¡Espectacular! El Mago Matus se evadió a 30 metros de altura y apareció en un helicóptero sobre Peko’s

“La idea es dejar una huella”. Con esa frase el Mago Matus anunciaba lo que prometía ser su mayor acto de ilusionismo: ‘El desafío del miedo’.

Y vaya si cumplió.

Este jueves, y ante una multitud, el joven mago carlospacense fue protagonista de un truco nunca visto en esta parte del continente. Se evadió de una caja a 30 metros de altura y apareció en un helicóptero sobre Peko’s Multiparque.

El evento, con entrada completamente gratuita, sirvió además como festejo por los 35 años del reconocido complejo de entretenimientos.

Matus ya ha levitado por las calles de Carlos Paz, ha escapado de una grúa a 40 metros de altura sobre el lago San Roque y ha hecho desaparecer un camión blindado en el aire. Pero lo de este miércoles puso la magia cordobesa a jugar en las grandes ligas.

Contó, para eso, con la inestimable ayuda de otro joven y talentoso ilusionista: Willy.

Llegaron al playón sur del complejo Peko’s en helicóptero donde eran esperados por un nutrido grupo de turistas y vecinos ávidos por ver un gran espectáculo.

Ambos fueron esposados y encerrados en sendas cajas que, sobre una plataforma, fue elevada a más de 30 metros de altura por una gigantesca grúa.

El desafío era escapar en menos de 5 minutos, el tiempo que demoraban en consumirse por el fuego las sogas que sostenían la estructura.

Para ayudarse solo contaban con una pequeña ganzúa, lo que suponía una dificultad extra porque el escape debía hacerse de a uno por vez.

Tras unos minutos de luchar Willy logró salir de su encierro y se puso a salvo ayudado por una segunda grúa.

Mientras se veían las manos de Matus luchando por liberarse, ocurrió lo impensado: las sogas colapsaron y el cajón se derrumbó cayendo estrepitosamente contra el piso.

Siguieron unos segundos de extrema tensión. Las sirenas de las ambulancias desplegadas en el lugar contribuyeron a sumar aún más angustia, mientras el equipo de producción corría de un lado a otro.

Willy se agarraba la cabeza mientras el público se mantenía expectante, sin saber bien qué hacer.

A lo lejos volvió a aparecer el helicóptero. Mientras se acercaba, y ante la incredulidad de todos, se hizo reconocible la figura de Matus asomándose por la puerta.

Una verdadera ovación cubrió a ambos magos, que se fundieron en un interminable abrazo, dando cuenta de lo complejo y difícil del espectáculo realizado.

Y allí sí, las caras tensas dejaron lugar a las sonrisas y todo fue celebración.

“Tuvimos muchísima preparación y entrenamiento para lograrlo. Como lo dije ante, la idea es que el Valle de Punilla pueda tener este tipo de eventos gratuitos de primer nivel”, dijo Matus a la prensa que se había convocado. Y adelantó: “vamos a seguir produciendo para dejar a la magia de Latinoamérica bien parada en el mundo”.

Asimismo aseguró que, “fue un placer compartir este desafío con mi amigo”.

Willy, por su parte, reconoció que este desafío será “inolvidable”.

“Lo vivimos con mucha adrenalina. Fue mucho riesgo pero estoy muy feliz de que me haya invitado a ser parte.

Es un lujo y un placer poder compartir con mi amigo el profesionalismo y esta pasión por la magia. Ha sido una experiencia inolvidable”, afirmó.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here