse en el orden del día de la sesión de este jueves cuatro puntos referidos a ese tema.

Sin embargo, y valiéndose de su mayoría, el único proyecto que logró debatirse en profundidad fue el impulsado por el oficialismo y que planteaba un congelamiento de los sueldos (en los valores actuales) hasta fin de año.“Estamos solidarizándonos con la situación del país”, argumentó la edila oficialista Carina Fernández.

El edil de Carlos Paz Despierta, Daniel Ribetti, justificó su voto positivo al proyecto diciendo “esto es mejor que nada”. Recordó que apenas se instaló el tema en la agenda pública local, él salió a hablar de que existe una “asimetría insostenible” entre los sueldos de la planta política municipal y que lo perciben como ingresos las y los vecinos de la ciudad y que esto le implicó insultos, agravios y descalificaciones por parte de la bancada oficialista.

“Algunos fanáticos del oficialismo me trataban de demagogo, charlatán, vendehumo”, recordó y ratificó sus dichos de entonces. “Estamos en una situación de privilegio. Creo que esta propuesta del oficialismo se queda corta en relación a lo que propusimos como espacio político, incluso en la campaña. Pero esto es mejor que nada”, señaló.

Ribetti había acompañado con su firma el despacho por minoría del concejal Jorge Lassaga (Carlos Paz Somos Todos) que planteaba disminuir la dieta de los concejales (del 80 al 60% de lo que cobra el intendente), y también congela haberes durante todo 2020.

En este sentido, durante el debate del punto Lassaga volvió a insistir con la idea de reducir en un 20% los sueldos de la planta y luego plantear el congelamiento, propuesta que no fue aceptada.

Por esa razón, dijo, resolvió no acompañar el proyecto del oficialismo. “Para mí esto parte de un oportunismo político. Desde agosto a enero nos hemos aumentado el sueldo en un 26% y después que nos aumentamos, pretendemos congelarnos los sueldos. Este es un mensaje contradictorio que le damos a la sociedad y un mensaje contrario a lo que la sociedad está esperando de nosotros”, expresó.

La edila radial, Natalia Lenci, sostuvo que si bien consideraba a su proyecto como “superador” porque implicaba beneficios sobre el contribuyente, acompañó la aprobación del congelamiento de los sueldos por percibirlo como “un gesto importante”.

De parte del oficialismo, el edil Sebastián Guruceta fustigó a Lassaga por insistir en la idea de la reducción de los sueldos. “Si propusiéramos bajarnos los sueldos, automáticamente el concejal Lassaga presentaría otro proyecto para bajarlo más y así sucesivamente. Él quiere sacar rédito político con esto”, acusó.

Además, consideró que bajar los sueldos de la planta política implicaría “denigrar la actividad”.

“Colarse en este discurso de la sociedad que dice que los funcionarios no trabajan, que son vagos, no es así. Hemos visto como se trabaja y la dedicación es full time”, afirmó y remarcó: “pedir una reducción del 20 o del 30% de los haberes es denigrar la actividad y es una cuestión equivocada”.

El proyecto finalmente se aprobó con 11 votos, con el rechazo del concejal Lassaaga.  

Compartí esta nota y seguinos en las redes

3 COMMENTS

  1. ¿ Y los sueldos de maestros y equipos de salud, por tomar dos casos, no ” denigran la actividad”?

    ¡ Hay que escuchar cada cosa que sigue agraviando y en demasía a los ciudadanos !

    Funcionarios ¡ pónganse en consonancia con las necesidades más básicas de la gente!

    Parece que viven en otra galaxia

  2. Son unos caraduras. Denigrar la actividad??? Cuántas y sinvergüenzas es lo que son. El hospital es un desastre (hay gente que cobra para sacar turnos) y todo te derivan a Córdoba. No les da la cara a estos atorrantes. Ya bastantes papelones sufrimos con las obras de estos inútiles. Vergüenza les debería dar los sueldos que ganan en la situación actual del país. Son todos iguales. Presentan proyectos y después todos votan por no tocarse los sueldos.

  3. A diario encontramos las contradicciones más flagrantes! Si bien las contradicciones motorizan, algunas son cachetadas a la gente. Los sueldos de la planta política son ética y moralmente descalificantes.Peor aun la argumentación de ediles.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here