No solo el disco acompañó al desarrollo y propagación del RnR como un movimiento cultural y social, también hubo libros, diseños gráficos y por supuesto grandes películas.

Vamos a detallar las películas que no podemos dejar de ver para entender este fenómeno que no para de crecer. Lo haremos en dos entregas ya que la lista supera el espacio de la columna.

Por lo general las películas estaban en cartelera por años los días sábados en función trasnoche, era una cita obligada de amigos y amantes de los shows en vivo que solo teníamos acceso gracias a estos históricos cines.

Mi recorrido juvenil arrancaba en Once, en el cine Majestic con Monterey International Pop Music Festival.

Se llevó a cabo del 16 al 18 de junio de 1967 en Monterey, California. Más de 50 mil personas asistieron, y es a menudo considerado como el precursor del Festival de Woodstock de 1969. El LSD fue muy abundante en el evento, bajo el nombre de “Purple Monterey”.

Otro cine clásico de los sábados de trasnoche era Cine Lara, en pleno centro a cuadras del Obelisco, en avenida de Mayo, durante once años consecutivos se podía disfrutar The Song Remains the Same, película del concierto de 1976 con la banda de rock inglesa Led Zeppelin. La filmación tuvo lugar durante el verano de 1973, durante tres noches de conciertos en el Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York, con filmaciones adicionales en los estudios Shepperton.

Por supuesto estaba el gran concierto donde, después de la previa en las Barrancas de Belgrano, nos dirigíamos a Cabildo y Juramento a ver  Woodstock, Documental  estadounidense de 1970 que narra los hechos ocurridos en el Festival de Woodstock que tuvo lugar en agosto de 1969 en Bethel, Nueva York.  La película fue dirigida por Michael Wadleigh y editada por Martin Scorsese y Thelma Schoonmaker (entre otros), esta última nominada a los Premios Óscar de la Academia como mejor montaje.

El cine Arte, que estaba en el pasaje-galería que unía las avenidas Corrientes y Diagonal Norte entre Cerrito y Libertad, allí en mi pre adultez, pude ver Obras maestras que estaban fuera del circuito comercial.

Tenía una particularidad, todos los días y en diferentes horarios pasaban distintas películas, había que pasar si o si para ver qué estaba programado para la semana y los horarios para no perderse algún clásico que tal vez no se volvería a ver. Allí vi El Big Sur Folk Festival (celebrado de 1964 a 1971 en California, fue una reunión informal de artistas populares prominentes y emergentes de todo Estados Unidos) y Heavy Metal (una película canadoestadounidense de animación para adultos de 1981 dirigida por Gerald Potterton y producida por Len Mogel e Ivan Reitman).

En la próxima entrega seguiremos con el Cine Arte y con los clásicos infaltables.

Hasta el próximo número!

Nota correspondiente a la edición n° 549 del periódico La Jornada, del 29 de enero de 2020.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here