Por Evelina Ramírez

Sin dudas, el 2019 fue un año atravesado por la cuestión electoral. Hubo renovación de mandatos en el municipio, la provincia y la nación, dejando configurado un nuevo escenario político que bien vale repasar para analizar lo que se viene.

En el plano local, la conducción del municipio seguirá en manos de Carlos paz Unido por cuatro años más. En los comicios del 30 de junio, Daniel Gómez Gesteira resultó electo con el 36,09%. Se trata del porcentaje más bajo alcanzado por el partido que gobierna la ciudad desde el 2011.

Apenas asumido, desde La Jornada planeamos que el nuevo intendente tenía como principal desafío desarrollar su propia impronta del quehacer político y despegarse de la figura de Esteban Avilés, del cual estuvo atado prácticamente toda la campaña. 

Transcurridos algunos meses de gobierno, bien vale marcar que prácticamente no hay diferencias con respecto al modo de gestión. La falta de apertura y de diálogo con sectores que no están alineados a la autoproclamada “gestión comunitaria”, siguen siendo las cualidades de los gobiernos de CPU.

Mismo cerramiento mantiene el oficialismo con instituciones como la Cooperativa Integral que, a días de haber asumido Gómez Gesteira, presentó un pedido de audiencia que nunca fue contestado. Igual trato reciben organizaciones como Concientizar para Prevenir, que trabaja en la cuestión de la educación vial desde hace más de 10 años.

La cerrazón de CPU se torna más evidente en cada sesión del Concejo de Representantes, donde los proyectos de los bloques de la minoría son sistemáticamente enviados a comisión para que allí queden sin tratamiento. “El 65% de la población votó otro modelo de gobierno”, repiten los representantes de los diferentes espacios de oposición.  

En efecto, todos los bloques juntos representan esa mayoría de votantes que eligió otro modelo. Sin embargo, a fuerza de “cláusula de gobernabilidad”, el oficialismo mantiene el control del Concejo, limitando fuertemente la discusión política y vaciando de contenido a una de las instituciones fundamentales de la democracia como es el Poder Legislativo.

En el ámbito provincial, las elecciones del 12 de mayo consolidaron la hegemonía peronista que gobierna Córdoba desde 1999. El gobernador Juan Schiaretti logró su reelección con el 53,97% de los votos. En segundo lugar terminó el candidato del espacio Córdoba Cambia, Mario Negri con apenas el 17,78 % y tercero, el actual intendente de la capital, el radical Ramón Mestre con el 10,94%.

El 2019 fue también el año donde Avilés dio su salto al peronismo, dejando atrás la reiterada frase que utilizaba definiéndose como radical. El exintendente decidió sumarse como candidato a legislador por Hacemos por Córdoba, aunque su aporte “militante” en la campaña fue meramente virtual. Eso explica que, en Villa Carlos Paz, la fórmula Schiaretti-Calvo consiguió el 52% de los votos (un poco menos que el promedio provincial), mientras que el tramo donde estaba Avilés logró el 43%. Un 9% menos. Si bien este ‘corte’ se repitió en todos los distritos, quedó claro que el dueño de los votos fue el actual gobernador, y que Avilés no sumó nada.

Finalmente, Avilés no asumió su banca como legislador ya que fue nombrado como presidente de la Agencia Córdoba Turismo.

Solo a nivel nacional las elecciones tuvieron como resultado un cambio de signo político. El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, quedó consagrado presidente electo al superar con el 48,10 por ciento de los votos el piso establecido por la Constitución Nacional para una definición sin balotaje, y lograr una ventaja de casi 8 puntos en relación al presidente Mauricio Macri, que competía por su reelección.

La provincia de Córdoba, y Villa Carlos Paz en particular, volvieron a respaldar a Macri, a contramano de los resultados registrados a nivel nacional. En la provincia Macri sacó el 61,30% de los votos (1.378.834) y Fernández 29,27% (658.434 votos). En nuestra ciudad, el enfrentamiento se resolvió 68,83% (29.605 votos) contra 22,11% (9.512) a favor de Juntos por el Cambio.

El triunfo de Fernández abre otro escenario y habrá que estar atentos para ver cómo se acomoda Córdoba y, particularmente Villa Carlos Paz, a estos nuevos tiempos. En este punto, bien vale recordar que, en campaña, Avilés llamó a votar a Macri, terminando así con los “coqueteos” al kirchnerismo que caracterizaron a su primer mandato.

Los reclamos pendientes

Quedan pocos días para cerrar el año y una noticia tremenda sacude a Villa Carlos Paz: una joven de nuestra ciudad fue violada por 10 hombres oriundos de la ciudad de Buenos Aires. Dos de ellos son futbolistas pertenecientes a la tercera división del club Huracán de Parque Patricios.

La causa está siendo sustanciada en la Fiscalía de Instrucción 2 de Carlos Paz, a cargo de Ricardo Mazzuchi, quien investiga la denuncia formulada por la víctima que tiene 18 años.

De acuerdo al relato de la denunciante, estaba participando de una fiesta en una casa que habían alquilado junto a diez muchachos y otras cuatro mujeres, cuando fue retenida por los jóvenes y encerrada en una habitación, donde los diez abusaron de ella.

La noticia impacta, más aún en la ciudad donde el femicidio de Andrea Castana permanece impune. El año que viene se cumplirán cinco años de su crimen y la causa está prácticamente en foja cero. “La justicia en Carlos Paz es una hoja en blanco”, dijeron sus amigas.

Prácticamente en la misma situación se encuentra la investigación por la muerte de Hernán Sánchez, de quien el pasado 19 de diciembre se cumplieron cinco años de su desaparición. Vale recordar que tres meses después, el 13 de marzo de 2015, su cuerpo sin vida fue hallado de manera fortuita y en el marco de la búsqueda de Andrea.

“La causa está así detenida, parada, nadie hace nada y a nadie le importa nada”, dijo a VillaNos Radio Sandra Sánchez, hermana del fotógrafo. La causa está hoy en el Tribunal Superior de Justicia y las últimas actuaciones datan del 2015. “Hoy estoy indignada y descreída de la justicia y de todo. No tengo esperanzas. No creo en nada porque pasaron cinco años y no tenemos una respuesta de nadie”, expresó Sandra.

En los últimos anuarios de La Jornada venimos advirtiendo que siguen pasando los años y el manto de impunidad que cubre estos dos crímenes no se rompe.

Esperemos que el 2020 sea el año donde podamos escribir otras palabras en el cierre.

Nota correspondiente a la edición n° 548 del periódico La Jornada, del 25 de diciembre de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here